31 de enero de 2011

Dónde consigo un mundo?

Todo el mundo tiene un mundo. O eso piensa Fernando Poo. Todos menos él. Y él quiere. Se siente muy pobre, y muy desnudo, y desposeido, librado a sí mismo, que es tan poca cosa, una molécula de ser (ombligo). Así que se acerca a los demás y les pregunta: "¿me das tu mundo?". Ve sobre ellos, a su alrededor, detrás, arte, ciencia, conocimiento, historias y leyendas, paisajes, experiencias, un barco, política internacional, música, un balón de reglamento,... Ve, en definitiva, esas cosas que llamamos mundo. El mundo es necesario para vivir, un sitio para explorar y descubrir, un sitio para levantar una casa (o una familia, o una civilización entera). Fernando no cree que nadie vaya a dárselo, y lo pide con la misma desesperada esperanza con que pide el apestado limosna, porque necesita (más que nadie) pero no tiene derecho ni carisma para convencer. Con suerte, le dejarán mirar, convidado de piedra, hombre que lee el periódico ajeno por encima del hombro, piensa. O le invitarán, pero él se sentirá siempre en casa ajena, pegote que se pega a otros, en renuncio constante, impertinente. No tardará mucho en irse, antes de que le echen.

Me viene a la cabeza una imagen. Ibamos siempre después de clase a un parque cercano al cole un grupo de amigos. Allí nos sentábamos, adolescentes, a practicar procacidades, a bromear con insultos y humillaciones, a asombrarnos (pero fingiendo que ya estábamos de vuelta de todo), a hablar sobre lo que vendría a continuación en nuestras vidas (el mundo). A una manzana del parque, un Vips (y lo que es más importante, el baño de Vips). En un momento dije: "voy al baño, ¿quién viene?". Pero Tal estaba contando una anécdota fundamental para comprenderlo todo, y Cual no tenía ganas de moverse, y Eldemásallá quiere replicar a la anécdota fundamental con una "cosa que ha sabido, ciencia cierta"... Nadie quiere abandonar los dos bancos gemelos del parque, que son como el barco donde navegan todas las tardes por lo que no saben todavía, camino de las Indias.
Pero si nadie me acompaña, ¿puedo ir yo solo al baño? No, evidentemente, pensaba. ¡Qué ganas, sin embargo! Pero no, no cabe pensar en ir solo. ¡Qué ganas! No escucho la anécdota con la que ahora rien todos, ni me importa la réplica, porque estoy concentrado en mi vejiga....

Así que ni baño, ni mundo.... si no te atreves a ir solo, si no consigues olvidarte de todos y recordar que el mundo está para el que lo tome, para el que vaya a su encuentro.

Porque luego se levantará Zutano para ir al baño, sin preguntar a nadie. Y Mengano aprovechará para ir también. Y yo les envidio y les reprocho. Como si fuera culpa suya que yo sea tonto y no haga lo que quiero, sin apoyarme en nadie.

Alguien me dijo una vez: "cuántas cosas tienes en tu mundo!". Pensé que se estaba burlando.

30 de enero de 2011

Cuadernos de arqueología: Edades.

(Del programa "cuadernos de arqueología". Extractos)

Buenas tardes. Un día más nos encontramos sobre el terreno desvelando los misterios de una civilización desaparecida. Una civilización, cuya historia ha inspirado a nuestros artistas a través de los tiempos y de la que solamente ahora empezamos a saber algo más gracias a la ciencia de la arqueología y a los nuevos avances tecnológicos. Nos referimos, por supuesto, a los H., cuyos logros y realizaciones aún palpitan en forma de mitos y leyendas.
Aquí mismo, en este altiplano hoy azotado por los vientos inclementes y donde parecen aún resonar las voces perdidas de este pueblo, su número se contaba por millones...
[...]
Hoy resulta generalmente aceptada entre los estudiosos del tema la división en seis edades en la cronología de este pueblo
- la Primera Edad o Edad de la Indefinición
- la Edad de las Respuestas Prácticas
- la Edad del Gobierno (también llamada la Edad del Orden y la Construcción).
- la Edad Del Sentimiento Desaforado.
- la Edad de la Creación.
- la Edad de la Entropía y las Preguntas sin Respuesta, o Edad del Fin.

Primera Edad o Edad de la Indefinición. El mundo estaba poblado por infinidad de seres, bullía de vida vegetal, animal, ectoplasmática o espiritual. Miles y miles de especies luchaban por sobrevivir y conquistar el entorno y, entre ellas, confundida como una gota más en ese caldo primigenio, los H. No es posible establecer el momento exacto en que esa gota adquirió el color, la personalidad propia de la especie. Los primeros H. era una mezcla indeterminada de rasgos y características de muchas de las otras especies, producto aún inacabado que iba forjando su esencia tomando de aquellos que compartían su espacio elementos al azar, cadenas de péptidos, moléculas de causalidad, variables estadísticas sentimentales....
[...]
Edad de las Respuestas Prácticas, tras muchos intentos evolutivos, que incluyen pero no se limitan a dotarse de un cuerpo físico visible en varios segmentos del espectro radioeléctrico, los H. consiguen hacerse un hueco en la biodiversidad del mundo y prosperan, a costa de sus compañeros de viaje. Una época que cubre desde su descubrimiento de la fuerza intencionada al desarrollo de herramientas de movimiento y discusión. Los H. medran gracias a la acción violenta, que tiene como consecuencia colateral la destrucción de otras especies, la dominación de otras y la separación del resto (a las que luego intentarán recuperar, sin conseguirlo realmente, en eras posteriores).
[...]
En la Edad del Gobierno (renombrada por parte de la doctrina como la Edad del Orden y la Construcción), los H. ponen en funcionamiento su maquinaria intelectual, y cortan y sajan y corren y vuelan, y elevan sus principios y valores hasta el cielo. Diversos constructos mentales se suceden con rapidez y profusión, y hay una actividad constante de memes de gran valor artístico y ensoñador, de la que todavía existen restos en muchas ideas de nuestra propia cultura. Si bien ingenuas y torpes, sus edificaciones espirituales les permiten el grado de organización necesario para alcanzar el siguiente estadio. Los H. son limitados, pero ese mismo carácter les dota de un impulso jamás visto antes ni después, y en sus cantos de eterna repetición (sólo contaban con un sistema, después de todo, apenas un par de teorías y tan sólo tres ecuaciones cósmicas), logran llevar a quien ahora revisa su historia a un tiempo finito, como un mantra, de encantadora solidez
[...]
la Edad Del Sentimiento Desaforado. Todo parece indicar que fue entonces cuando los H. se volvieron sobre sí mismos, en una carrera vertiginosa sin salida. La tragedia, y también la belleza de esa lucha perdida de antemano, está perfectamente reflejada en la obra de nuestro colega K. llamada "Vortex Umbilical", de la que luego se venderían tantas copias [...] el Ombligo como centro y agujero negro que absorbe todas las radiaciones del ser y emite a cambio poderosas explosiones de rayos sentimentales y gamma. Los H. se desgarran entre ellos, caníbales de los otros y de sí mismos, buscando el regreso a tiempos de comunidad con el Universo, anhelando el estadio original de indefinición y al mismo tiempo negándolo. Víctimas de Amores y Odios sin límite ni freno, condensados en magmas de pasión, destrozan todo lo que se había creado hasta entonces, los H. se reducen a fuerzas emotivas sin control.
[...]
la Edad de la Creación. Resulta asombroso a la par que destacable, que en el ocaso de su civilización surjan las que tal vez sean los mayores exponentes de la civilización de los H. Su literatura de gritos y aullidos, sus obras de dolor y angustia, muestran en esta época tal vez sus mejores resultados.
[...]
Edad de la Entropía y las Preguntas sin Respuesta, o Edad del Fin. Poco a poco, pero inexorablemente, los H. se extinguen. Caen por doquiera en la trampa de la búsqueda del sentido de la existencia dejando en el proceso de tener para ellos sentido su existencia. Al haber renunciado a ser Almas, se consumen añorando ser lo que no son, y olvidan cuidar sus cuerpos y su presencia física (lo que sí son). Muchos no han sobrevivido a las Guerras Anímicas de la Edad del Sentimiento Desaforado y los individuos supervivientes (tal vez unos cuantos miles de millones) que alcanzan la Era de la Creación eligen en su gran mayoría el aislamiento y el suicidio de las preguntas sin respuesta. Sus huesos son comidos por el absurdo y la locura.
-------------
(El último de los humanos
sigue sin saber cómo, ni porqué,
preocupado por el cuándo y si él....
Colapsado sobre sí mismo, se detiene y cae)
by rafarrojas

