5 de agosto de 2017

Filtro Vital Épico

Ésta es la escena:
Moonlight, serie de vampiros que murieron no por la luz de sol o por sobredosis de ajo sino por la crisis de los guionistas de Hollywood hacia el 2008. Por cierto, que de todas las series que salieron fruto de los amores de la pavisosa Stewart con el chico de los PorCullen en Crepus-Culo, la única que salvo -aunq no la que salvaron los productores- por eso de que tiene punto romántico con chica de las de mi tipo... y lo que se parece Sophia Myles a mi number-one Yvonne Strahovsky (Chuck, Dexter) es asombroso.


Capítulo final: Un grupo de vampiros planean el rescate de una chupasangres a la que llevan presa los humanos, ignorantes de sus gustos culinarios. Entre ese equipo, un vampiro nerd, ¡sí, nerd!, que éstos son vampiros del siglo XXI. Personaje obligado por el guión -o mil guiones iguales- a ser ligeramente gordito, de pelo rizado, algo blandito aun siendo vampiro, y en definitiva con cierto aspecto de pringao como corresponde a todo aficionado a World of Warcraft y pirata informático en sus ratos libres. El nerd interrumpe la revisión del plan para decir “¿Mi nombre en clave puede ser Laszlo Kalrisian?”, pregunta que no merece respuesta por parte de los otros conspiradores de agudos colmillos, que parecen tomarse el rescate con la seriedad debida...

Y entonces pensé: ¿y si los que se equivocan son ellos al tomarse todo tan en serio, empezando por ellos mismos? ¿y si la mejor forma de afrontar una aventura como el rescate, como una operación cuasimilitar en plan comando es buscar la inspiración y la motivación en la épica que es a partes iguales sub-real porque dicen que es todo inventado y super-real porque es mucho más guay, más divertida, más colorida, con más sentido que la monótona rutina de la realidad?

Llevémoslo más lejos. Ahora mismo estoy oyendo estoy oyendo a todo volumen el tema principal de la banda sonora de Los Vengadores, obra de Alan Silvestri (al que la mayoría conocen sin saberlo porque le puso la música a Regreso al Futuro)... Y lo que se parecen todas las bandas sonoras épicas-heróicas como esta y la de Guardianes de la Galaxia de Tyler Bates, y las dos son comic Marvel y el que copia en casa, pues, como que no copia, que todo queda en casa, supongo. Y sigo diciendo que alguien que sepa más de música que yo debería hacer un estudio sobre las frases (musicales) y los instrumentos utilizados para recrear ese subgénero de composición musical que es la fanfarria épica de supers y megahéroes...

(*NOTA: alucino leyendo las notas de info en este último video donde se dice Guardians of the Galaxy was Tyler Bates' most demanding score. Director James Gunn wanted something "dramatic and thematic". In addition to keeping up with the evolving vision of the film, Bates was asked to write huge chunks of the score so it could be played on set during the shoot."During action scenes and huge dramatic moments we blare the score on set so that the cast, crew, and camera can move in harmony with the music," said Gunn.The main theme is one of the many cues that have more than 500 tracks of audio. Bates claimed that many orchestral passages are doubled and tripled instrumentation. He calls his work on it a space rock opera.... el "autor", suena a coña!) 

Ahora mismo, decía, oigo eso en el cuarto q en mi casa llamamos el cubil, MI cubil, un minidespachillo atestado de comics, música, pelis, libros de ciencia ficción e informática diversa. Gordito ya soy, aunque no tengo el pelo rizado ni desayuno A +. Ahora mismo estoy sentado frente al ordenata, sí, gordito nerd, oyendo música marca ACME de fácil épica, y me proyecto sobre mi propia lamentable e incluso patética imagen de hombre sin camisa con complejo de Peter Pan dejándome llevar por la magia (prefabricada) de metales y cuerdas, sinfónica ensoñación de grandeza que se superpone a mi vida de friki enclaustrado y la eleva. Oh, sí, lo reconozco: en ese preciso momento en que me imbuyo mentalmente de la situación que pinta a trazos gordos y sonoros esa banda sonora se me eriza el pelo, se me pone la carne de gallina, porque durante cinco segundos yo soy ese héroe o héroes, y mi vida es épica. Épica secretamente claro está, jamás podrían imaginar que llevo un héroe dentro... o lo llevaría... y eso también es propio del género: identidad secreta del héroe que se revelará cuando sea necesario.
¿Cuándo? ¿Cuándo será necesario? Siempre. Siempre es necesario. Debemos ser Peter Parker, Clark Kent, Tintin (colegas periodistas y aventureros), siempre dispuestos. Dispuestos a reconocer el brillo que hay en la vida surreal y superreal de epicidad y poesía y belleza y grandeza... Tal vez el vampiro nerd tenía razón y los demás se equivocaban. La vida normal es como el agua, inodora, incolora, insípida (o como decíamos de niños: inolora, insabora) .... Y quién no prefiere Coca-Cola (y aquí podéis cambiar ésta por cualquier bebida con sabor de vuestra elección: refresco, té, café, zumo, batido.....)?

Y ya sabéis que mi última teoría es que no vivimos en la realidad, sino en una ficción verosímil que se acerca infinitamente a la realidad, no tanto como Matrix ni como Dark City o la historia reescrita eternamente de 1984, pero sí sin saber al final si el 11S fue o no un inside-job, por poner un ejemplo cualquiera, o, más general, si nos podemos fiar de lo que cuentan las versiones oficiales sobre cualquier cosa, que en realidad lo ignoramos todo (hasta a nosotros mismos) y no sabemos ni un poquito (lo justo para ir funcionando).

Así que, la próxima vez que vayáis a comprar el pan, a la oficina, a entrarle a una chica, a saludar a un amigo, ¿por qué no lo teñís con Filtro Épico, con banda sonora que dice que lo normal no lo es, sino mucho más grande y hermoso? Sed Laszlo Kalrisian o Steve Rogers a punto de entrar en la mayor aventura del mundo, vuestra propia vida.
Yo creo que lo voy a hacer un rato más.

24 de mayo de 2017

El nuevo (¿nuevo?) PSOE ...y lo que podría pasar a continuación

Debe ser la edad. Cada vez me interesa más la política, la cosa pública. Tal vez porque mi vida privada está tan vacía de sentido. O porque soy un agobiado y me importa el destino de la Humanidad en general y de los españolitos en particular (¿siempre tienen que pintar las cosas tan mal? me pesa este pesar, constante, este pesimismo eterno... que quiero que el otro esté bien para poder concentrarme en ponerme bien yo).
Mis conocimientos son muy limitados, sin embargo, y se reducen a cosas que cojo de aquí y de allí (informativos, tertulias, entrevistas... especialmente en RNE que teniendo tantos dueños es libre de ellos). Así que mis impresiones valen lo que valen (algo, poco pero algo, con suerte).
NO SOY SOCIALISTA, pero creo necesario que existan, porque la discusión entre puntos de vista distintos no sólo sirve para eliminar las manías particulares y banales, los detalles superfluos, sino sobre todo para llegar a conclusiones que cubran todas las perspectivas o al menos las tengan en cuenta.
DE HECHO NO SÉ A QUIÉN ME ACERCO MÁS a estas alturas de la película.
Antes no sentía que ningún partido cubriera mis ideas (mezcla diversa) y ahora no me fío de la idea de partidos políticos (malos tropos, porque de tanto pensar en parte no piensa en el todo) ni en concreto de los que los dirigen a los que no puedo evitar ver como individuos con todos los fallos y limitaciones individuales (deseos y vicios y defectos).
¿Dónde están los ESTADISTAS? ¿Dónde, los que están dispuestos a sacrificarse a sí mismos por servir al todo - no a un partido, no a unas siglas, sino a España, a absolutamente todos los españoles? ¿Dónde, el altruismo, el espíritu de servicio y sacrificio por los demás y por valores más grandes que "yo quiero cargo, yo quiero pasta, yo quiero mandar, yo quiero que me amen..."?
Ah, hay que hacer grandes esfuerzos para conservar la esperanza!
DESEARÍA que nos rigiéramos por la verdad, o la busqueda de ella, la razón, el sentido común. Que tuviéramos los pies en el suelo... pero la mirada en el cielo. Porque sólo los que aspiran a ese "algo más", trascendente, superior, pueden conseguirnos la verdadera felicidad. Posibilistas. Tecnócratas, sí, prácticos, pero con ideales, con aspiraciones de santos y olímpicos. De buena gente. Cerebro, sí, pero con un corazón que lo dirija, con un alma que busque la libertad, la justicia, la esperanza en el Final Feliz. Frank Capra.
Dicho esto, la primera impresión viene de atrás. Que en el PSOE había muchos rolleras y muchos ineptos. Que daban lecciones de moralidad (de moda) pero al final su ética era la del que quiere ser burguesito como todos, él primero, y el pisito (los pisitos), los coches, el tráfico de influencias, etc.
No todos serían así, seguro, pero muchos de los que estaban al mando, parecían no estar más que para estar. Y en el mejor de los casos sólo servían para que no estuvieran los otros, y que no se enquistaran los fallos de los otros.
Oí a los tres en disputa:
Pedro Sánchez, que no ganó elecciones, y todavía no sé si es más populista que iluminado, la peor forma de rolleras que es el que se cree su propio rollo, y ese rollo que está dictado por el deseo de quedar bien, de decir lo que se espera, lo políticamente correcto que no es político ni correcto. Sánchez se presenta ahora de salvador del partido, pero está muy muy resentido contra sus opositores. Mucha carga de resquemor para que sea bueno, sin entrar en la deficiencia de base.
Susana Díaz, que ha hecho de mala de la película. La apoyan los barones (porque, aunque no les guste, dicen, la referencia a jerarquías donde tanto vende la igualdad y el acercamiento a los de abajo, sigue habiendo el que maneja y el que es manejado, el señor de taifa o comunidad autónoma y aquellos a los que engatusa diciendo que es sólo representante mientras los manda y gobierna). Y quiero creer que hicieron bien los barones al quitar a quien no aportaba a la discusión nada, excepto cerrarse en banda, "¡yo, yo!" y "¡no, no!". Porque aunque los independentistas catalanes crean lo contrario, sentarse en una mesa con una agenda inamovible NO ES negociar.
Algunos, creo que los más inteligentes o los más idealistas de los del PSOE vieron que no se podía seguir encastillados en el NO-A-RAJOY, porque ese No era (desgraciadamente, si quieres) el NO-AL-DESBLOQUEO-DE-UNA-SITUACIÓN-INSOSTENIBLE. ¿Más elecciones? ¿Seguir votando sin que cambie realmente nada, en un impás infinito, bucle infinito, limbo infinito de "no y no y no"?
Pero Susana tiene mala fama: es también tipo rolleras, llena de palabras grandes cuya sinceridad se discute por los resultados. Andalucía está a la cola de España en todos los indicadores económicos. Sólo le salva el turismo. La Junta es chapucera, cuando no al parecer directamente corrupta. Y su líder da toda la impresión de una trepa que culebrea, deseosa de llega a lo más alto... pero ella, ella primero, ella sobre todo. Le acusó Sánchez de maneras semejantes desde sus inicios en las Juventudes Socialistas, de culebrear y trapichear para hacerse sitio para sí. Me lo creo.
Patxi López, con los mil fallos que pueda tener, parecía el más razonable: sin resquemores, sin aspiraciones de ser por sustitución, ser califa en lugar del califa. "Nos arriesgamos a que desaparezca el PSOE". YO NO QUIERO ESO. "Debemos procurar realizar los valores socialistas". Un tío con principios, no con soñados finales como los otros dos.
Todas las encuestas daban por hecho que no iba a ganar el razonable. Que la gente común, los militantes socialistas, humanos al cabo querían tomar las riendas, rebelión frente a sus barones, y volver a un diseño básico, a la raiz, aunque la raiz sea NO SOMOS DERECHAS. Y pobrecito Pedro (y encima es guapo), y qué mala es Susana (y encima no es guapa), creo yo que al final fue decisivo, porque somos humanos y nos mueven las humanas sensibilidades, el cariño esencial y maniqueista: el despojado injustamente, la villana ambiciosa...

