10 de diciembre de 2010

Una entrada ajena (que hago propia): Derechos Humanos (Derecho Romano y Derecho de Gentes)


Los romanos, los que nos dieron el Derecho, tenían en realidad dos derechos distintos: uno, el Derecho Romano, para los ciudadanos romanos. Y otro, el Derecho de Gentes (ius gentium), que complementaba el ius civile, para los que no lo eran.
Ahora en Cuba, que ha sido reelecta para el Consejo de Derechos Humanos, acaban de reinventar las diferencias. Porque como decía Napoleón (el cerdo) en Animal Farm de George Orwell: "todos somos iguales pero unos somos más iguales que otros".
Así que reproduzco una historia que ha publicado María en su blog, http://buenamaria.blogspot.com/ (que a su vez repitió el de la persona que sufre esta particular forma de entender los derechos humanos: http://desarraigos.blogspot.com/2010/12/mi-pais-de-origen-viola-mis-derechos.html):
El gobierno de mi país de origen viola mis derechos
Me acaba de llamar por teléfono la Cónsul de Cuba en Berlín para decirme que las "autoridades migratorias cubanas" han revocado la habilitación de mi pasaporte. Me informó que debo pasar por el Consulado para que ellos allí me cancelen la habilitación que desde hace años tengo en mi documento de viaje cubano.A mi pregunta de cuáles fueron las causas o del por qué de tal decisión la Cónsul me dijo que desconocía las razones pero que imagina "debían ser de peso" para que hayan tomado esa decisión, y que las autoridades tienen el derecho de hacerlo y de tomar tal determinación.La Cónsul fue muy respetuosa, menos mal, y me dijo que solamente puedo entrar a Cuba en caso de existir una razón humanitaria previamente aprobada desde Cuba. Si no, no puedo viajar a mi país de origen. Me llamaba para que lo supiera antes de comprar pasaje o hacer algún otro trámite relacionado.Le pregunté si yo recibiría constancia por escrito de lo que ella me estaba comunicando. No, no es posible, es solamente oral, y que yo puedo pasar en cualquier momento por el Consulado para ella repetirme la misma decisión.
EL GOBIERNO DE CUBA VIOLA UN DERECHO HUMANO UNIVERSAL: MI DERECHO DE ENTRAR A MI PAÍS DE ORIGEN.
Artículo 13, Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada el 10 de diciembre de 1948 en la Asamblea General de las Naciones Unidas:1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.
EL GOBIERNO DE CUBA ESTÁ VIOLANDO MIS DERECHOS.(Mi agradecimientoo sin límites a todos los que se han hecho eco en sus blogs y en las redes sociales, incluso a los pocos segundos de haber publicado yo en Facebook la noticia, en mi estado, cuando colgué el teléfono. Después fue que lo escribí aquí, con un poco más de detalle. Gracias a todos por el apoyo. ¡Denunciemos lo que nos pasa a los cubanos cuando nos expresamos libremente!)
------
Pues que no sea porque yo no lo cuente.

8 comentarios:

  1. Estupendo Rafa.
    Cuantos más lo sepan menos podrán negar lo evidente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La arbitrariedad del estado pisando al individuo, mi Señor,... para variar.

    Expresiones circulando libremente varias.

    ResponderEliminar
  3. Pego aquí una nota en la que me etiquetaron en facebook. Simplemente, un punto de vista más:

    -Reseña.-
    Antes que anochezca es un film basado en la autobiografía del escritor cubano Reinaldo Arenas (1943-1990); pero no sólo eso, es también un cruel testimonio de la persecución artística y homofóbica dentro del régimencastrista en los años 70´. Reinaldo Arenas, un joven guajiro con gran sensibilidad poética, descubre la revolución y se adhiere a ella ilusionado por las hermosas promesas que traía consigo una ideología popular. Pronto se da cuenta que la revolución, como todas la revoluciones, no es de todos; entonces vino la represión, el desprecio, las calumnias y la persecución en contra de los que -a juicio del régimen- eran nocivos para la construcción de una sociedad revolucionaria oponente a las libertades que perturban la naturaleza "socialista". Los principales señalados eran los disidentes críticos, los artístas que no se sometían a los márgenes didácticos que marcaba el poder, y los homosexuales que -según Castro- importaban vicios capitalistas y corrompían a la juventud. Y así se decretaba la moral que todo cubano socialista debía tener para denunciar a estos sujetos calificados como traidores a las ideas revolucionarias. Comienza el via crucis deReinaldo.
    Apoyado por José Lezama Lima y Virgilio Piñera, dos grandes figuras de las letras cubanas -además homosexuales-, Reinaldo comienza una vida literaria destacable y clandestina. Desde su primer novela que injustamente ganó el segundo premio de un concurso nacional y fue publicada -la única de toda su obra- legalmente en Cuba, Arenas tomó la máquina y escribió de una manera hambrienta, incluso en la cárcel donde se convirtió en el amanuense de todos los convictos analfabetos. Dos años en la cárcel, acusado injustamente por acoso sexual, sirvieron para que Reinaldo alimentara -en medio de las más viles humillaciones- su furia y rencor en contra del régimen de Castro.
    Al tiempo de que Arenas salía de prisión y se encontraba en la más insufrible miseria, su fama en el extranjero se incrementaba con numerosas publicaciones de las cuales no podía tener contacto físico, y que habían sido exportadas de Cuba a la sombra de la clandestinidad.
    Al fin, en 1980, por decisión del régimen, todos los disidentes y "corruptores de la sociedad" fueron considerados personas non gratas y les permitieron salir de la isla. Así, tras varios intentos frustrados por escapar, ReinaldoArenas consigue la libertad y se instala en Nueva York donde vive un periodo de diez años. Aquí conoce la luz (reconocimientos, tranquilidad, comodidad) pero también la sombra(la noticia de que es portador de VIH y un poco después el suicidio). En su carta suicida culpa de todos sus males aFidel Castro y al hecho de no haber vivido libre en su país. Sobre la diada entre el mundo socialista y el mundo capitalista hace esta reflexión: "La única diferencia entre el socialismo y el capitalismo es que cuando te patean el culo en el socialismo debes aplaudir, en el capitalismo puedes gritar."
    Tenía razón Reinaldo Arenas cuando decía que los escritores de "izquierda" que escriben en contra de la democracia y gozan de los beneficios que da vivir en un país capitalista donde además se puede lucrar yendo contra el sistema democrático, son escritores infames que nunca estarán dispuestos a sufrir las limitaciones de un país como Cuba, donde seguramente cambiarían de opinión y ni siquiera podrían escribir. Pero disiento en que la democracia sea la mejor doctrina política, sobre todo si se piensa que lo es con referencia al socialismo cubano. Habrá que pensar si el socialismo de Castro es realmente un socialismo marxista-leninista y no un remedo dictatorial que deja en una muy mala posición -al grado de preferir el capitalismo como sistema político y económico- al verdadero comunismo. Yo no prefiero aplaudir o gritar, prefiero que no haya patada en el culo.

    Jorge Leroux

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Las cosas así, a medio explicar, me provocan a priori cierta desconfianza; no es que no lo crea, es que necesito más información. Así que me he leído (en diagonal, claro) los varios blogs propios y conjuntos en los que publica Aguaya. Cuba, como muchos otros países, concede una habilitación en los pasaportes de sus ciudadanos residentes fuera del país, en un principio y siempre que se haya salido legalmente, éste es para siempre, a no ser que la "conducta" del ciudadano allí donde esté, se considere negativa. Claro, estamos hablando de un estado socialista, martiano y marxista-lenilista, por lo cual si uno de esos exiliados se declara abierta y publicamente en contra del régimen (como Aguaya) lo más probable -no es ninguna novedad- es que su habilitación para el regreso, se revoque. Ni mucho menos estoy dando mi opinión personal, sólo información. Por otro lado (y esto sí que es opinión) el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sí que resulta una composición curiosa y contradictoria de naciones que pisotean los derechos de sus ciudadanos, como Marruecos, China, Pakistán, Argelia, Rusia, México, etc. Al menos, otros de los que más atentan contra la libertad de la gente, como USA, Israel o Irán, rehusaron la entrada o se abstuvieron a ella.
    Así que la explicación, ahí está, otra cosa es que vulnere la libre elección del ser humano, lo cual parece bastante obvio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. China, que ha prohibido que recoja el premio Nobel ni Liu ni nadie de su familia, inventó la Revolución Cultural, y diría que era la revolución anticultural sino fuera porque eso también es cultura: la de la negación y la persecución, la que fusila ideas y aplasta pensamientos. (Me impresionó el relato de Cisnes Salvajes, con esos jóvenes que podrían haber sido juventudes hitlerianas si no fuera por los ojos rasgados, o miembros del Pol Pot que asaltan a sus enemigos ¡en el interior de sus mentes!... ya no hay "sagrado", refugio ni asilo.

    La cuestión fundamental, supongo, es si tienes fe en que la Humanidad avanza o no. Si eres capaz de creer, aun en los tiempos que corren, que la historia es una sucesión de sucesos sucedidos sucesivamente y que caminan hacia un lugar mejor, un lugar de justicia y paz.
    Hola, India. Hola, Irene. Hola, Capitán. Hola, María.

    ResponderEliminar
  8. Respecto a esto último que has dicho, Rafa, no es por ser catastrofista, pero yo no creo que estemos avanzando. Avanzamos en muchas cosas, sí, pero no en lo que tenemos que avanzar. Los sucesos que suceden sucesivamente son los que los amos y señores del mundo quieren que sucedan. ¿Democracia? ¿Ande?

    ResponderEliminar

Bienvenida sea la libre expresión de ideas... Ahora bien, no necesariamente lo que digas será compartido por mí, ni lo daré por cierto, válido o bueno.
Sin embargo, qué gusto tener gente que acude a mi convocatoria (soy muy simple)