Más allá de la vida

Admiro a Clint Eastwood. Un tío guapo de joven (aquella peli de reclutas de William Wellman o la otra de Paint your wagon de Joshua Logan, antes incluso de empezar con los spagueti western). Un hombre tipo hombre, como Sean Connery o Harrison Ford. Un compositor (Los Puentes de Madison), un director (Mystic River, Sin perdón, Firefox) con un toque particular. Un actor como él, con personalidad.

Vale, ahora está esta nueva obra, que sí, tiene su huella, ese punto de soledad de los protagonistas, de gente que no se siente como los demás (el hermano que quiere hacer negocio, el novio productor, los padres de acogida)dicen que deberían sentirse, como se supone que tienen que sentirse... Individuos solos somos todos. Son historias melancólicas, sino directamente tristes, de dolores y pérdidas.

Fin.

Es una película que se queda en el limbo, en una niebla de lo que podría ser pero no se define, en la indeterminación y la falta de... vida. Es Estrenos TV pero hecho por un director de lujo.
Si vas a hablar de lo que no sabes (y nadie sabe lo que hay más allá de la muerte), tírate al río, líate la manta a la cabeza y ofrece algo más que una luz blanca y la presencia difusa de otros que murieron antes. "He leido su libro y es impresionante". Pues no, no es impresionante. Mucho más impresionante es la sensación de aislamiento, de quedarse sin propósito... Más allá de la vida es demasiado realista, sin serlo. Avisa de la necesidad de saber, de tener seguridad, pero no la satisface. Es correcta... y se queda corta. Puede hacerte llorar, pero las lágrimas no dejan surco ni limpian el alma. Si vas a verla no esperéis nada. Porque tiene poco y no es lo que se puede esperar. O sí.


Sobre el tema, recuerdo un libro de Connie Willis, una señora mayor metida a escritora de ciencia-ficción que sabe lo que hace (tiene verdaderas joyas, de mis libros favoritos de los últimos años, como "Remake" para amantes del cine o "Por no mencionar al perro" comedia al estilo de Jerome K. Jerome, u "Oveja Mansa", fantástico libro sobre modas): "Tránsito", en el que las experiencias cercanas a la muerte se interpretan como el hundimiento del Titanic... Libro largo, pesado o duro según quién lo lea, pero que logra transmitir una perfecta desolación y ruina.

Tenéis idea de qué puede haber después? Será nada (el verdadero fin) o algo? Y será posible alguna relación entre esto y lo siguiente? Los muertos se han ido para siempre? Los perdemos? Son como Dios que puede que exista pero no está presente ni tiene nada que ver con nosotros?

haz un examen

examinan a potenciales padres para ver si reunen los requisitos adecuados para tan noble función...
que examinen a todo el mundo para ver si reunen los requisitos para vivir y ser felices. ¿Es cierto que cualquiera puede ser feliz? ¿Y si no es así?

25 de enero de 2011

Packaging. Etiquetas.

"- Mamá, mira: ese señor está desnudo!
- Niño, no mires -contesta la madre entre dientes, y en voz aún más baja, con urgencia e irritación: - ¡Y deja ya de señalarle con el dedo!"

Bueno, el otro día contaba siete secretos en una entrada, y todos los que comentasteis coincidisteis en señalar como destacable mi falta de pudor o recato al mostrar las partes pudendas. Aunque podía haber sido peor...

"- Mamá, mira: ese señor ha hecho caca y ahora lleva su caca en la mano.
- Niño, no mires -contesta la madre entre dientes, y en voz aún más baja, con urgencia e irritación: - ¡Y deja ya de señalarle con el dedo!"
(Las madres tienden a repetirse, como todo hijo descubre con el tiempo... Insistir en pocos mensajes y no pretender abarcarlo todo en un discurso es la base de una buena comunicación corporativa. También de la educación, ...y no lo digo yo, sino Unamuno, que era un señor catedrático: "pedagogía es repetición")

O un mix:
"- Mamá, mira: ese señor está desnudo, ha hecho caca y se ha embadurnado con ella todo el cuerpo.
- Niño,... " (y ya sabéis que sigue. Probablemente lo mismo que diría si su hijo le informara de que acababa de ver al primero de un comando invasor alienígena. Mundo conquistado o no, mensaje de madre no hay más que uno. Bueno, dos: "y métete la camisa").


Las miserias nos etiquetan tanto o más que las virtudes.

Tal vez porque se ven más.
Estamos programados genéticamente para verlas incluso cuando adoptan la forma de pequeña paja en el ojo ajeno... ¡y mira que debe ser molesto llevar una paja en el ojo! (Las vigas, por el contrario, son materiales de construcción. Que por eso el lobo se pudo comer al cerdito que construyó la casa con paja... que si la hubiera hecho de vigas de acero forjado, la historia sería distinta... más corta, o más larga si incluía los sucesivos soplidos que podía dar el lobo hasta derribar una casa semejante. "FFF!... no... FFF!... no... FFF!... no... FFF!... no..." etc)

O es que las miserias son más numerosas, como ocurre con los verdaderos bodrios, que siempre hay más fuentes y suministradores en emule para ellos que para las grandes obras de arte (haced la prueba: Viajes de Gulliver vs Viajes de Sullivan).