¿Y AHORA QUÉ?
Oh, la dificultad aumenta para el PP, porque eso vendió Sánchez. Pero desciende para Podemos, que se queda sin nebilinoso PSOE del que alimentarse. ¿Y si desciende Podemos, no mejoran las cosas para el PP?
¿Vamos a nuevas elecciones (otra vez, coño, coño, coño)?
Marea (y, ya puestos, hasta dar ganas de potar) la marejada política, la indecisión de los aparentemente decididos y sin embargo muy confusos o confundidos, me parece.
Pedro Sánchez se ha salvado, él de momento. Lo de la salvación del PSOE está por verse. Y la de todos nosotros, montón de tipos cuya suma en mi cabeza es igual a España, queda una vez más en suspenso, en duda, en espera. Ojalá hubiera más esperanza y menos espera.
Hola, nuevo (¿nuevo?) PSOE... ¿te quedas para tiempo o estás sólo de paso?


17 de mayo de 2017

PREPOTENCIA (potencia, postpotencia... e impotencia)

Alguna vez he mencionado a mi hijo, un tipo estupendo donde los haya. Es listo (pero listo!), es guapo (pero guapo!), es creativo, tiene talento como para poder llegar algún día lejos, tiene sentido del humor...

Desgraciadamente, por eso de la Ley de Compensación Universal (Ley Mierda o Life-is-a-bitch Act – ....no la busquéis por ahí, porque es designación propia para ese tipo de situaciones de “si quieres ser Superman e invulnerable y no sentir una bala disparada contra tí tampoco podrás notar los labios de una mujer que te besa”) no ha tenido una vida fácil: paso su infancia como diana de todo abusón y tonto-baba que por envidia, aburrimiento o mezquindad general de carácter siempre tiene que estar jodiéndole la vida a alguno.

Y es asombroso que haya sobrevivido a eso tan bien, que, salvo pequeños momentos de falta de seguridad en sí mismo y de injustificado acomplejamiento, es como decía Robin Williams de su hijo en Más Allá de Los Sueños, “el hombre que todos querrían como amigo, como hermano, como novio, como hijo, como padre...”.

Y tiene también otros rasgos que, aunque queden muy bien en teoría, no hacen fácil la vida de un chaval de 18: cree en el Amor Verdadero y se quiere reservar hasta encontrarlo. Desoyendo mis consejos posibilistas y cínicos de oportunista sexual (“líate con la que puedas, aunque no te convenza del todo, y así practicas”), rechaza a las que le salen al encuentro hasta dar con la que sí, con la de "esta es para toda la vida". Y cree en la monogamia, y no añadiré “tócate los cojones!” porque es algo que yo he aceptado como pago por estar con mi chica (aunque sueñe con nostalgia en un mundo donde dar rienda suelta a mi lujuria eterna y a tanto deseo insatisfecho, jajaja).

Todo este rollo-prolegómeno era para establecer el personaje.
Ahora, la trama.

Resulta que está estudiando aquello que siempre quiso hacer. ¡Sí, es de esos que tienen una vocación clara desde niño! (bueno, a los 5 años quería ser guardia forestal y a los 3 ser un ciervo). Animación (dibujar).
Todo lo que no ha querido (no ha necesitado tampoco) currar en su trayectoria escolar lo ha puesto al servicio de sus estudios actuales. ¡Va a por todas, el hijoputa! Si no puede salir porque tiene que dibujar para un trabajo de su uni, pues no sale.
Eso tampoco es lo normal. Lo normal es ser bastante más vago y darse gustos que a lo mejor no convienen o no sirven para nada (salvo para hacer la vida más entretenida, complicada y, a ratos, un poco idiota).

El caso es que le toca, como nos toca a todos los que estudiamos ahora, someterse a ese horror-tortura made in Bolonia llamado “trabajo en grupo”, donde gente muy distinta en capacidades y aspiraciones se supone que tienen que producir algo juntos. ¡Vaya mierda más gorda! Y se supone que es una “adecuada” preparación para un futuro donde uno trabajará en organizaciones y equipos... Y sólo es cierto hasta cierta medida, porque no negaré que incluso en un trabajo remunerado de adultos ¡te encuentras con cada unooo que....! Siempre hay ineptos, y escaqueadores profesionales, y de los que se apuntan medallas por lo que no hacen, etc.

Revisando ahora en mi asignatura de Filosofía del Lenguaje esa “teoría francesa” en la que se mete a bulto por igual a Ricoeur, Bourdieu y Foucault y a otros diversos en los que se incluyen muchos estructuralistas de los años 60-70, me he enterado que “El Autor ha muerto” y que es propio de románticos trasnochados creer en el genio individual creador, sujeto y dador de sentido. Pues yo soy romántico y, mal que me pese, individualista (que a estas alturas creo que es en la práctica una maldición en muchas ocasiones) . Traduzco: en cuestiones creativas no acabo de creer en la creación en grupo. No la niego absolutamente. Pero la chispa, el primer momento de una idea, siempre es, en mi opinión, cosa de uno, con nombre propio. E incluso su ejecución, donde cabe más la mano múltiple, suele acabar siendo también cosa de uno, uno sólo, y no de “un grupo”.

Ahora mi pobre churumbel que quiere romperse los cuernos por su sueño, tiene que rompérselos dos veces en trabajos donde querer hacer lo mejor posible y tener las ideas más o menos claras sobre cómo conseguirlo supone ir tirando, arrastrando como alma en pena, de esa cadena de gente que no sabe o no quiere o cree-que-sabe-pero,- al- final... -. Puta humanidad, que cuando vaguea odia al que la persigue para que no lo haga y quizá hasta le acuse de perfeccionista idiota o de tiranía (“¿y a tí quién te ha elegido como jefe?”, dice), y cuando no es realmente competente odia al que le recuerda que las cosas no se hacen así sino de esta otra forma (“bueno, esa es tu opinión, pero yo tengo la mía”... sí, porque todo el mundo cree tener gusto y criterio e imaginación, incluso los que no los tienen).

Casi prefiero al escaqueador profesional que sale con una excusa peregrina para saltarse las reuniones inevitables que a ese otro que está muy satisfecho consigo mismo cuando todo lo que produce no supera el aprobadillo (y eso, si llega). Ah, sí!, el gran pedazo de hijo de su p... que inventó los trabajos en grupo puso en marcha una maquinaria en cuyos engranajes quedan trituradas relaciones que, de otra forma, serían perfectamente cordiales.

Todos nos soportamos... hasta que nos toca soportarnos de verdad.

Así que ahí tenemos a mi hijo (justo donde he estado yo mismo en alguna ocasión no lejana) sufriendo porque quiere cumplir hasta la extenuación y ve que otros de su grupo o no quieren o no saben... y se resienten de su intención. Lo dicho: desde soberbio a tirano a “¿quién coño se cree que es?”, etc.

Hasta tal punto que le comentaron al profe de turno que daba problemas, manda huevos!, retratando a la víctima como verdugo y malvado. Y el profe quiso dar lección ejemplar y en público y de la forma más cruda posible le dijo, con todo el peso de su autoridad, que quién coño se creía que era y que era una piltrafilla y que a alguien como él no lo cogería él para ningún trabajo. Así que cornudo y apaleado. El profe se despachó sin saber realmente una mierda, como es propio de gente que llega tarde a una película y ya cree poder entenderla por lo que le cuentan otros.

Prepotente, le llamo, que es otra forma de afear la soberbia, el hubris (hibris), la vanidad, tan repulsiva en el otro como aceptable y justificada cuando es propia. Y en ese momento me entraron ganas de ir a visitarle y, siendo quien no soy, moler a palos a ese “educador” de tres al cuarto. Porque es mi hijo, sí, y le había hecho daño, pero sobre todo porque es absoluta y totalmente injusto. Y si mi hijo me hubiera dejado, le habría soltado al menos uno de esos juegos de palabras a los que soy tan asiduo. “Prepotente no: prepotente, potente y pospotente!”, parafraseando a aquel chiste del hombre que decía que tenía la polla tan larga que tenía prepucio, pucio y pospucio.

Mire Usted! Que no todos somos iguales, y algunos son mejores en una determinada cosa, y en determinados contextos o compañías muuucho mejores. Que lo acepten. Sí, no soy Shakespeare, pero sé escribir mejor que unos cuantos con los que me he topado en esos trabajos en grupo. Sí, no soy la releche que mi vanidad me lleva a creer que soy en ocasiones, pero sigo siendo producto lácteo entero comparado con otros que no llegan a agüilla coloreada de blanco que dicen que es desnatada. Un ejemplo: hay que hacer una unidad didáctica y yo digo “se usan infinitivos en la redacción de Objetivos... y no cualquiera, ya puestos en plan purista, sino los de una lista dada”. A lo que alguien contesta con esa frase genial para hacer guerra de trincheras “bueno, esa es TÚ opinión... pero yo creo que...”. Y a ver quién le convence de que no, que no es MI opinión, como tampoco lo es que dos y dos son cuatro y no dieciséis por más que se empeñe en expresar su opinión el otro.

Y sí, mea culpa, soy como todos los que se sienten en posesión de la verdad o en la persecución empecinada de una meta, un soberbio, un capullo, un dictador, un... Whatever. Reconozco mi deficiencia, mi falta, mi pecado. Pero.

¡Pobrecito, mi hijo! ¡Y pobrecito yo, que para ciertas cosas creo estar más dotado que otros (tal vez equivocadamente) y que me falla totalmente la inteligencia emocional y la habilidad de fingir esa creencia de “todos somos iguales en inteligencia, talento, capacidad” y “lo tuyo es tan bueno como lo mío”!