Y la gente necesita reconocernos, identificarnos, casi tanto como necesitamos hacerlo nosotros mismos. Y por eso lo primero que hacemos por la mañana es mirarnos en el espejo. Quiero ver mi cara, a pesar de saber que no habrá mejorado mágicamente por la noche (imagínate que fuera otra! qué su'to!). Necesito ver sus vigas, el conocido andamiaje, para saber que soy yo.








Las miserias nos dan su nombre, nos sirven de etiqueta. What's in a name, decía Julieta. Y Romeo, su Romeo, podía haber contestado: "pues todo, ssshata, porque si no fuera porque sé tu nombre a ver cómo te llamaba para que salieras al balcón..." Me da que si me hubiera puesto a gritar '¡la maciza, que salga la maciza!' no habría tenido gran éxito....

Sin ella seríamos como coca-cola sin el papelito de color aluminio. Compras un pack-ahorro de botellas de dos litros que tiene un asa de plastiquillo pegado con celo. Cuando quitas el celo y la banda de la promoción, te sueles llevar la etiqueta de siempre con ella.



















Y, qué lastima, entonces! ¡Pobre, qué desnuica está! Ni parece coca, siquiera. Podría ser cualquier cosa. Incluso Pepsi (dios no lo quiera!)


P.D. Pilar me dió un premio, al darme la oportunidad de revelar mi yo más profundo. Que no era, como creía ella, con todo su buen corazón, el de blog guay. Era la oportunidad de ser, (y mostrar mi caquita).
"Mamá. Es el tío Rafa!"
"RAFA!... De verdad, Rafa, que qué diría mamá si te viera cómo vas!"
"¿Que me metiera la camisa?"

23 de enero de 2011

Citas o retales... creaciones en puzzle

De ayer. En un comentario al blog de India Ning, incluí una frase de la que luego se rió mi mujer, así que la rescato para esto, porque no tiro nada (ni las notas de primaria con sus comentarios eternos de "debe trabajar más"). Preguntaba India Ning en qué situación matarías a alguien. Yo contesté a quién: "me mataría a mí mismo, y sería el crimen perfecto, porque no me pillarían".
: )
Lo sé, es una chorrada muy grande, pero... (ella se rió...es mi excusa)
No sé en qué película ví que fabricaban colchas inmensas con retales pequeños. ¿Se podrá hacer lo mismo con novelas?
A veces pienso que tengo muchas piezas sueltas de un puzzle grande, y que sólo es cuestión de recolectarlas pacientemente, y algún día saldrá el puñetero globo aerostático de colores que siempre sale en los puzzles, y tendré mi magna obra, colcha.
A veces que la luz de los escritores es de neón, blanca y descarnada como de hospital, y muestra cadáveres para su inspección forense. Otras que es amarilla como de fuego de chimenea y arroja cálidas verdades fluyendo entre sombras de la noche, como íntimas confidencias. Otra es una Phillips de 40 watios que alumbra suficientemente, pero poco, y apenas te separas dos pasos del libro-flexo ya no ves nada de lo que te revelaba.
Yo tengo luz estroboscópica o bombilla a punto de fallar que parpadea, que ilumina un detalle suelto, sin sentido, que ¡para qué me servirá, digo yo, saber de pronto que en un planeta lejano la especie de los Gul-l-d comienza su día con un aseo personal consistente en pelarse como una cebolla, que durante la noche se les endurece su capa externa y les convierte en seres duros lo que les protege del ataque de los insectos, pero les impide relacionarse con sus semejantes porque cubre igualmente su fragancia dulzona, que es su equivalente a palabras y discursos...
Pa ná.

Y aquí otro ejemplo de un retal bobo, que en mis crímenes son más los cabos sueltos que los tejidos, y hasta no puedo afirmar a ciencia cierta que haya conseguido asesinar a quien pretendía o si lo pretendía en absoluto...

Y leyendo hace tiempo a Teodoro, comparaba su mente con una pantalla blanca de cine que a ratos no proyecta nada y que entonces sufría pensando en que no iba a poder contar ni crear (puedo constatar que eso no le debe ocurrir a menudo, que he visto ya muchas películas de la Twentieth Century Theodoro y son todas entretenidas y merecen el precio de la entrada). Y yo pensé también en algún momento sobre blanco en blanco, y la Nada. Y esto hice que no está, como no podía ser de otra forma, terminado.

UN DIOS
La necesidad de crear se hace imperiosa después de mirar el vacío durante un tiempo. Nada existirá hasta que no se ponga en ello. Y cuando uno está rodeado por nada, acaba por sentirse como nada, a pesar de saber que uno es.
Luego empieza la duda, ¿qué será? ¿qué podría hacer? ¡Podría hacer tantas cosas!: todo, el Universo entero. Saber que puede lo convierte si cabe en más difícil, porque entonces hay que elegir. Y tienes una responsabilidad con lo que creas, porque eres tú el que se crea, al crear, tú el que te defines a través de tus obras.
En su mente hay cabida para todo que coexiste en su interior como realidades cuánticas. Ahora se trata de hablar y el verbo se hará carne.
Pinta primero el fondo negro aunque sólo sea para tapar el blanco del vacío. El espacio es la primera capa de pintura sobre la que colocará las cosas, un preparado. Luego sigue con las estrellas, los planetas, los cometas, las nubes… Ha fabricado tantos que lo hace todo rápido, con impaciencia. El Universo está lleno de misterios que son descuidos del que lo crea, temas irresolutos sobre los que ya ni promete volver cuando tenga tiempo. Quizá alguien lo vea, cuando haya alguien, aunque no cree que lleguen tan lejos, y buscará explicaciones sin descanso a esas incoherencias, esos agujeros en la fábrica del tiempo y del espacio.
Acaba de hacerlo todo y sigue sintiendo que todavía no ha hecho nada. No deja de ser un abstracto sin corazón, sin su corazón. Él tiene sentimientos, es sentimientos, o la necesidad de sentimientos. La ciencia, la lógica, las matemáticas son armazones, piezas de construcción, perfectas para su función, pero no le llenan, no dejan de ser respuestas automáticas. Necesita poesía, sorpresa, romanticismo. Pero la libertad de pensamiento requerida para conseguirla es como un pez escurridizo. Es demasiado consciente de sí mismo, de la necesidad, de la duda, de la responsabilidad…
-------------
Y esta tarde, cuando vuelva de una barbacoa a la que me han invitado (¡planazo!) contestaré a todos, que me acompañáis por esta travesía del desierto. Sin agua y sin comida, pido últi para servir de cena.

22 de enero de 2011

Alucina, vecina... Cosas más raras veredes, pero no sé, no sé. O de lo incomprensible.

Vale, esto lo tengo que compartir.
Me llega un correo al mail con el siguiente texto:

Hola: quiero informarte de un proyecto importante y para el que te pido tu colaboración, tanto informativa como participativa: RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL: REMES (Primer y único Directorio mundial de escritores en español).
Lo puedes ver en http://www.redescritoresespa.com/ y conocer su filosofía, y sus objetivos de lucha contra el anonimato y el plagio.
Si deseas aparecer en el Directorio de Escritores en Español (como lo han hecho ya más de 4.100 autores) mándanos tu ficha cumplimentada, y por favor siguiendo LAS INSTRUCCIONES DE LA FICHA ADJUNTA.

Es gratuito.

Espero, en cualquier caso, que puedas difundir la idea.
Gracias por el tiempo de leerme. Saludos.
Luis E. Prieto
Co- responsable general REMES
Director de Palabras Diversas
Presidente para España de la Unión Hispanoamericana de Escritores
RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL: REMES

[Y luego incluye una ficha donde se supone que tengo que adjuntar datos personales y sobre mi trabajo. (FOTOGRAFÍA, Apellidos y Nombre, Seudónimo, Año, ciudad y país de nacimiento. Ciudad y país de residencia. Profesión......) Y después incluye toda una serie de páginas web entre las que está una de consultas ginecológicas on-line (que digo yo que tendrá que ver por eso de que las ideas se paren con esfuerzo. "Doctor, que mi novela da patadas").]

Contesto lo siguiente:

de momento no me voy a sumar.
no os conozco, y de hecho me pregunto cómo habéis dado conmigo, porque soy un absoluto desconocido. Además, pobre, con lo que si aspiráis a conseguir dinero a través de mí, revisar vuestra prospección de mercado.
Estaré encantado de que me cuentes vuestra historia.
Atentamente,
rafarrojas

Poco tiempo después me llega esto:

Realmente tu respuesta es ofensiva y bastante subnormal.
Creo que estoy suficientemente identificado -con una mínima molestia-, que 4.100 autores en la web (imagino que todos estúpidos) avalan suficientemente una LABOR DESINTERESADA Y ALTRUISTA.
Realmente, no tengo más remedio que decirte, eres un cretino.
Saludos.
Luis E. Prieto
Director de Palabras Diversas
Co-responsable general de REMES
Presidente para España de la Unión Hispanoamericana de Escritores
(Si hubiera puesto Señor de la Alianza Kortiak o Supremo Líder del Escuadron Gamma me habría impresionado lo mismo)

Y sí, no me he podido callar y he respondido a esto último, entre alucinado, asustado y divertido, todo a la vez, como me ocurre cada vez que veo a alguien perder los papeles en plan loco:
Respuesta mía:
Hola, aquí el presunto cretino.
No he pretendido ofenderte: para eso tendría que conocerte. Ahora te conozco algo más, por tu respuesta, y no, no estoy interesado, ni ahora ni luego.
Sigo sin saber cómo te has puesto en contacto conmigo. Habría estado bien que empezaras por ahí. Dices que estas suficientemente identificado. Me temo que no. También eso habría estado bien que lo incluyeras en tu mail de contacto y no remitir sin más a páginas web que puede hacer cualquiera.
No todos los días me llama subnormal un completo desconocido. Yo tampoco suelo llamárselo a completos desconocidos. Ni siquiera a los que se lo merecen por demostrar tan poca educación.
Atentamente,
rafarrojas
P.D. - Puedes borrarme de tu directorio y vetar mi nombre con mis bendiciones.
-----------------

Cada día me sorprende más la gente.

Pilar y los siete secretos



Esta es mi amiga desconocida (q no invisible) Pilar. Me ha pedido siete secretos y lo voy a hacer porque:

1. soy un tío que siente que está en deuda con sus amigos por serlo y, por eso, si me piden algo, lo hago. Me encanta, además, ser útil, que me necesiten, y que me quieran por ser útil y necesario.

2. Me gustaría ser un héroe, pero no doy la talla moral (y ya no hablamos de la física). Fantaseo muchas veces cómo sería si tuviera poder (que no tengo) y tendría un punto de justiciero vengador que estaría entre el Dios del Viejo Testamento, Hermes (poco fiable pero con sentido del humor) y Loki (curioso hasta ser perverso). Un héroe manchado.

3. Lo mejor (tal vez lo único) que he hecho en mi vida es ligarme a mi mujer (la pobre). Por esa razón y en ese sentido, soy un buen marido: la quiero y se lo demuestro. Fin de lo que le aporto. Como padre soy mediocre tirando a malo. Le doy demasiada importancia a la eficacia y al control (sargento de hierro) como para percibir sutilezas y alentar libertad y sentimientos.

4. Sólo soy realmente bueno como consecuencia de sentir pena o compasión por alguien. Los débiles sacan lo mejor de mí. Pero me cuesta ver a los demás como débiles, porque siempre he pensado que si hay una guerra entre sexos o clases (por citar dos de las que soy muy consciente) yo perderé fijo (ya he perdido muchas veces, intentando ligar, o en mi entorno). Así que si alguien llora (o "llora") en mi presencia, me convierto en lo que me gustaría ser. Y no por convertirme en salvador o ser útil y necesario (lo q dije antes), sino por verdadero deseo de protección del débil. (Ejemplo: el sargento de hierro se transforma en buen padre cuando mis hijos están tristes... sólo entonces. Y entonces soy capaz de hacer cualquier cosa para que se sientan bien).

5. Todavía no he conseguido superar mis complejos: que son de superioridad e inferioridad a la vez, y que me llevan del orgullo estúpido a la incapacitante humillación continuamente. Soy un tío fácil de reducir a escombros. Pero antes incorporo y asumo las críticas que los halagos (que no sé donde meterlos ni que hacer con ellos... salvo para querer a quien los hace si además creo que es buena gente).

6. Pienso en la muerte (y sus parientes, la entropía y el fracaso) casi tanto como en el sexo (sobre todo en el que no tengo, jajajaj), aunque la primera duele y es profunda y constante, corriente soterrada. Y ya sabéis que soy verde y salidorro y pajillero, de la misma forma que tengo un juicio crítico muy acusado (tanto para lo ajeno como para lo propio).

7. Avanzo más con ejemplos negativos que positivos. Ver lo que no quiero ser más que ver lo que me gustaría ser. Pero no lo veo con toda la frecuencia que desearía, ni lo tengo tan presente como para que sirva. Mis reacciones son una mierda y sólo por el deseo de quererme y respetarme consigo superar miedos y cutreríos (más o menos).

En general, no me caigo demasiado bien. Pero lucho por cambiarme (y suelo perder).