Mi hijo, que como digo es listo, más listo de lo que soy yo, ha sabido ver en esto una punta que a mí se me escapaba: que el profe la cagó y ahora está en deuda, que sus compis de trabajo (compis de mierda) la cagaron y ahora se sienten culpables de haberle llevado al paredón inmerecidamente. Cree que ahora podrá hacer trabajar algo más al vago y ser más abierto al que dinamita la imposición de lo que es mejor para todos. ¡Qué tío! Cuando sea mayor quiero ser como él. Y ya de paso, ser más humilde y saber tratar mejor (“a los que no llegan a mi altura”, dijo el soberbio de los cohone’, jajajajaj) a mis semejantes (iguales no: superiores en unas cosas, inferiores en otras... hasta ahí estoy dispuesto a aceptar como cierto)

4 de mayo de 2017

DESOLACIÓN DEL VAGO (by rafarrojas)

"Vivo en una casa sin ascensor, tres pisos por debajo de la felicidad"
Cuente como cita de rafarrojas (y reflejo mismo de la vida)

7 de abril de 2017

Dudas y reflexiones sobre Pragmática nunca contestadas y las 3 Leyes de Newton-Rojas de la conversación

NOTA PRELIMINAR:
0. Aviso, es larguísimo esto.
1. No quiero tener nuevos amigos
Siempre me equivoco: creo que la gente está deseando tender lazos, establecer relaciones, y parece que no. O al menos no conmigo (no tengo el más mínimo éxito en mis intentos últimos).
Y eso supondría que los ligeros inconvenientes y molestias que conlleva tratar conmigo (soy invasivo y cotilla, y dogmático muchas veces, y marisabidillo) son más que leves, inaguantables.
Y podría creer en esa razón, pero sólo si la relación se extendiera lo suficientemente en el tiempo como para convertir la incomodidad que provoco en algo insoportable.
Pero no, que es casi verme o abrir yo la boca y no desear conocerme.... jajajaja, habrá que reírse aquí, digo yo, por eso de quitar dramatismo. Empecé a escribir esto en mi ciclo bajista y ahora lo termino ya pensando que nada es ni muy muy ni tan tan. Pero me desvío:
Luego no debe ser exactamente por mí.
"No es por tí...", famosa frase, resulta ser cierta (aunque podría añadir "no es SÓLO por tí...").
Entonces existe una triste deficiencia en la programación general del común de los mortales, que"ya tiene su gente", que "no quiere más líos en sus vidas" ya bastante complicadas, o será temor al compromiso, o que es perezosa y todas las relaciones exigen trabajo (de codificación y descodificación). Y lo que nos perdemos.
2. Del vagón del tren a cada uno por su lado.
Habría una variante de lo anterior: queremos ser y resultar amigables por un tiempo y en un espacio limitado. Voy a ser majo con mis compañeros del vagón del tren. Si hay suerte tal vez tengamos una conversación que supere el "curiosos los pos-tes-tes-tes-tes que se ven por la ventanilla".
Ahora que soy estudiante de nuevo, pero estudiante raro por viejo y por listillo, observo esa característica imbuida en el código genético de mis profes. Descarto aquellos que para qué conocerlos, que no tienen nada que ofrecer, oficinistas/burócratas del conocimiento sin interés propio, o esos otros, aspirantes a generales (de opereta), porteros de la discoteca del saber, abusones de tres al cuarto por un par de convocatorias.... Y luego están los que sí (afortunadamente unos cuántos), que saben más de lo que te han podido contar en la mierda de tiempo que nos ofrece el sistema educativo, y además son buena gente y compartes con ellos el amor por... De esos quitaré a los que son artistas del espectáculo que se deben a su público en general pero a nadie en concreto, como actores y actrices que conmueven y despiertan emociones entre sus alumnos... pero luego se acaba la función y hacen mutis por el foro (nunca mejor dicho).
Estoy viendo ahora mismo a uno de esos, a los que miran las alumnas extranjeras como miraban las alumnas a Indiana Jones, en pleno despliego de pasión por lo que hace... (y será pose o cierto, nunca podría afirmarlo).
Y quedan algunos que realmente aprecian a sus alumnos, como si fueran hijos o hermanos, aparte de ser gente sabia y con ideas propias. Ah, ésos, qué pena perderlos de vista, que pérdida no conseguir en unos meses forjar una relación que sobreviva.
He tenido una profe que sonreía a todo el mundo, siempre amable y caracterizada por su exquisito respeto en el trato a los pringa'os de turno, sus alumnos. Hablaba demasiado rápido en las explicaciones, colgaba con cuentagotas los temas en el campus virtual como si temiera que pudieran los alumnos ver las cosas de antemano, era dogmática en sus planteamientos (su asignatura es de las de lengua, no de literatura, y la lengua atrae a personas que van de científicas y rigurosas y suelen ser más cabezas cuadradas), escribía sólo regularmente (con ese estilo abigarrado y rimbombante que alguien equivocadamente piensa que es propio de la Academia y que se traduce en hacer difícil lo sencillo... y sí, diréis ahora, yo también soy a mi manera barroco y recargado y doy demasiadas vueltas, pero no estoy escribiendo un manual sino un diario...), y por último que siendo dogmática  evaluaba esperando respuestas que se ajustaran exactamente a su esquema y al glosario de términos que manejaba y no valoraba en absoluto el espíritu de las ideas que se desviaran de ellas.
Pero todo se le pasaba por alto, porque es-muy-encantadora, y uno juraría que básicamente de buen corazón.
Para mi decepción ya superadas sus asignaturas no ha quedado ningún lazo que nos una, nunca seremos amigos parece a pesar de mis repetidos intentos, y así el trabajo que cuelgo ahora, entregado sin ser pedido, se ha quedado en el buzón de su correo, muerto del asco.
Y yo que me leí hasta el papel de váter con el que se limpiaron los Señores Maestros autores de manuales de su área, he sacado un puto cinco, el más mediocre y gris aprobado que se puede, jajajjaajaja. Hay que joderse.
Y ahora sí, para vuestro entretenimiento y recreo (jajajajaja, de nuevo):


REFLEXIONES, COMENTARIOS Y DUDAS SURGIDAS EN EL ESTUDIO DE PRAGMÁTICA
“Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que han sido soñadas en tu filosofía” (Hamlet, escena 5ª, acto I).
“Aunty speaks with the voice of the Establishment, and her intransigence is something awful” Psychosemantics. Jerry A. Fodor. 1989 The MIT Press. pág 135.

Finalmente alguien tiene el suficiente sentido común para ver el sentido en lo común.
La realidad que pintaba el endiosado Saussure tenía sólo dos dimensiones, o sea un cromo, y maniqueo. Sus acólitos crearon herramientas que no sirven para interpretar el mundo o al hombre sino sólo el signo lingüístico y tal como lo veía el otro. Y peor, porque son fanáticos fundamentalistas (de la morfosintáxis y el sexo de los ángeles).
Peirce, por contra, atisbó el 3-D, la concepción triádica mucho más cercana a lo que ocurre a nuestro alrededor, y la herramienta que de sus lecciones se derivó, la pragmática, nos sirve como no podría hacerlo jamás la semántica para comprender la realidad a la que nos enfrentamos: la comunicación entre humanos.
¿Quién sería tan idiota como para interpretar “¿Pero tú crees que soy idiota?!” como pregunta? Respuesta: un semanticista. Y se arriesgará a sufrir las iras del que “pregunta” si lo valora así. (Es confundir la ley con la justicia, o la letra de la ley con su espíritu). “Las oraciones, puestas en uso, se llenan de sdos nuevos, incluso algunos q contradicen los sdos semánticos.” y “Toda la semántica del mundo no nos sirve para curiosear la vida verbal ajena” Graciela Reyes, el ABC de la Pragmática, p 17
The gap between what is literally said in (2) and what is conveyed in (3) is so substantial that we cannot expect a semantic theory to provide more than a small part of an account of how we communicate using language. The notion of implicature (Levinson- Pragmatics)
Así que la utilidad de la pragmática es evidente: nos sirve para comprender la realidad, que incluye lo que no se ve a simple vista, y para adaptarnos a su diversidad (“hay más cosas...” decía Shakespeare, ¿pero cuáles hay, aquí y ahora, en esta sucesión de situaciones cambiantes? ¡Es bueno y necesario saber eso!). ¡Viva la pragmática!

Pero...
una vez más parece que nos quedamos cortos, a juzgar por como se plantea el análisis pragmático, Se permite buscar más allá de la semántica pero sólo hasta ciertos límites: hemos sido lo suficientemente inteligentes para considerar probabilidades, pero volvemos a limitarnos afirmando que sólo es posible lo más probable. y se transforma hipótesis en axioma, negando la naturaleza misma de la hipótesis, que es suposición y no certeza. Es cómo si alguien dijera “vamos a soñar: nos han tocado cien euros”. ¿Y por qué no cien mil o cien millones? Estamos en el terreno de lo que se imagina, de lo supuesto.
Y la madre de todas las batallas es la intención, la fuerza ilocutiva.
Como se mide la intención por el efecto que produce se puede llegar en el peor de los casos a un post hoc ergo prompter hoc, dos acontecimientos consecutivos se confunden con causa y efecto.

CUESTIONARIO 1 (TEMA 2): ¿los enunciados siguientes son pragmáticamente adecuados o no, y por qué?
E1: Enhorabuena por el embarazo.
E2: ¿Y quién te ha dicho a tí que yo estoy embarazada?
Análisis ofrecido: “pragmáticamente inadecuado. E1 felicita y la respuesta obtenida no es la esperada (“gracias”), luego ha fracasado, su enunciado es pragmáticamente inadecuado”.
Es posible, si damos como cierta la hipótesis de que se trata efectivamente de una felicitación y que no se esconde nada debajo. (Una interpretación “semanticista” donde las haya). “But a feeling that their being serious consists in their being uttered as (merely) the outward and visible sign, for convenience or other record or for information, of an inward and spiritual act: from which it is but a short step to go on to believe or to assume that for many purposes the outward utterance is a description, true or false, of the occurrence of the inward performance” Austin. Y eso sin considerar lo que decía Reyes, “Los ejemplos en pragmática no son verdaderos enunciados sino representaciones de enunciados, ya que carecen de contexto (para interpretarlos debemos imaginar algún contexto)”.

¿No es igualmente posible que la intención de E1 fuera atacar la inseguridad de E2 sin arriesgarse a una confrontación, haciendo pasar por felicitación lo que no es sino un insulto pero sin sufrir las consecuencias de insultar,... y no me refiero a ironía, con insulto disimulado, sino directamente oculto?
“No hay datos que lo prueben”, rebate la responsable de la interpretación.
Pero tampoco hay datos que prueben lo contrario y “el pensamiento contiene la posibilidad del estado de cosas que piensa. Lo que es pensable también es posible.” Tractatus Logico Philosophicus- Wittgenstein. 3.02. (Luego si lo pienso, es posible).
Es más, puede haber datos EN CONTRA de dar como seguro que es felicitación: No considera la insinceridad, a la que hace referencia Austin en su Lección III: “'I congratulate you', said when I did not feel at all pleased, perhaps even was annoyed. [...] The circumstances here are in order and the act is performed, not void, but it is actually insincere” - How to do things with Words, pág 40.