Me gustaría oirles los siete secretos que contarían los capitanes (que nunca participan en memes de este tipo), a Toro, a Pecosa, a Dama Delirio, a Ana, a Blogboreta, a Teodoro, a Maullido de Gato y a Ripser (este chaval tiene talento, siempre lo digo). En realidad, me gustaría ver a todo el mundo por dentro, como quien va de tiendas.

21 de enero de 2011

Una poesía by rafarrojas.... (de las que me gustan pero no valen nada)

(Edito y corto la autoconmiseración)
Al que la lea ojalá le guste como me gusta a mí, a pesar de su escaso-nulo valor literario o comercial:

AL HOGAR

Nuestro amor es
dos kilos de tomates, una bolsa de patatas,
abrillantador, sal, lavavajillas,
un recambio del acondicionador del coche...
nuestro amor, que se midiera
en años luz entre las estrellas,
en leguas marinas de océanos,
millas infinitas de sueños,
se colapsa,
agujero negro de afecto,
en cuatro paredes.
...
Solamente parece pequeño,
pero su fuerza contiene el Universo.


de rafarrojas

19 de enero de 2011

Sobre la realidad (y las infinitas posibilidades de la ficción)... O no.

Tengo la costumbre de intentar adivinar lo que va a pasar en las películas (y en las series de tv y en los libros). Como si fuera una historia de detectives, pero con cualquier género. Lo hacían en mi casa (en la casa de mis padres), en una especie de turno de ingenios: "ella vuelve", "tal es el padre", "¿cuánto va a que le está esperando?"... Lo sigo haciendo yo (en mi propia casa), desde entonces, cuando estamos todos tirados en el sofá (el "cerdo macho" ocupando un sofá y el resto de los habitantes de la casa, mujer, dos niños, un gato y -hasta que lo cambiamos, también el perro- en el otro, unos al lado o encima del otro, dándose calorcito y cariño).

No sé si será por la necesidad compulsiva de sentirme listo y epatar al personal o por ejercitar la imaginación. Pero es ya un mecanismo automático e inmediato. Cuando estoy solo también me pasa y entonces me lo digo a mí mismo, en voz alta, como los locos.

Mi hija se cabrea muchísimo por ello. Y es que además tengo un índice alto de aciertos. Me echa unas broncas de aúpa, porque le arruino la película. Yo, en mi descargo, digo "pero si no la he visto!". Porque a mí también me jode que me cuenten la película los que la han visto antes. Pero me parece que tiene bula papal hacerlo cuando "estás adivinando nada más".

Es una respuesta lógica y humana. Es como si te dicen "dos más dos es igual aaaaaa...." y salta el listo de la primera fila: "cuatro!". Sin embargo, lo que suena a presciencia, a inteligencia superior, a capacidad intuitiva de primera, no lo es. Creo que funciona igual que los pitonisos, quirománticos, echadores de cartas, que se ceban de la credulidad (o la estupidez) de tanta gente en la realidad (deberían perseguirlos a todos ellos). Yo no invento realmente. Sólo uso la memoria. Porque, seamos realistas, hay pocas historias que nos sorprendan, pocas que sean realmente originales. Y más entre las películas-basura, comerciales, las que veo habitualmente. Y he visto tantas! Es como si vas a una hamburguesería y dices "me apuesto algo a que la hamburguesa tiene lechuga, tomate, cebolla..." Cuando digo "va a pasar" en realidad quiero decir "ya ha pasado".

Y luego están las repeticiones que vienen con el género. Hay un número limitado de posibilidades y una vez que has encasillado a la película, lo demás es casi rutinario, fórmula conocida y vista.

Quería hablaros de uno de esos subgéneros, el de las películas de intercambio de cuerpos (mágico y temporal). La primera que ví era Viceversa, 1988, con Jugde Reinhold y Fred Savage, allá por los ochenta: un padre cambia de cuerpo con su hijo. Le siguió Parón al Cielo (18 Again), 1988, George Burns, Charlie Slatter: un abuelo en coma cambia su espíritu con el de su nieto. Este cuerpo no es el mío, 2002, Rob Schneider, Rachel McAdams: un tirado cambia cuerpo con una animadora. Freaky Friday, Ponte en mi lugar, 2003, Jamie Lee Curtis y Lindsay Lohan: madre que ocupa la vida de su hija quinceañera. Y el sábado pasado ví It's a boy girl thing, 2006, Samaire Armstrong, Kevin Zegers: dos vecinos que no se soportan, quarterback desastrado vs empollona atildada y repipi.



La misma historia contada una y otra vez.... y siempre me gusta. Soy así de simple.

Vemos las películas para ver la vida desde otra perspectiva y estas son películas que reexaminan las vidas de sus protagonistas cambiando sus circunstancias.

Luego habría otro ejemplo de ¿y si mi vida no fuera mi vida?, ¿y si la elección que hice hubiera sido otra? dar marcha atrás al reloj, tipo Qué bello es vivir (no has nacido, Frank Capra supremo), Mr Destiny (anotaste aquel tanto en el partido en vez de fallarlo... Rene Russo vestida de pastorcilla), Dos vidas en un instante (Gwyneth Paltrow despedida), Family Man (Tea Leoni y Nicholas Cage casados -y sin blanca- o no), Mr Nobody (Las Vidas Posibles de, Jared Leto con tres mujeres sin acusación de poligamia)...

O la especialísima (una maravilla, de mis pelis favoritas) Groundhog's Day, donde el mismo hombre repite el mismo día y lo que cambia es cómo se enfrenta a él.

Y las de volver a nacer, siendo el mismo pero no siéndolo, El Cielo Puede Esperar, Escrito en el Cielo, El Cielo se Equivocó... (¡cielos, cuántas!).

Y las de pérdida de memoria, que es ser pero sin ser (fantástica la de Jim Carey de The Majestic o la de Olvídate de mí), o las de reemplazar al muerto porque uno se parece (Sommersby), o las de asumir las vidas de otro como propias suplantándolo (Cuando Despierte), y las de chica que se hace pasar por chico y que acaba en beso con el otro chico, el que era su amigo, y ¿Victor y Victoria? y...

¿Veis el nexo? ¿Véis cuántas?

Tienen varias moralejas, a cual más edificante: "el otro es buena gente", sería una, salvando las distancias que nos separan, sobre la diferencia de edad y el sexo. Y otra es "lo tuyo no es tan malo, tus problemas no son irresolubles, no te quejes tanto, la envidia es mala, no desees no sea que se cumpla" etc...

Ahora mismo estoy leyendo un libro de Juan José Millás: "Tonto, muerto, bastardo e invisible" (no lo he terminado). El argumento inicial habla de un hombre en plena crisis al que ponerse un bigote falso dota de una visión completamente distinta (cósmica) de la vida. Porque cuando se pone el bigote es otro.

¿Nunca habéis escuchado a un amigo relataros sus penas y mientras lo hace véis fácilmente la solución "si haces esto y esto otro, pasará esto y esto otro y cambiará todo"? Si sois discretos (en el sentido moderno y en el antiguo, sinónimo de inteligencia) tal vez os abstengáis de dar consejo o de pretender que sabéis más. Los problemas del otro siempre tienen más solución que los propios,... o eso parece. Porque la acción que cambia nace de la reflexión y el que está metido en el lío no tiene tiempo para lujos tales como reflexionar, o porque le falta perspectiva, o porque cada uno tiene los problemas que se derivan de su propia personalidad: y el cabezota acabará por estrellarse con un muro, como viento imparable que choca con montaña inamovible. Porque todas las virtudes tienen su contrapartida, y eres especial y a la vez raro y no homologado. Y extrovertido y excesivamente charlatán. Y listo y listillo. Etc.

Y luego está el tema de la realidad, que es una, y la irrealidad, que son tantas como universos paralelos (para-lelos). (nota: en otro universo soy un tipo delgado y un escritor de éxito, jajajaa). "Infinitos mundos en infinita variedad". Un solo movimiento y cambia todo: prueba a comer en un restaurante y tocarle el culo a una señora cualquiera de la mesa de al lado en vez de seguir en tu asiento como un buen chico (como un tío normal).

La realidad es común a todos, todos vemos lo mismo, pero la irrealidad es particular de cada uno. Por eso los locos son seres aislados, que viven sus chaladuras en la soledad más extrema (la del cráneo). Como yo.

[el moto de mi blog: "Todo lo que no tiene lugar (salvo en mi cabeza, y espero que con esto también en las vuestras)"]

17 de enero de 2011

Una receta potente para hacer en diez minutos, by rafarrojas


Ingredientes (los suelo comprar en Mercadona):

aceite, guindillas de cayena, una cabeza de ajo, una bandeja de carne picada (cerdo y ternera) de 750 o 1 kg, un par de botes de cristal de garbanzos (que ya están blanditos, como precocinados), un par de bandejas de champiñones, sal, orégano, sidra (o cocacola).
Preparación:

En una sarten alta pones el aceite (chorro generoso), las guindillas (yo pongo cuatro de esas que vienen en un bote de especias enteras) y los ajos troceados (todos los dientes de una cabeza). Abres las bandejas de champiñones y los dejas caer para que se vayan haciendo. Abres la carne picada y la dejas caer (descongelada, para que se cumpla lo de los diez minutos, pero la he puesto también en bloque macizo y se va descongelando sobre la marcha, jajajaj). Dejas pasar un rato para que se fría un tanto. Abres los garbanzos y los dejas caer al bulto. Le pones sal según tu costumbre, orégano (si te gusta el olor). Remueves y remueves. Y el último toque, que se lo das como un par de minutos después de meter los garbanzos: una chorro de sidra (El Gaitero, por ejemplo, que está en botellitas de 220 cc) o un chorro de coca-cola (se mezclará con el jugo de todo lo anterior y dará salsa para mojar luego).
Resultado:

Sale un plato potente, de los que te dejan ahíto, y que tiene alimento de sobra para subir el Everest (a veces, eso sí, con ayuda de propulsión, efecto secundario del plato... dicen que el clavo evita eso, pero yo odio el sabor y el olor a perfume que deja). Da para cinco personas y si comen poco, también para cena de alguno más, : ). No tienes que estar cortando como un poseso, salvo el ajo. Tiene un punto caótico y rápido que me encanta. Y al menos en mi casa es comida de las favoritas. Y no creo que salga muy caro: menos de 20 euros todo, así a ojillo.

Esta entrada está dedicada a Pilar, amante de la cocina de la Abuela. Yo espero llegar a serlo (abuelo) algún día (por viejo y, si mis hijos quieren, por el sistema común).

15 de enero de 2011

Arcadi Espada, SGAE de triste fama, Ley Sinde (que Dios la tenga en el infierno... a la ley, no a esa sra a la que no conozco), populismo y robo

El otro día pillé un rato a Arcadi Espada en el Ojo Crítico hablando de su nuevo puesto al frente de Ibercrea, entidad que agrupa a cuatro asociaciones (entre ellas, la malhadada Sgae).
El antiguo promotor de Ciudadanos dijo varias cosas curiosas: 1. que la ley Sinde se quedaba corta. 2. Que en la web hay mucho parásito que se alimenta de robar lo que otros crean. 3. Que Teodoro Bautista es, el pobre, un bendito, víctima de furias y de masas populistas-populares que van aborregados a ejercer la ley de Lynch azuzados por la estupidez.
Le concedo que no habla mal y escribe también bien (http://www.arcadiespada.es/). Y que argumenta, lo que siempre es interesante, y propio de gente inteligente (aunque la inteligencia, desgraciadamente, no está reñida con la maldad, y muchas veces defiende la injusticia). (http://www.ibercrea.org).
Pero me ha caido mal. Será que soy populista (aunque no lo sabía) y que defiendo el servicio que me hacen los parásitos. O que yo mismo soy parásito.
Porque pago la tele de cable, pero luego me bajo por Internet las series que podría ver tragándome anuncios en esa tele que pago, pero en versión original con subtítulos (como a mí me gusta y podría ser, pero no es).
Porque voy todas las semanas al cine, pero luego me bajo por Internet las mejores de ésas que veo y otras que no ponen en la ciudad de provincias donde vivo ahora.
Porque voy a conciertos, pero no estoy dispuesto a gastarme ni un duro más en la música a la que fija un precio absolutamente desmedido una industria especializada, no en la música, sino en el marketing.
Porque contra el vicio de pedir excesivamente, la virtud de descargar de seriesyonkis, seriespepito, emule, ares, bittorrent, azareus, napster, tumejortv.com, cinetube.es, filmixt.com, serieonline.es, spotify, etc....
Porque no triunfan los que se lo merecen, sino los que decide "La Industria", monopolios en movimiento, grandes empresarios de la globalización y la homogenización. Quieren borregos y encima que les den lana.
Porque no tengo dinero, y no creo que no tenerlo me deba privar de disfrutar de cultura. Porque según los que piensan como este hombre, uno sólo tiene derecho a la cultura y a las creaciones ajenas que le permita su presupuesto, cualquiera que sea el precio que otros hayan decidido ponerle y que mantienen no sólo al artista, sino a los cienmil parásitos... de la industria (intermediarios, agentes, productoras, comercializadoras, sociedades gestoras de derechos, etc....). Los pobres que no lean, no escuchen música, no vean cine. O no tanto como quisieran. O no tanto como los que se pueden comprar el disco y el libro, pagar la entrada.
Porque la regulación esconde el deseo de control de unos pocos a muchos miles (y sí, en esto soy populista, y para variar voy con la mayoría).
Mi amigo Luis dice que siendo rigurosos yo robo cada vez que oigo algo si no lo pago.
Y yo que aspiro a comer algún día con mi trabajo escribiendo, debería entenderlo.
Aunque el escritor se lleva un 8% de cada libro. Y el 92% se va en montar la industria, hacer la apuesta (cuyo riesgo desaparece cuando es autor conocido), pagar la publicidad y la publicación.
Y no sé cómo será en las otras artes.
El derecho de autor debería estar sólo limitado por reglas para evitar el plagio por un lado (que es autor sólo el autor, y debemos reconocerle el trabajo, la imaginación y el talento) y el enriquecimiento en la venta de copias tipo top manta por otra (porque sustituyen una forma de explotación de público cautivo por otra, más leve, pero aún con menos motivo).
Siempre habrá un señor, ahora se puede llamar Arcadi Espada, que irá mucho más allá de esas dos limitaciones y que pretenda el equivalente en guerra de contención a lo que hacen los israelitas ocupando territorios que no son los amenazados propios.
Canon. Y fijar cánones. Y a matar mosquitos como yo a canonazos. Pagar más de una vez.
La ministra Sinde es socialista.... De momento los socialistas no me han sacado de pobre cieneurista, y, eso sí, emplean todas sus neuronas ( ....... ) en conseguir hacerme aun más pobre: con menos cosas de las que disfrutar o haciendo más caras aquéllas que ya tengo.
El mundo camina hacia la destrucción de todas las formas de libertad individual, e Internet se les resiste a nuestros dirigentes (que no sólo son gobiernos, sino también lobbies y megaempresas a partes iguales). Porque no se atreven a más, por si "el populacho" decide rebelarse y pierden lo que ya nos han quitado y quieren seguir quitándonos.
"El que roba a un ladrón...." (la sgae y sus leoninos pactos y ansias)
Cada vez que paguemos por un disco, pagamos el sueldo de gente como Arcadi Espada que... ¿qué crea él? ¿regulaciones y tasas?