Me recuerda el caso de dos personas que juegan al ajedrez. El primer jugador le come la reina al segundo. Interpretación: el primer jugador gana. Y se ignora la posibilidad de que forme parte de una trampa que acabe en mate, donde el primer jugador pierde. Es confundir táctica con estrategia.
En principio se supone que uno puede inferir la procedencia de un disparo tomando como referencia el punto final, como si hubiera una linea recta. Lo que no se concibe asombrosamente es la posibilidad de un tiro curvo, con efecto, o del movimiento de un boomerang. La explicación lineal de efecto-causa no me convence en absoluto, me parece tan simplista, simplificadora como lo que se combate cuando se va de la semantica a la pragmática.
Definir el ÉXITO de la Comunicación, o lo ADECUADO de la formulación elegida por el Emisor, por el cumplimiento de SU intención, eso olvidar la otra parte de la ecuación, al R/D.
Inferencias:
1. En “Bienvenido Mr Chance” (1979), todo lo que dice un simplón (Peter Sellers) es interpretado como revelaciones propias de una persona de gran discernimiento y brillantez. La gracia estriba en que está describiendo algo que puede pasar, que alguna vez ocurre en la realidad:
un R/D infiere equivocadamente que lo que está diciendo ese individuo de limitada inteligencia es una genialidad. Si tomamos un fragmento del diálogo de esta película, sin ninguna otra referencia, podríamos llegar a concluir no sólo que el proceso de descodificación se ha realizado adecuadamente (ya que Peter Sellers no hace nada que saque del error al R/D de turno), sino que se ha cumplido la intención de Chance-Sellers porque el acto perlocutivo se corresponde con el presunto acto ilocutivo, y finalmente interpretaremos equivocadamente que LA COMUNICACIÓN HA TENIDO ÉXITO.
2. Otro caso, tampoco ajeno a lo que la realidad nos ofrece, semejante pero no igual al anterior: un malentendido en el que un alumno hace un comentario en una clase que el profesor valora positivamente porque abre un interesante campo para la reflexión. El alumno se da cuenta de que ha sido malinterpretado, porque su comentario tenía un alcance mucho menor que el que le ha atribuido el profesor, y si no es honrado tal vez lo dejará estar porque ¡es tan agradable recibir un halago! La diferencia entre la intención supuesta y la intención REAL nunca se conocerá y daremos esa comunicación como exitosa. Ha dado en el blanco... obviando el pequeño detalle de que apuntaba hacia otro lado.
3. La tragedia del hipocondríaco es que siempre elige el peor significado (médico) para un síntoma. Víctima de un non sequitur, de una afirmación del consecuente (falaz, apresurada): un dolor de cabeza puede significar un tumor cerebral o ser solo un dolor de cabeza que cura una aspirina.O dicho de otra forma, aunque las premisas sean verdaderas la conclusión puede ser falsa. Un semanticista es un hipocondríaco de la intención.
Mis dudas son muchas, y mezcladas, pero intentaré seguir un cierto orden cronológico:
WITTGENSTEIN.
Para q Wittgenstein no se contradijera a sí mismo (q en cierto sentido lo hizo entre el Tractatus y las Observaciones) ¿no se debería incluir en el uso el uso propio interno, los soliloquios? porque si no, el momento en que el crea su teoría en su cabeza no tendría significado, puesto q no sería comunicativo.
I remember I was walking home from school one day and I realized I knew perfectly well what I was thinking about but I wasn’t hearing any language in my head”. Slobin. (Y por cierto, ¿la focalización cambia con el idioma luego la final sólo vale para el español?)

Los monólogos mentales que todo el mundo mantiene, manejando bilds/figuraciones, imágenes, que se estructuran en proposiciones lógicas según Wittgenstein, plantean además un curioso objeto de estudio: en teoría en ese contexto, y sólo en ese, la informac pragm compartida, el “conocimiento del mundo” es absoluto.
Sé lo que sé.
Pero aun así hay una nueva vuelta, y sé (descubro, conozco) nuevas cosas a medida que razono, funciona la inferencia lógica. El subconsciente es nuestro interlocutor. ¿Psicolingüística?

AUSTIN
Me cae bien este inglés tan correcto, que para mí que se inspiró para su teoría en el uso práctico que hace del lenguaje el Derecho (coincidiendo la descripción de actos “nulos” y “anulables” de la jurisprudencia con la infelicidad referida a la infracción de sus primeros cuatro principios o con las dos últimas (r1 y r2) respectivamente).
Sé que su muerte impidió que pudiera seguir perfilando su teoría, una pena, y tal vez esto explique esa inconsistencia que me parece ver en “I can make my performance explicit by saying 'I reprimand you', but I cannot do so by saying 'I insult you'” cuando en español puedes decir/hacer “me voy a cagar en tus muelas to’as”. O también we can insincerely promise a donkey to give it a carrot. Sin embargo, si podemos prometer a un perro (verbalmente y de manera decodificable por la mascota) sacarle a hacer pis y luego no hacerlo (cualquier dueño de perro conoce esa situación). ¿Es una cuestión de pragmática del inglés frente a pragmática del español?

Cuando dice que vale para apostar con meter una moneda en la tragaperras, cualquier acción puede sustituirlo igualmente porque uno siempre se arriesga, apuesta, cuando hace cualquier cosa de forma consciente y voluntaria.
De vuelta a Wittgenstein: ¿puede haber acción con significado que no tenga verbalización? Y ¿todos los actos pueden ser sustituibles?
Austin asegura que aunque es cierto que se requieren otros elementos para que un performativo haga lo que dice que hace (por ejemplo, actores determinados), es un error pensar en que no tiene efectos por no existir prueba de verdad de la intención, como cuando mientes al casarte en lo de “te querré siempre”. Los tiene, la intención es comparativamente lo de menos.

Si asumimos que no hay sinónimos perfectos, ¿que problemas plantea para un semanticista la lista de performativos como por ejemplo decir, afirmar, sostener, etc que no responden a significado unívoco?

GRICE + BROWN & LEVINSON
según el Principio de Cooperación si dos se meten en una conversación es porque ambos tienen algo que ganar. Así que el exito ¿no debería ser considerado en funcion de los dos (no sólo del cumplimiento de la intención del Emisor? Había un viejo chiste:
E1: ¿Bailas?
E2: ,... no.... PUES ESO QUE TE PIERDES.
Y es verdad, no sólo pierde el emisor.

Si Brown y Levinson plantean dos face antitéticas: la positiva-social que busca el reconocimiento, la aceptación y la negativa-individual que pretende que le dejen tranquilo, que no le molesten, que no se inmiscuyan en lo suyo, ¿no debería considerarse que lo que es FTA es a la vez un “FBA –Face Boosting Act-“ por el otro lado? Dicho de otra forma, si hago una petición, que atenta contra la cara negativa porque molesta y dirige al otro, ¿no estoy al mismo tiempo mimando, cimentando, favoreciendo, su faz social, la del que reconoce su lugar en la sociedad?

Given these assumptions of the universality of face and rationality, it is intuitively the case that certain kinds of acts intrinsically threaten face, namely those acts that by their nature run contrary to the face wants of the addressee and/or of the speaker
Además parece que sólo contempla un tipo de relación entre los interlocutores, uno de intereses contrapuestos, y sus estrategias son estrategias de negociación (incluyendo manipulación y enfrentamiento). Razonable, no sentimental. No cabe el altruismo o el interés moral (con lo que les gustaba Kant a todos ellos: “Here too KANT was among the pioneers” –Austin; “Haciéndonos eco de Kant” – Grice), la busqueda del bien superior, ajeno, aun contra tus propios intereses. “we exclude from consideration ‘extrinsic’ weighting — that is, a desirability value that is Kantian or moral or absolute, which has nothing to do with the extent to which the want would satisfy some superordinate want”. Politeness, p 89.
SPERBER Y WILSON
La explicatura es de tamaño diverso, porque no todos tienen la misma capacidad deductiva, por distinto conocim del mundo, no todos entienden lo mismo de lo q se dice: un alumno/otro alumno. ¿O es que sólo se considera si se resuelve, si se descodifica exitosamente? Y vuelvo a un planteamiento wittgensteiano: ¿si no es descodificable, no es explicatura? ¿?

LA DIFÍCIL COMPRENSIÓN DE LO QUE ES ARBITRARIO
Sólo puede ser arbitrario una vez, la primera... en la segunda es reglado.
La convención es un acuerdo. No se acuerda mil veces, sólo una. El resto por lógica tiene que ser fijo, hecho (gramaticalizado, reglado).
adults having a more static way of language use, because they’ve grown more accustomed to the schematics of the language whereas children are more interactive and they’re still trying to learn the rules of the game. Slobin
LAS LEYES DE NEWTON-ROJAS
Cuando pienso en el PC o el PCortesía me pregunto porqué nadie ha pensado en el rasgo esencialmente humano, pero con indudables efectos lingüísticos, de la relación humana, la unión que fabrica habla (porque todo lo que hace el hombre acaba traduciéndose en lenguaje, verbalizándose, como si la verdad performativa de Austin –que hay palabras que constituyen actos- diera la vuelta completa y todos los actos acabaran siendo palabras).
1ª Ley de Newton-Rojas:
Se cumple en las relaciones con nuestros semejantes un principio semejante a la primera ley de Newton (la inercia): Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él.
Equipararé relación a comunicación y me parece una conclusión que sigue lógicamente al Principio de Grice que “toda comunicación seguirá moviéndose en tanto no se vea obligada a cambiar su evolución por fuerzas impresas en ella”. Cuando dos personas se encuentran hablan, esto es, construyen conversación. Ese “esfuerzo cooperativo” (comunicativo) del que habla Grice en Lógica y Conversación es innato, tanto, como la naturaleza de animal social que reconocía en todo hombre Aristóteles. Así que los hombres están por naturaleza abocados a comunicarse... y a seguir comunicándose en tanto que no exista nada que frene el crecimiento de su diálogo.

Todo va de estructuras. Desde la pequeña, small talk, donde se construye un básico castillo de naipes, hasta La Conversación con mayúsculas.
Small talk es el niño que juega con las piezas de construcción que tiene más a mano, y juega con otros niños compitiendo o colaborando. “E1: parece que está haciendo más frío. E2: sí, aunque creo que mañana traerá lluvia”.
Pero una vez que se ha establecido, si hay suficientes piezas, nada impide que siga construyendo.
Se podría extender la analogía con las restantes leyes de Newton y haciéndolas referirse la 2ª a la fuerza ilocutiva (ley fundamental de la dinámica) y la 3ª al juego de las estrategias de cortesía (acción/reacción), y en algún momento quizá lo intente, pero no ahora.
Cada construcción (comunicación exitosa) cumple una función, función que varía según varía la estructura que la sustenta (y me pregunto en qué lugar me colocaría esa conceptualización, si más cerca de Hjemslev o de Martinet). Con dos turnos, un par, apertura de relación. Con 4, tal vez sumando otro par pregunta-respuesta, relación más información, etc... Aunque los ejemplos sean traidos por los pelos, quiero reflejar que la estructura evoluciona (tal vez por un mero proceso acumulativo) y de forma paralela se amplian las posibles funciones a las que puede atender.

Grice repetía que su principio cooperativo tenía mucho que ver con el mundo del negocio y la “transacción”: “las expectativas y presupuestos específicos asociados a algunas de las máximas tienen sus contrapartidas en la esfera de las transacciones distintas de los intercambios de palabras” y también “la idea de que la observancia de PC y de las máximas, dte una conversación, podía considerarse materia cuasi-contractual, con muchos ejemplos paralelos fuera del ámbito del discurso”. La gente entra a la conversación porque comparte la idea de que va a sacar algo de ella (Grice), busca provocar en su interlocutor un efecto, ser relevante (Sperber y Wilson), y en tanto consigue el beneficio que busca (el want que dirían Brown y Levinson, o el cumplimiento de su objetivo ilocutivo) usa las estrategias de cortesía como forma de mantener el cauce abierto: “negociemos” (hablemos y me comprometo a tener en cuenta también tus intereses).

Como en los negocios uno se puede plantar en cualquier momento y hacer o bien una transacción ocasional o establecer una relación con “proveedores” o con “clientes” o con “socios”. Cada conversación que se mantiene con un mismo interlocutor pasa a formar parte de una sola única experiencia de comunicación, que sigue creciendo hasta llegar a su techo, allí donde ya no puede crecer porque se ha limitado a una función comunicativa desarrollada para dar beneficios conocidos aunque limitados, o porque puede haber alcanzado un “punto Babel” de incomprensión mutua, y derrumbarse. Igual que cualquier otro organismo vivo.

La idea que echo en falta es la idea de esa construcción en el largo plazo, una super-estructura, la catedral del habla. Una vez que una relación se repite se mantiene el contexto establecido por un diálogo anterior: la conversación entre una pareja, la comunicación entre dos amigos, familiares, jefe-empleado, estudiante-profesor, tendero-cliente... Si dos personas se encuentran y tienen memoria para recordarlo todas sus diálogos formarán parte de una sola secuencia dialogal dividida en varios tramos temporales. Todos los diálogos anteriores componen UN ÚNICO DIÁLOGO (en el que aumenta el conocimiento compartido, conocimiento del mundo, y con el las posibilidades de inferencias).