12 de enero de 2011

"Nos vamos quedando solos"... como decíamos ayer. De 63 a 62, o sobre los blogs.

Esta mañana me he despertado para descubrir que tengo un seguidor menos. No sé si levantar los cojines del sofá del salón a ver si está allí. Se encuentra de todo debajo de ellos (ya lo decía sabiamente José Mota). Con suerte el suelto necesario para completar los mil millones que cuesta una cajetilla de tabaco. A veces, un mapa del tesoro, pero dibujado por mi hijo (eso le resta credibilidad porque nunca he visto a mi hijo vestido de pirata que acumula doblones en una isla con palmeras... de John Travolta en Grease, sí, para una representación de esas coñazo con que nos martirizan los colegios a fin de curso).

De 63 a 62.

Esto de los blogs es una cosa curiosa. Es como un maelstrom, un vórtice que te traga, el remolino entre Escila y Caribdis.... No hay horas en el mundo suficientes para leer todas las cosas que pone todo el mundo y, sobre todo, no hay horas en el mundo para contestar algo en forma de comentario. Creo que si existieran los fantasmas, pasarían sin duda una primera fase donde disfrutarían oyendo las conversaciones ajenas, cualquier conversación. Pero luego acabarían por aburrirse de no poder intervenir en ellas, de decir "pues sí" o "pues no", y "¡qué tontería!". Y a lo mejor terminarían por disolverse, de puro aburrimiento, como oficinistas sin tarea. Los fantasmas, según Berkeley (por darle a la tontería un barniz intelectual), no deben existir porque no son percibidos. Y jode eso de no existir. Algunos hasta necesitaríamos existir no para dos o tres docenas, sino para todo el mundo, como escritores, para poder superar el síndrome de fantasma.



...Ah, mi ordenador me ha dejado con la palabra en la boca, y las palabras y las ideas se evaporan como agua para la cocción que se te olvida sobre el fuego. Intentaré seguir, sin embargo: la blogosfera es un sí es no es, como limbo de fantasmas indecisos. Allí se dan cita los que tienen cosas que decir, y los que no pero igualmente quieren hablar, como el que coge el micro en la entrevista callejera para decir "yo lo mismo que mi compañero"-

Y digo que es algo intermedio, difuso e inaprensible, porque en teoría es lugar de encuentro social, pero todavía no he salido con nadie que haya conocido en este blog, ni he recibido ningún beso o abrazo con sustancia (de esos que alimentan a la vez el cuerpo y el espíritu fantasmagórico). Y es literatura, pero sin tener el reconocimiento de una publicación pagada, y sin cumplir tampoco mínimos de calidad. Yo mismo podría escribir ahora una conferencia sobre cualquier cosa y ahí quedaría, como si fuera algo. Algunos lo hacen. Tal vez se podría decir también que es periodismo, pero como el que practicaban Defoe y Swift, que se trataba de comentar más que de informar, y de poner verde a tal y cual o reirse de éste y de aquél.

Cuando estaba en la carrera no existía Internet, o no para la gente corriente como yo, ... aunque me pregunto si en Arpanet habría militronchos cambiando confidencias, consejos y chaladuras, aparte o por encima de los códigos de lanzamiento de los misiles nucleares, misiles con los que me puedo sentir identificado porque lo suyo se queda en promesa que no va a ninguna parte... afortunadamente para todo el mundo menos para los misiles, que quieren existir, ser percibidos, cumplir una función que es la mejor forma de ser percibidos, y no lo hacen en los silos donde crían telarañas. Cuando estaba en la carrera pensé en un cuento que trataba sobre cómo un chico escribía un diario y lo dejaba en un banco del parque para que lo leyeran los desconocidos. Y una chica (siempre la chica) encontraba esas hojas sueltas y se acostumbraba primero a leerlas y luego fue dejando comentarios y finalmente se sumo al lío y dejo hojas de su puño y letra complementando el diario íntimo-público del otro. Había nacido el bi-diario...

¿Quién se ha bajado del barco y por qué?, me pregunto ahora.

Razones para hacerlo hay muchas.

Entre ellas que esta nave no va a ningún puerto.

También pensé en algún momento en escribir un cuento sobre lo que pasaba con el señor Don Peter Pan y doña Wendy (como los llamaría Cunqueiro) y algunos otros supervivientes de la isla de Nunca Jamás cuando la aparición de un volcán y sucesivos terremotos habían acabado con ese refugio del tiempo. Y algunos huyeron en el barco de Garfio, que fue víctima primera. Pero el océano es grande y vagaron sin rumbo, como apátridas y refugiados. Y por supuesto, como no podía ser de otra forma Don Peter y doña Wendy se casaron, y lejos del influjo de la isla envejecieron, aunque no inmediatamente. Y buscaban no sabían exactamente qué. Una tierra. O mejor, otra isla. Igual que divorciados y viudos que acaban volviéndose a casar con mujeres réplica de las anteriores ("no, es distinta, que mira que tiene una peca aquí en el cuello que no tenía la otra....").