Aunque entiendo la dificultad de estudiarla, ya que al avanzar en la construcción de La Conversación se va perdiendo el rasgo convencional, repetido, y los interlocutores, constructores, se adentran en terrenos nuevos, no hollados, donde no se aplican las mismas reglas. Porque igual que decía Searle (que decía Escandell que decía Searle) hay una relación directa convencional/existencia de reglas. Como cuando uno es pequeño, tiene muchos modelos de comportamiento para ser niños (estrategias, estructuras), pero si viviéramos más de 100 años no habría ya ninguno.

27 de marzo de 2017

despertarse un sábado

Haciendo el perrillo, un sábado por la mañana, diciendo chorradas.
Dos chistes propios (por los que fui convenientemente golpeado por mi chica):
- ¿Sabes quién tiene el colesterol por las nubes?...
... Supermán.

- ¿Qué le pasa a la hipotenusa si le das un susto?
...Se queda en "tenusa".


Y uno ajeno, cogido en una conversación, muestra del ingenio gaditano:
"Mi marido, que trabaja menos que los Reyes Magos, ...."

Es lo que tienen los sábados por la mañana.

16 de marzo de 2017

El primer día del resto de tu vida

Todos los días pueden ser "el primer día del resto de tu vida".
(¡qué guay, no?)
¿Pero nadie se ha fijado que NUNCA es el primer día del resto de tu vida, sino por el contrario el que hace el número 3874 o el 5492 o... el que toque, en una sucesión de días lastimosamente repetidos, ominosamente iguales en su persistencia?
La teoría está ahí... para dar por retambufen. Para llenarnos de esperanzas vanas. De analgésicas, opiáceas, ideas de cambio, y ciento volando. Y mientras, se abre nueva página en un diario que sólo tiene una única entrada, la primera (que nunca fue gran cosa, seamos sinceros).
Así que, sí: todos los días son el primer día del resto de tu vida, porque todos los días son un único día, el tuyo, ése que sirve para lo que sirve y vale para lo que vale (poquito).

Y mientras la pava de turno, el rolleras de rigor, cantan el kumbayá psicológico y redescubren nuevos horizontes en la misma rueda gracias al Principito, a Lobsang Rampa (un crack que empezó por tirarse el moco con su propio nombre: en realidad se llamaba Cyril Henry Hoskin), a Bucay o a Coelho (o a lo que queda de cualquier otro, en realidad, tras su masticación, deglución y excreción por las mandíbulas demoníacas de ErFeisbúDeLosCohone),
HOY ES EL PRIMER DÍA.
Again.
Hasta la extenuación.
Bienvenidos al día de la marmota.


3 de marzo de 2017

La oveja negra,el ninguneo, la soledad,

1. A ratos en las parejas hay silencios. Si te descuidas, en la oscuridad de ese silencio siguen corriendo subterráneos los ríos propios de palabras; pero en vez de seguir curso paralelo o afluirse mutuamente se separan cada vez más. Y luego cuando resurgen, individuos a la luz, están a kilómetros de distancia, solos.

2. "Soy la oveja negra de mi familia". Suena guay: a rebelde y a libre y a haber escapado del encasillamiento y el molde impuesto. Libre, libérrimo, libertario. Pero no, no lo es. Significa que no has sido capaz de integrarte, ni siquiera en tu propia familia. Quiere decir que hasta los que naturalmente deberían considerarte uno de los suyos te ven como ajeno y distinto y reprobable. Estás solo.

3. ¿Qué defecto puede tener esa persona que te irrita tanto, a la que evitas, a quien cuando te ves forzado a compartir un rato de conversación acabas contestando de mala manera? Nada que puedas señalar, identificar: es una persona esencialmente buena, o al menos no más mala que cualquiera otra (todos somos imperfectos, humanos al cabo, defectuosos y falibles). Es más, que esa persona está bien dispuesta hacia tí, intenta establecer una relación... Y, sin embargo, ahí estás tú!, comportándote como un auténtico capullo, ninguneándola. ¿Qué te ha hecho? Nada, no te ha hecho nada. Y sin embargo reaccionas ante ella como si te produjera alergia, como si te sobrara absolutamente.... ¡Qué jodidamente injusto eres! Y los demás del grupo percibirán tu inquina y afearán tu conducta... Como no cuides esas cosas te quedarás, merecidamente, solo.

4. La situación es ésta: te has prestado a colaborar en un estudio sobre personas sin hogar. Divididos en grupos, los voluntarios se internan en la noche buscando gente que se ve forzada a dormir en la calle. Nadie puede haber más empático, sensibilizado, orientado hacia sus semejantes, que esos buenos voluntarios. Hay trabajadores sociales, catequistas, guerreros del bien y la justicia, profetas del amor y la buena voluntad, sanadores vocacionales de almas heridas....
En un determinado momento, me doy cuenta de que no quieren oírme. Son lo suficientemente educados para no hacer nada al respecto... excepto ignorarme educadamente. Empiezo a contar algo, una tontería, una anécdota, un comentario, y nadie escucha. Algo fallará en mí cuando no consigo entrar ni en ese club cuya política  es de puertas eternamente abiertas (políticamente correcto club). O tal vez será que ellos, como yo, son humanos y falibles, y llegan donde llegan, y sólo abren las puertas al abandonado de manual, al pobre hombre de libro, a esos otros que les proporcionan sentido y les aportan el beneficio de saberse empáticos y sensibles-sensibilizados y útiles-guays.
Again, solo.

5. Leo por obligación académica las disquisiciones ontológicas de Ricoeur. ¿Cómo era eso que decían...?: "leer es un diálogo que transcurre en silencio" (Bueno, si no era eso, esto tampoco está mal como definición). Las palabras del otro llegan directamente a tu cerebro. Ves al otro por dentro. Y éste que supongo venerable y docto y sabio (probablemente tendrá barbita y gafas redondas) dedicó mucho tiempo, mucha reflexión, a pensar sobre el mundo, sobre la realidad, sobre lo que Es. Lo tengo ahí, expuesto, a la luz, grandes, útiles, verdades que podría recoger a manos llenas. O suposiciones razonadas que podrían conducirme a verdades.
Debería interesarme.
Quiero interesarme.
Y sin embargo, en plena abstracción... me abstraigo.
Llevo leyendo la misma frase cinco minutos, con la misma falta de atención que me demostraron los voluntarios, ninguneando al pobre filósofo, al venerable académico.
Jardiel Poncela contaba en La Tournee de Dios que Jesús bajaba a la tierra y ni Dios (bueno, Dios suponemos que sí) le hacía caso. Voz que clama en el desierto (o en el solar que hay pegado al chino de todo a cien).
No importa al final cómo de importante o útil o necesario sea el contenido de lo que se dice. Al final Barbara Cartland o la otra de las sombras de Grey tendrán más público con sus amantes prefabricados marca Acme, con su sensibilidad insulsa de marca blanca o su supuesto erotismo de pantufla y bata-guata, que las revelaciones, las epifanías, de una inteligencia real en ejercicio.
O a lo mejor es que somos (puto) falibles, (mierda) humanos, (tontos del culo) imperfectos, y no somos capaces de seguir el arduo camino que lleva a alguna parte. 
Y nos quedamos allí, en medio del horrible vacío,
.... y aquí un sonrisa para despistar,  :   )





14 de enero de 2017

La La Land, lo antiguo revisitado, la copia y Moross vs Bernstein


Acabo de ver La La Land, una película que está como favorita de los Oscars, y que de momento se ha llevado ya 17 premios tochos. Y no me lo explico. No está mal, no me malinterpretéis, y probablemente cuando la haya visto mil veces más (como ocurre con este tipo de películas, que las ves o te las ponen) acabaré sabiéndome las canciones y tarareándolas con gusto. Me gusta Emma Stone, me cae bien Ryan Gosling (que, en la serie de tv This is Us aparece citado como ejemplo de actor serio, que no hace gilipolleces con su arte).
... Pero ahí estaba la otra que el mismo Gosling hizo: The Notebook, El Diario de Noah, que me gustó mucho más (igual de romántica que El Hijo de la Novia, pero con el plus de Rachel McAdams) y sólo se llevó 12 premios y, encima, más chiquitajos...
Será que les mola a los americanos recordar que ellos fueron, si no los que inventaron el cine, los que lo hicieron grande y technicolor-panoramic-sensorround-etc-etc.
Nos lo recordaba The Artist hace 6 años y se llevó Oscar (y yo siempre he dicho que el argumento me recuerda al de una peli de Harold Lloyd, Movie Crazy, de 1932, también sobre los amores de dos artistasss ... La misma idea de Ha nacido una estrella, por cierto). Como The Artist, Lalaland tira de nostalgia por la grandeza del cine, amor por el cine musical, como el que llevó a Woody Allen a hacer aquella historia en el 96 "Todos dicen I love you"...
Y la parábola del jazz que "no escucha nadie" y se reinventa en música con sintetizadores....
No mala, no fantástica.
------
II. Dicen que la imaginación es mala memoria. ¿Se le pueden exigir derechos de autor a un desmemoriado?, ¿Y al que recuerda a otros autores con sus obras?  ¿Hasta que punto se puede llegar en la copia para hablar de "intertexto" o de "préstamo" o de "homenaje a un género"?
La última estupidez incomprensible la tenemos en YouTube: como las productoras se quejaban de que la gente colgaba trozos de sus películas y forzaban su retirada (cuando no puede haber mayor aprecio y mejor reclamo que un buen fragmento, avance o trailer, digo yo), alguien descubrió que aquellos que atentaban contra la caja de Joyibú escapaban de esa suerte si ACELERABAN LA PELÍCULA.
Así que si yo quiero copiar a Shakespeare sólo tengo que escribir muy rápido, comerme letras: "Sir o no sir, isa is la cuistión"....
Algún día escribiré algo sobre mis compositores de bandas sonoras preferidos. Entre ellos sin duda está Elmer Bernstein, que tantos ratos buenos me ha dado. Pero incluso él, que es famoso por ponerle la música al fumador (ya muerto) de Marlboro o a los (también muertos pero resucitados en peli ... ellos eran ya ectoplasmas del Oeste de los samurais de Kurosawa), Siete Magníficos, ¿no copiaba a otro maestro, Jerome Moross, que hizo la partitura de Horizontes de Grandeza, en la música incidental de esa peli de animación para adultos-niños, Heavy Metal? Porque sonar suena parecido. Y me gustan las dos, como le gustaron a John Derek, primero Linda Evans y luego Bo Derek... que uno es fiel a sus gustos, aunque no consiga serlo tanto a sus recuerdos, :   ) maldita mala memoria (imaginación)!





Ya me diréis...

10 de enero de 2017

Epigrama by rafarrojas

Si las montañas son el electrocardiograma del paisaje, La Mancha está muerta.
(rafarrojas)

... y sin embargo a mí me gusta, :   )

15 de diciembre de 2016

Dos carteles de cine que NO fueron seleccionados en un concurso de la facultad

Como tengo que practicar o se me olvida hasta lo básico, y como además tuve una idea, decidí presentarme a un concurso de carteles para la facultad de cine de la UCA....
... No los quieren, que se puede reformular como "preferimos otros", pero sigue siendo que no los quieren. 
Cierto bajonazo, tengo.
Me siento chapucero, paquete, rechazado, con el añadido de que no sé quiénes son los otros que se presentaron, pero sin duda serán infinitamente más jóvenes y probablemente habrán hecho infinitas menos cosas que yo en este plan...(ergo, soy viejo que ya sólo sirve para...
¿para qué sirvo?)
Pero siempre estará este sitio de masturbatoria exhibición, el blog, por eso de que alguien vea lo que me pasa por la cabeza (excesos de autoconmiseración incluidos)




2 de diciembre de 2016

Jodido joder: la nueva procacidad en las comedias románticas


Soy viejo... Ah, sí, sad but true. Soy lo suficientemente viejo como para haber conocido un tiempo donde no se concebía usar palabras como “follar”, “chúpamela”, “quiero darte por el culo” en una comedia romántica.(como en esta película con cuyo cartel decoro la entrada)
Intento explicarle a mi chica, vieja como yo, que eso no convierte una historia en porno. Ni siquiera en erótica. Que en el primer caso se verían penes, vaginas y mucosidades diversas; y en el segundo no habría seres humanos, ni desarrollo de personajes, ni -ya puestos- historia, sino modelos (aunque hay modelos realmente feos) haciendo lo imposible para provocar una única reacción, la misma que el porno, pero sin mostrar penes ni mucosidades, : )
Por cierto que los coreanos y los japones son tan raros (auténticos alienígenas entre nosotros) que pueden contar las historias más retorcidas y perversas (hentai, se dice en japonés) pero luego pixelan los penes, sólo los penes! Ahí trazan ellos la línea, jajaja (y dejo el dato para que lo explique alguien de antropología, porque yo alucino sin más).
Ahora, que no antes, al menos en la parte verbal ese aspecto tan importante de nuestras vidas, el sexo, flota hasta la superficie de los guiones. Y a ratos se asocia esta nueva falta de pudor con el embrutecimiento del personal, que cada vez dice más tacos y procacidades, con el supuesto de que les falta el refinamiento básico, la educación. Otros juzgan positivamente esa tendencia coprolálica, porque saca a la luz realidad y eso incluye revelar la torpeza entre bastidores, el espíritu primario que nos mueve a todos, y es bueno que haya menos reparos y secretos: lo de ahora es más sincero, más real, y al serlo tiene nueva gracia.
Pero me pregunto si esa naturalidad que se pretende es sólo una nueva forma de autoengaño, un secreto oculto a simple vista, como la carta robada de Poe. Relacionarse sigue siendo jodido, aunque se joda o se hable todo el rato de jodiendas. Sigue siendo igual de difícil, me pega, conciliar amor y sexo, ser sano siendo morboso. Sumar penes y corazones sigue la misma dificultad matemática (a ratos parece que imposibilidad) que tenía sumar manzanas y naranjas, como nos decían en el cole. Seguimos fundamentalmente queriendo querer y ser queridos, a la vez que seguimos sintiendo nuestras limitaciones en la expresión sexual, la misma básica torpeza mecánica, la misma desconfianza hacia nuestra habilidad física, la misma dificultad para salvar el abismo de soledad en el que nacimos, un hueco que siempre amenaza como una sima abierta aunque se llenen todos los demás orificios. Creo.
La gente no es más feliz porque folle más. Ni siquiera se entienden mejor las parejas. No nace más amor que antes, a pesar de abonar ahora el terreno tan pródigamente con nuestro estiércol de vulgaridad.
Los seres humanos siguen con el mismo problema eterno de superar su condición de individuos aislados...
(...aunque sí, ahora ya puedo decir follar, y coño, y chúpamela, incluso en un guión de comedia romántica)

28 de noviembre de 2016

Rita Barberá y sobre los vivos y los muertos

Parece que últimamente sólo hablo de política, vaya pó' Dió'!
Pero, Pilar, una amiga bloguera, ha hecho una entrada sobre Rita Barberá y yo estoy como el del chiste que vió una pelea y no sabía si meterse o no meterse...
Mi tesis: aunque ahora se viva en los extremos, las cosas no suelen ser ni muy muy ni tan tan.
Y en qué lado caería esta señora llamada Rita Barberá, no tengo ni idea. Ahora, además, nunca lo sabremos. Ya no hay encausada que encausar. Nunca sabremos si estaba llena de buenas intenciones, pero se la colaron los listos de turno, corruptos, timadores (tal vez, quién sabe, no me atrevo a afirmar ni una cosa ni la contraria), una señora mayor que pecó de ingenua y si me apuras de confiada, y eso es sin duda falta, incluso grave, cuando uno tiene responsabilidad de gestión.
Pero no pecado como para la crucifiquen, digo yo. Si la falta de inteligencia fuera merecedora del mismo, del mismísimo castigo que la pura maldad, en anteriores gobiernos (y en los futuros ocurrirá, sin duda) muchos de los que se libraron de una caerían por la otra (con talante o sin él)... Pero, ¿con la misma pena? ¿y eso sería justo? ¿O sería como ese padre que da sendas bofetadas para acabar con una bronca entre dos hijos que se pelean, sin querer saber quién empezó o quién sólo se defendía?
¿Corrupto, codicioso, vil, o simplemente bobo/boba, pavo/pava?
Lo que dicen últimamente de los medios es cierto, creo: hay mucho periodismo-jauría, al que le va más la crónica de sucesos y el sensacionalismo morboso que la información, y lo llama de “investigación”, cuando es más de correveidile-que-eso-vende (como quieren hacer pasar por debates los cacareos histéricos-histriónicos de programas como "Sálvame"). Lo inventó Randolph Hearst “no dejes que la verdad te estropee una buena noticia”.
Y, sí, también están los que se dejan llevar por sus odios o sus prejuicios y se apuntan en seguida a "meter caña a ésos" porque basta con que uno se “apellide” con las siglas de un partido para considerarle como si siguiera a su nombre otro del tipo "Hijo de Satanás, Bestia del Mal".
Hay periodismo (o debería decir “producto de medios”), que sin ser basura como el que mencionaba hace un segundo, incluso hecho éste por gente inteligente, no se para ni medio segundo a intentar ser objetivo o imparcial. Uno ve El Intermedio de Wyoming y ya sabe que hará toda la sangre que pueda del Partido Popular, venga al caso o no lo haga, porque al parecer para este hombre (ingenioso, con talento), sólo ser del PP es sinónimo de ser miserable o imbécil (o ambas cosas). Así le pasaba también a mi dulce abuela, que le cambiaba la cara como a Selma Hayek en Abierto Hasta El Amanecer con solo azuzarla “ése es rojo, abuela” (en su descargo, que ella “murió” la Guerra Civil, que hubo muerte para repartir entre los dos bandos)....
Y ahora, se mete en un mismo saco a cualquier votante de ... por el solo hecho de ser votante de ... (rellenad con el partido que sea) aunque él particularmente sea una buena persona, razonable, tratable, pero maneje otros datos, otras perspectivas.
Al final no somos ni muy muy ni tan tan distintos.
Podemos no guarda un minuto de silencio... "Ah, asquerosos podemitas", claman algunos, "que no respetan nada, ni al ser humano que ha muerto!...."
Pero luego te enteras que murió Labordeta (gran tipo) y no se hizo minuto, ni segundo, de silencio por él, y ahí hay una justificación razonable a la negativa, aparte de ideologías....
Pero, espera, que luego te enteras que aunque los de Podemos dicen que “no van a ensalzar a un corrupto”, sin embargo no tienen problema en manifiestarse a favor de un cafre de sus filas, el típico vena’o tarugo prepotente, que agredió a otro,...
Y vuelta a la casilla de salida.
Nos faltan datos para juzgar, pero juzgamos igualmente.
Y somos como catetos que no han viajado y creen que sólo lo suyo es lo bueno... no, lo único bueno.
A lo mejor es tiempo de que los de un lado escuchen al otro. Más: que se hagan amigos del otro. Porque el otro no es más que un tú mismo en lugar cambiado. (Y tiene coña que alguien como yo, el de los mil defectos y miserias, acabe hablando de moral-moralina necesaria).
Rita Barberá murió sufriendo sus circunstancias. Y yo no me atrevo a decir que la mató el peso de la culpa siendo culpable o la injusticia de ser perseguida siendo inocente, porque NO TENGO NI IDEA. Se murió un ser humano que ha dejado familia que la llorará, y hasta algún amigo de verdad. Eso merece nuestra pena y nuestro respeto, si no por ella, por los suyos que sí lo sienten.
Tampoco era la madre Teresa de Calcuta, ni todos los que sufren martirio son mártires santos, y alguno habrá del grupo de los chivos expiatorios, o de los que tuvieron la desgracia de estar en el sitio inadecuado en el momento inoportuno, o del batallón de pavos y bobos que se ven envueltos-manchados por esa mierda que salpica a todos (hasta el que no la hizo).
Yo, que fui votante del PP y a lo mejor (nunca se sabe, y yo menos) les vuelva a votar algún día (cuando pueda hacerlo con la conciencia limpia y con orgullo), pensé en su momento que Rita Barberá tenía que renunciar a su acta y si no lo hacía de grado, debían los responsables del partido indicarle la salida, dejarle claro el flaco favor que le hacía a sus ideas, incluso por una pura cuestión de imagen (que es tan importante).
Pero no: ella eligió aferrarse. Y sigo sin saber si con la fuerza de quien se sabe víctima inocente o de corrupta sin ideas. Su elección. Y ahora está muerta y nunca llegaré a saberlo.
Lo que sí sé es que
echo de menos la templanza, el equilibrio, la busqueda de la verdad razonable y mesurada, sin aspavientos, sin excomuniones ni beatificaciones, en todos los que quedan,
exaltados vivos.

11 de noviembre de 2016

Trump, desde otro punto de vista (el de Miguel Rosso)

Unos días después sólo queda asumir que este que al terminar de hablar se queda con la boca abierta, con tic de pijo, es el elegido para gobernar Estados Unidos y en el proceso afectar al mundo entero.
Seamos optimistas: no tiene muy difícil superar las expectativas, porque nunca las ví tan bajas. Por eso, que hiciera un discurso moderado casi tranquilizó a los mercados. Y, quién sabe, a lo mejor el mundo necesita un chala'o en un lado de la mesa negociadora, para forzar la contención en el otro lado, incluso el respeto, con rusos o chinos o... Quién sabe!
A nivel personal, me doy cuenta de mis limitaciones como analista-intérprete del mundo y sus cosas. Por eso, añado ahora la visión de un amigo, Miguel Rosso, sobre este asunto que nos tiene a todos como conejos (un americano diría como ciervos) asomados a una carretera solitaria, congelados en un limbo de susto y asombro.
"¡Qué malo maloso es Donald Trump! No sé cómo los estadounidenses pueden querer votar a alguien que denuncia las consecuencias negativas que para los trabajadores tiene la globalización económica, que ha provocado la pérdida de más de 5 millones de empleos industriales y el cierre de más de 60000 fábricas en EE.UU. No sé cómo pueden querer votar a alguien que quiere establecer medidas para recuperar las ventas de los productos y servicios autóctonos, incentivando a las empresas nacionales. No sé cómo pueden querer votar a alguien que rechaza los recortes neoliberales en la seguridad social y que pretende abaratar los medicamentos y mantener el Medicare y la Social Security. No sé cómo pueden querer votar a alguien que quiere recuperar una ley para separar la banca tradicional de la banca de inversiones para impedir que la primera se meta en inversiones de alto riesgo. No sé cómo pueden querer votar a alguien que asume que, con la deuda actual, EE.UU. no se va a meter ociosamente en más guerras. No sé cómo pueden querer votar a alguien que asume que ser inmigrante no concede carta blanca y supone aceptar responsabilidades en el país de acogida. No, lo mejor sería haber votado a Hillary, que es casualmente la candidata que quieren todos los facinerosos del establishment y de los círculos de poder y cuya mayor promesa es que todo siga igual (de mal) para la gente corriente. Claro, ella era una candidata cabal, no populista como el adversario. Ella habría roto el techo de cristal de las mujeres, por supuesto, si no fuera porque Hillary tiene de mujer lo que Obama de negro o lo que Bertín Osborne de andaluz… Entre Guatemala y Guatepeor, que queréis que os diga, la opción racional de un trabajador era entonar el “Make America great again!”... P.D.: para interés de los “zurdos” y demás gente de mal vivir, este tema, como muchos otros, sirve para distinguir entre “progres” y rojos. Los “progres” son de izquierdas por cuestiones sociales, dejando inalterados los principios del libre mercado y las injusticias económicas, causantes de las desigualdades sociales. Esto de los principios de libre mercado les trae al pairo, es algo en lo que ni siquiera piensan, puesto que normalmente forman parte de una burguesía que, en lo esencial, tiene la vida resuelta. En cambio, los “rojos”, puestos a elegir el mal menor, veían el verdadero horror en Hillary, y no en Trump. Como dijo el gran Julio Anguita, “la progresía es, ni más ni menos, que el sumidero por donde se han ido las ideas de la izquierda. La progresía es quedarse en la reforma de una serie de aspectos sociales, como los matrimonios homosexuales o las medidas de discriminación positiva de la mujer, mientras que se deja intacta una realidad económica injusta".

9 de noviembre de 2016

Trump, Supergirl, lo políticamente correcto y la realidad apocalíptica

Estoy intentando digerir los resultados de las elecciones americanas. No los esperaba. Temerlos, sí, pero no quería creer que fuera posible. Una vez más, me he equivocado. Como el que niega la inevitabilidad de la Ley de Murphy, o simplemente como el que niega una realidad que no le entusiasma afrontar.
Así que este comentario es un intento de razonar a posteriori qué ha fallado en mi juicio, en mi concepción del mundo.
Una vez más quiero (y como yo, muchos)... desearía... que las cosas fueran de otra manera. Pero no. Las cosas son como son: España, por ejemplo, está poblada de personas que siguen con interés fanático Gran Hermano o Sálvame; Cataluña, llena de gente que desea librarse de sus lazos con el resto de nosotros como si fuéramos unos abusones-maltratadores-prejuiciosos y ajenos, qué pena más gorda; y en Estados Unidos, no es que triunfe Donald Trump, es que hay millones de personas que piensan que Trump les representa, que se identifican con él.
No diré yo lo que han estado diciendo desde distintos medios famosos y famosas, como aquella retahíla abisal de insultos que le dedicaba De Niro al hoy nuevo presi americano o las burlas y desprecios que le han dedicado la mayoría de los presentadores de los Late Show americanos (Jon Stewart, Trevor Noah,etc , por citar algunos ejemplos al azar).- Me impresionó por ejemplo, aparte del despliegue de capacidad que mostraba, la lista de Seth Meyers,  aquí a partir del minuto 6:20





La única explicación que se me ocurre para el triunfo de alguien que acumula semejante colección de lindezas en su haber es EL REBOTE EXTREMO.
Vivimos la revolución de la reacción. Triunfa el anti-lo anterior (triunfa el populismo). Y con razón, porque lo que teníamos nos ha fallado, estamos convencidos de que nos han engañado, nos han traicionado.
Estamos hasta los mismísimos de que nos mientan, del poder que abusa, de los que niegan la mayor, la lían parda y ni siquiera reconocen errores, sino que se escudan en secretos, mentiras, chanchullos, trampas.... Estamos hasta los webs y más allá. Hasta las gónadas, de corrupción, de injusticia, de politiqueos hipócritas y falsos. No sólo en Dinamarca huele a podrido. Al parecer está pasando en todo el mundo.
Frente a un Trump que se comporta como un energúmeno, tenemos una Clinton a la que muchos suponen innenarrablemente codiciosa, voraz, egoísta, encubridora de lo que sea con tal de pillar cacho, pillar Poderrrrrrrrrrrrrrr,....

No hay bien y mal, sino mal y peor. Pero al menos Trump dice, aseguran sus votantes, "las cosas claras". Y es que hemos vivido sumergidos en propaganda, éste es nuestro siglo, sometidos a mil y una doctrinas fundamentalistas políticamente correctas (que aparecen fundamentalmente injustas y exageradas, o forzadas sobre nuestra resistencia a los cambios... y por quienes no vemos clara y positivamente como guías moralmente superiores).
Trump llega entonces apelando no sólo a nuestro demonio interior (que ahí está, dando por retambufen), al ése que está tan lleno de prejuicios como él mismo se manifiesta, sino a esa parte de nuestra lógica que nos advierte de la radicalización de los supuestamente buenos, de los autoproclamados mejores, moral o políticamente superiores. Esos que nos miran por encima del hombro, que nos examinan antes de darnos su aprobación (la justita, oye, pero que no nos creamos gran cosa tampoco!...)
No hay moderación en muchas de las consignas políticamente correctas (género, multiculturalidad, animalismo...), así que tampoco las hay en la respuesta anti-whatever, anti el sistema de creencias y dogmas que manejan.
Hasta los huevos de estar eternamente preocupados por el que dirán o por cómo decir (cuando nos toque el turno), se alzan ahora voces que "hablan claro" incluso aunque eso signifique hablar en la lengua de bárbaros, bestias y salvajes.
Ah!, a río revuelto, ganancia de pescadores populistas. De gente que no tiene pelos en la lengua, ...Ni papilas gustativas, ya puestos, para apreciar diferencias, discriminar, controlar lo que se puede y lo que no se puede decir. Se admira al que resiste el mainstream, el bombardeo mediática interesado.
Se admira a alguien tan poco digno de admiración como Trump....
¡Qué sabio aquel aforismo: "otros vendrán, que bueno lo harán"... !¿Y quién nos iba a decir que podía llegar algo peor que Bush hijo o que la propia candidata rapaz, Clinton?
Pues aquí está.


SEGUNDA PARTE
El otro día suspiraba después de ver el último capítulo de Supergirl. Sentía lástima por mí mismo, público cautivo de toda creación relacionada con los comics y los superhéroes, porque estas nuevas líneas de WB para los comics de DC -Arrow, Flash, Supergirl-, tienen guiones pepepé: pobres, pueriles, patateros... Qué pena!, me decía, mientras veía argumentos que sólo podrían convencer a quien no tenga ningún criterio, un niño realmente pequeño.
Sí, vuelan o corren o saltan heróicamente. Si, hay efectos especiales. Pero dónde están las buenas historias, las que tienen tensión y no mera estampa?
Supergirl parece especializarse incluso en niñas, más que en niños, y la veía en una promo rodeada efectivamente de chiquitillas enfervorizadas en cosplay, toda(s) sonriente(s).

Esta Supergirl es asombrosamente más Disney que los Marvel propiedad de Disney, Daredevil o Jessica Jones...

Pero de pronto he caído en la cuenta de que Disney (o su equivalente) es necesario para la vida.
Es necesaria la esperanza del inocente, la visión rosa aunque sea ñoña y pueril, la ilusión moral aunque a ratos sea moralina más que moraleja,...
Necesitamos épica de héroes, necesitamos modelos del Bien que intenten ser amables, bondadosos, preocupados por los demás.... Un dibujo churrero mejor que ningún dibujo.
Frente a los Trump o los Luthor del mundo, necesitamos creer en algo mejor, en el esfuerzo por hacer el Bien.
Así que, caquita literaria o no, Supergirl hace una función social, un deseo de aspirar a la paz, la justicia, la bondad, la comunidad, que ahora mismo es tan necesario.
Especialmente cuando hay quien cree que la III Guerra Mundial podría estar preparándose a la vuelta de la esquina.

5 de noviembre de 2016

Una portada para un libro de enseñanza de español que no existe, : )

Tengo una asignatura q se llama L2 (enseñanza de español como lengua extranjera). Tengo que hacer, con un grupo, una unidad didáctica. Como vivo muy aburrío, me he entretenido fabricando esta portada para nuestro futuro curro, q nadie me ha pedido, jajajaja.
Borgo, estoy abierto a tus críticas y comentarios, no te cortes, :   )
En mi descargo q hace tiempo que no diseñaba una mierda (y no he puesto líneas de doblaje ni la sangre, ni ná... aunq evidentemente se dobla x la mitad, dina3 el total, 2 dina 4 portada y contraportada)
Las imágenes, cogidas de Internet. El título, el subtítulo y el diseño de vuestro amigo y vecino rafarrojas.

31 de octubre de 2016

La Verosimilitud, Kubo, los japoneses y el final feliz.

Los que como yo buscan huir de la realidad (sobrevalorada o aterradora o triste o...), acaban viéndose todos apiñados como chinches en aquellas estrechas callejuelas de las historias fantásticas (como magos de primaria en Diagon Alley o, si tienes mala suerte, en Knocturn Alley).

Asombrosamente, sin embargo, ni el más fantástico de los fabricantes de locuras puede, si aspira a llevarnos lejos consigo, separarse demasiado de la realidad.

Es lo que los señores que dedicaron tiempo a hacer Poéticas (cualquiera que escriba las hace, aunque no las ponga por escrito) llamaron VEROSIMILITUD. Básicamente convertir lo imposible en improbable y ser lo suficientemente coherente al hacerlo para ser creíble.
Tienen los autores de fantasía que hacer como todo el que quiere ser seguido (en su intento de guiarnos a otro mundo, el suyo): no separarse demasiado de un contexto conocido, donde estamos todos, y no despistarse corriendo demasiado hacia ese "cualquier otro lugar".
Por eso gasta un tiempo precioso en explicar y justificar. Que sí, afirma, que es posible, que podría serlo... Vale, la gente vuela o le salen rayos de las manos o tiene poderes mágicos, pero luego son sólo gente como nosotros y volar en el fondo no deja de seguir la misma lógica que moverse por el suelo, andando o corriendo. Y las naves espaciales no dejan de ser coches; y el alienígena, un animalito extraño; y lo virtual, real.... Qué ocurriría lógica, natural y previsiblemente si... ?

Y, de todas formas, Umberto Eco, un tío (autor, sabio) que cada vez me gusta más y me descubre más cosas, recordaba que la conciencia de realidad varía en el tiempo y en el espacio, evoluciona con la cultura, y así un medieval leía textos hagiográficos, integrando la milagrería en la vida con una naturalidad que no compartiría un lector moderno. Las Creencias se superponen continuamente a nuestra visión de lo que Es, como un filtro interpretativo que a veces descubre, a veces oculta, revelando al tiempo que mienten.

- También podría plantearlo desde el otro lado:
Me gusta lo fantástico porque lo real no está ahí para estorbar, impidiendo destacar lo importante. El que fabula, el que metaforiza , el que paraboliza (¡jodó con los palabros, jajaja!) no se distrae de lo fundamental, de la esencia, del espíritu detrás de la letra. Y, ya puestos, que no hay nada más falso y más ficticio que lo supuestamente "realista" (lo creo sinceramente y lo dijo, y tiro de criterio de autoridad, mi admirada Nieves Vázquez, sensei suprema). El extrañamiento del contexto hace que resalte lo que es eterno, lo más verdadero de lo real.

Y AHORA, AQUELLO QUE MOTIVA TODAS ESAS REFLEXIONES:

Últimos días, creo, si es que todavía quedan, para ver Kubo, Las 2 Cuerdas, última producción de la factoría de animación Laika (que hizo los Boxtrolls o Coraline o Paranorman). Últimos días para recomendarla, porque es una preciosidad desde el punto de vista visual. Exuda creatividad y buenas intenciones...
Pero (y aviso que para comentar el gran "pero", puesto a ver alguno, revelo parte del final, así que el que no quiera que no siga leyendo, pero es precisamente el núcleo del comentario)



Tenemos un cuento de hadas japonés, con elementos de aquellas historias de fantasmas y demonios, incluyendo las hermanas estrellas (como Kuchisake Onna), la luna fría, el samurai ... escrito por occidentales.
Pero no estriba aquí el pero, que igualmente se podía recordar que Kwaidan, compendio de folklore narrativo nipón, lo escribió un griego hijo de irlandeses (británicos), Lafcadio Hearn. naturalizado japonés.
El guión de Kubo es obra de occidentales (Chris Butler y Marc Haimes), hecho para occidentales,... y para niños.
Y eso se traduce en una necesidad que un japonés no tendría: el de dotar a la historia de un final feliz.
Quiero decir, lo que para el occidental moderno que prepara un producto para niños se presenta casi una obligación inexcusable: el happy ending; en el caso japonés, no. Casi se podría decir que todo lo contrario: ¡cuántos relatos son puro drama, desgracia!, ¡cuántos acaban como el rosario de la aurora! Hasta  shonen como Naruto, Fullmetal Alchemist,... (y podría empezar desde aquel clásico Akira de Katsuhiro Otomo para seguir por Ghost in the Shell hasta llegar a Gurren Lagann, con esa Nia que se desvanece y Simon vagando) se desenvuelven entre el fatalismo y la pérdida, se explican desde esos sentimientos de melancolía e inevitabilidad de la desaparición (...y eso por no mencionar otros que tiran, dicen, directamente a seinen, como Death Note).

Creo que los creadores se daban cuenta de la dificultad, de la paradoja encerrada, en su empresa: 





Pienso en aquella Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón de Toriyama (un Toriyama tres siglos anterior al autor de Bola de Dragón), en ese itsumade, ave extraña carroñera que se ceba en las plagas, y en su parecido con el monstruo final, dragón como escolopendra, de Kubo.  


Éste que menciono, Toriyama Sekien (1712-1788), cuenta la Wikipedia que era artista de la impresión del género ukiyo-e, palabra que deriva de otras dos: tristeza (uki) y vida (yo), como en mi segundo ejemplo de este tipo de ilustración donde se ve (como en la película) barca agitada por mares embravecidos.




 













UNA VARIANTE POSIBLE:
Sugiero una idea que comentamos mi hijo y yo a la salida del cine, hermenéutica sacada del sobaquillo, o variante imaginada con moraleja.
¿Y si...?: ...Kubo y su abuelo-luna eran una misma persona en realidad (mismo ojo ciego). Abuelo aquejado de altzheimer, demencia senil, olvida. El pueblo, agradecido por todas las historias que ha recibido de él a lo largo del tiempo, le devuelven ahora su propia historia, la del joven Kubo, la de un hombre fundamentalmente bueno, que les ha acompañado siempre. El anciano recupera en la comunidad, por la comunidad, esa humanidad que ha perdido, esa frialdad de noche, distanciamiento. Nos gusto el ¿y si...? y aquí os lo dejo.

Pero o no pero, película que disfrute como un enano.


 NOTA: sobre la verosimilitud, algunas citas de aquellos que tuve que leer para Teoría de la Literatura, como: 
ARISTÓTELES:más vale elegir cosas naturalmente imposibles, con tal que parezcan verosímiles, que no las posibles, si parecen increíbles. 
HORACIO: A la Naturaleza, que el modelo/ Es de la humana vida y moral trato;/ De cuyo original salga una copia/ Con la expresión más verdadera y propia. 
LOPE: [Guárdese de] imposibles, porque es máxima que sólo ha de imitar lo verisímil. 
ECO: es indudable que, al lector antiguo, la historia de Caperucita Roja le hubiese resultado verosímil porque hubiese concordado con las leyes del mundo "real".

25 de octubre de 2016

Fumando.........

Un último cigarrillo
Un día más sacaron al condenado de su celda. Cada día un poco más de allá que de aquí, más consumido, macilento, demacrado. Se transmutaba progresivamente en cadáver. Sabía que no iba a durar mucho más.
En el patio, el pelotón le rodeó.
- Fuego.
- ¡Esperen!,... ¿no tengo un último deseo?
- Diga.
- Que me peguen un tiro.
El sargento sonrió, negando con la cabeza, como ante una broma.

- Fuego.
Uniendo sus palabras a sus actos le encendió el cigarrillo, y el prisionero aspiró en un sorbo estrangulado, con ansia de adicto, su propia muerte.
(parábola de rafarrojas)


Una de las razones por las que no voy más al médico es porque ¿a quién oño le apetece ir a que le echen la bronca?: "Es usted idiota... desde luego, qué mal hace!... eso me lo está dejando ya... fíjese cómo tiene usted los pulmones..." etc. Ir para que te calienten la oreja, que te dé la charla un completo desconocido que además te mirará con esa mezcla de reconvención regañona, moralidad superior del sano-saludable. Mismamente mi madre emboscada cuando llegaba tarde, afeándome la conducta por desordenado e inconsciente y desastre....

7 de octubre de 2016

Intermedio- Visite nuestro Bar (y no se olvide de probar la nueva bebida más divertida!: Pragmática)

¿Os queréis creer que no escribía en el blog porque estaba estudiando Pragmática como si fuera Literatura?
... ah!, ¡cuán bajo hemos caído!, dice esa parte de mí que se siente impura cuando trata con algo de lengua. Pero: es lo que hay (haber aprobado más). Y, seamos sinceros aunque cueste, a ratos me engancha un poco, como cuando te ves bailando una canción que juras y perjuras que no te gusta, que la detestas por hortera, pero ahí estás! llevando el ritmo inconscientemente con la cabeza y la medio sonrisa del que está en actividad placentera.
A ratos pienso que debería librarme de mis prejuicios, que me estorban y me hacen infeliz, porque la fonología histórica tiene gracia y es ilustrativa, y análisis de español coloquial es útil para dar luego clases a guiris de español "esto es lo que realmente decimos y no las gilipolleces que ponen en los manuales de gramática: de perdí'os al río, no ni ná, aro aro, etc..."
Y bueno, es comunicación, una vieja conocida. Como una abuela que al levantarse del sillón se pee, pero oye! que sigue siendo mi abuela, y no es mala gente aunque no se entere de gran cosa y confunda nombres y los cambie al buen tún-tún.

No, no voy a decir nada bueno de la sintaxis, que me sigue pareciendo el refugio de tanta gente gris y al mismo tiempo autoritaria, purititos burócratas del sistema, comisarios políticos, los cien mil hijos (simples) de San Luis intentando imponer el antiguo régimen absolutista, casposos conservadores, presumidos pelucones sin gracia... Etc. No he llegado hasta ese punto, y todavía no he encontrado un amante de la sintaxis que me convenza de lo contrario.

Al final es cierto que sólo nos interesa aquello por lo que nos interesamos, así que la inteligencia dicta que nos interesemos por todo lo que podamos para que haya más cosas interesantes en nuestra vida.
Claro que luego cuando intentas explicárselo a alguien que se encuentra en tu posición inicial de rechazo ("pruebe esta delicia culinaria del Senegal: escarabajo frito al pil-pil"... "¿y no tienes otras tapas?"), descubres que no atinas tampoco tú a resaltar lo interesante de lo que decían unos y otros sobre los performativos.... A lo mejor no es posible. A lo mejor se tiene que pasar primero por un proceso de auto-sugestión, auto-hipnosis, mirando fijamente las rayaduras de coco que han dejado insignes maestros para tí, hasta apreciar la maravilla de tener un microcosmos en la uña del dedo meñique.

Pragmática tampoco es tan dura. Sólo hay que tragarse lo que dijeron
- Morris y Cranap, (*luego he visto que es Carnap, pero aquí estoy disléxico perdío como mi abuela, jajaja) primeros, que había más cosas en el cielo y la tierra de las que explica tu gramática (y eso es pragmática). Lo que dijo
- el chalao (o genio) de Wittgenstein, del que supondré que es genio porque fue aprobado por Bertrand Russell, y un filósofo nunca es tan insulso y banal como un lingüista (aunque a cambio resulta con cierta frecuencia mucho más difícil de entender y seguir, que los filósofos son los contorsionistas de las ideas y requieren extra de agilidad y de flexibilidad mental). Sólo tiene significado la palabra que se usa, q lo cobra cuando se usa. De lo que no se puede hablar, lo inefable, lo superior a nuestra capacidad mental, no se puede hablar, porque no hay pensamiento que piense la palabra que necesita pronunciar para ser pensado, y así llegamos a la mística-metafísica del que disfruta en la incomprensión verbal, psicodélico cielo.
- Uno de Oxford (UK) q acabó en Cambridge (USA), Austin, que se inventó la teoría de los actos de habla e impuso la racionalidad/practicidad del discurso legal-jurídico (sí, existe) a la reflexión sobre lo que se hace realmente con las palabras mientras la ralea gramática dice que debería estar pasando otra cosa (porque lo dicen la sagrada ley de la sintaxis y la semántica, revelada a su profeta en un monte con zarzas, desierto inhóspito).
- Un recopilador general, Levinson, y otro español, Gutiérrez Ordóñez, que haciendo los dos repaso de lo que dijeron otros, según afirman uno es brillante (el extranjero) y el otro sólo un amanuense que no aporta nada. Y yo todavía no tengo pruebas ni de una cosa ni de otra, y ya podemos discutir si Carl Sagan era un divulgador necesario, científico que hacía ciencia para todos, o un rolleras que "no aportó realmente nada".
Y todavía no he hecho más que ojear, habrá que leer a Grice que hizo reglas, pero no son tan vacías como otras definiciones de gente de lengua, que creo que si levantas la alfombra polvorienta de sus máximas, verás debajo lógica de verdad y razón y sentido común. Y esos dos (serían pareja? pareja de nerds, que siempre tiene bula papal para ser profusos y a ratos cargantes) Sperber & Wilson y su teoría de la relevancia. Y el trío de mujeres hispanas: Escandell Vidal, Graciela Reyes, y Bertucelli Papi (who's your daddy? inevitable chiste malo)...
En fin, que recién empiezo, pero el objetivo es saber. Aunque luego las conclusiones que saque no podrán ser utilizadas para las prácticas, porque como siempre ocurre en las lenguas, lo que se busca es que las respuestas coincidan a la letra con el catecismo ("eres comunicación?" "si, soy comunicación por la gracia de lo oral"... y ¡a tomar por con lo que escribieron los poetas, que esos no comunican ná de ná!... ¿acaso tienen una E1: delante del verso? no? pues eso)...
Respuestas, trabajos, argumentos fundados, dicen, que es otra forma de avisarte que no vayas de listillo ni pretendas reinventar la rueda, que doctores tiene la iglesia fundamentalista-estructuralista, y  el pensamiento distinto (ellos pueden inventar términos o teoría a miles por segundo, pero no el estudiante), lo nuevo, lo creativo, lo que no copia sino refuta, te lo guardas para esa mierda blog q tienes que no lee nadie, :   )
Ennnnn fin, seamos positivos: Viva la Pragmática!, la menos fea de esta fiesta de los horrores, vampiros y muertos vivientes de Polanski.
Ya os contaré lo que razone sobre esta materia, por si tenéis curiosidad (y aunque no, aquí quedará, :  ))