Están los que se especializan en comics, como Tierraprima (fantástico blog de un chileno que aporta archivos de comics a la vez que los comenta), o en cosas de informática como Vagabundia (blog de un argentino que habla sobre software y lenguajes de programación, sobre todo dirigidos a la mejora de los blogs), o como Las Afinidades Electivas (ese blog en el que sólo participan los del círculo reconocido de poetas consagrados o semi-consagrados en español). Y luego los generalistas, desde las que desarrollan en parte su arte como Anita Patata Frita (risueña chica de pueblo exótico, diseñadora ella, que hace lo mismo por lo que cobra pero por gusto) o India Ning, también diseñadora, pasando por los que practican escribiendo como Teodoro o los Capitanes, o los que descargan experiencias singulares, profundas como Mar o costumbristas como Fiebre....

Yo no puedo sumarme a los especializados, porque no sé realmente de nada por un lado, pero me interesan muchas cosas, por el otro. Y como escritor soy igual, que no vale ni lo que vale (un ejemplo, en el blog al que me referí antes, lasafinidadeselectivas, no quieren mis poesías, ni siquiera las premiadas, life is a bitch). Mi ombligo, aunque a estas alturas es gruta donde podrían refugiarse de la lluvia una tribu entera de neanderthales, no es lo suficientemente atractivo como para compartirlo con nadie, aunque a mí me guste mirarlo. Y las mujeres... no soy el tipo de las lascivas porque me he declarado inofensivo, ni de las no-lascivas porque yo sí lo soy, o salido (que es la clase más baja en la sociedad lujuriosa, un paria pajillero).

Creo que me ha abandonado Toro Salvaje, de quien conocí el blog por sus comentarios en otros. Toro escribe poemas, breves reflexiones en cuatro versos. A los dos minutos escasos de publicar algo, 130 personas se agolpan en comentarios para decirle que es maravilloso. Yo comentaba el otro día que es difícil ser amigo de alguien que no te necesita para nada, para ser uno más en un corifeo de alabanzas. Tal vez por eso. Aunque ya digo que hay mil razones.

Yo quiero escribir... para ser leido, aclaro, por ahí afuera hay mutantes que escriben para sí mismos, que hablan en desiertos ambulantes, que no pretenden nada sino oir sus propias voces como niños asustados en la oscuridad o como eremitas que recitan mantras sobre columnas.
Pero hoy tengo 62 y no 63. Y duele.

Los que tengo los hice como veo que se hacen estas cosas: visitando sus blogs respectivos. Entonces muy educados, te devuelven la visita. Una o dos. Pero como en la vida real de toda la gente que conoces, potenciales amigos, amantes, ¿cuántos quedan? Y no volveré a decir lo de qué se fizo de los infantes de Aragón, porque ya lo sabéis que me gusta Manrique. Somos gente en vagones de tren (para los marinos cursis, barcos que se encuentran en la noche)que comparten tiempo y espacio entre dos estaciones. Y yo no puedo retener a nadie. Tarde o temprano todos se van, hacia alguna parte. Podría sacarse un cuento de un hombre que viviera en un tren, condenado a conocer gente eternamente pero sin la posibilidad de quedarse con nadie (sólo recuerdos). Claro que un personaje semejante aparecía la peli de Ghost, cuyo protagonista ya es ghost también. Y yo no puedo cumplir con tanta gente, con la debida diligencia y atención. Tú me sigues, yo te sigo. Pero cada uno va a una parte, y son demasiados (¿cómo lo habrían hecho los peregrinos de Canterbury para oir todos los cuentos, si no se turnaban religiosamente? Pero es más: ¿cómo le llegaba la voz del que contaba a los que estaban en los círculos exteriores del narrador?

Y aunque lo que contáis es todo apasionante, o al menos humano, y muchas veces da pie para una idea, como hija de las vuestras, no doy a basto.

¿Vale si os pido que me sigáis sin daros nada a cambio? (como el amor, que no exige respuesta)

Me veo cada vez más traslúcido, transparente.... Fantasma.

62.... 61?

Confesión coprolálica

Confesión coprolálica
[nota: es parte de una novela que tengo la intención de escribir este año]

Estoy lleno de historias como aires atravesados, flatos. Me las imagino formándose como gases repentinos de una mala digestión de memoria, burbujas que se elevan desde el cieno del subconsciente. O como flemas de fumador de las que por la mañana se remueven en toses y dan la cara por un tiempo, pero luego se quedan como hervores del pulmón, sin abandonar el interior y estorbándolo. “Deberías echarlas fuera, sacártelas”. Y cuando salen expectoradas , ¿no son hermosas? viscosas, sí, tal vez, cursis hasta dar asco, pero tiene belleza su solidez, esa cualidad compacta, que asombra como si no reconociéramos nuestra capacidad para crear aquello, para tenerlo dentro.
Y diréis q es escatológico tanto pedo y tanto moco, pero es que las historias son excrecencias del cerebro, subproductos manchados del razonamiento lógico, consciente o inconsciente. Y no es casualidad quela otra acepción de la palabra “escatología” sea “conjunto de creencias y doctrinas referentes a la vida de ultratumba”, porque las historias son también luces que nos iluminan desde el más allá, breves atisbos de lo que podría ser y no es, o será en una dimensión paralela.
Y como los pedos y los mocos, las historias que no se expulsan, las que se quedan para nuestro coleto, se reabsorben en parte, sí, pero no totalmente, y provocan dolores y hasta fiebres, bronquitis crónica, asma, irritación del diafragma,... qué sé yo!
Y a veces es una forma de avaricia, como de Gollum que no da uso al anillo y se limita a acariciarlo y esconderlo, una delectación morosa en ese gargajo que llega hasta nuestra boca y que probamos con nuestra lengua, dándole vueltas con discreción explorándolao. Vemos su tacto y oimos su gusto con los sentidos cambiados, y el tiempo participa de esa confusión y sinestesia porque va para adelante o para atrás o a otro lado mientras regurgitamos la idea y la revolvemos y rumiamos como vacas gochonas. “¿Qué ocurriría si...”

11 de enero de 2011

Mi respeto por la eficacia (en la maldad) del Estado de Israel (que, por más que se equipare, no es lo mismo que decir "los judíos")

Me lo manda mi amigo Mario, e incluye video alucinante.
Sin embargo, dos comentarios (los mismos que le hice a él):
1. nosotros también lo haríamos si pudiéramos/supieramos, eso de "editar" (según algunos), "manipular" (según otros) el contenido de las fuentes de información.
Pienso por ejemplo en cosas como las que hacen los periódicos más importantes de USA, cuando hablan de "el grupo vasco" refiriéndose a ETA (y eso si no dicen "los separatistas vascos" o "las fuerzas de liberación del pueblo vasco", que ya sería la hostia). Me encantaría que dejaran de hacerlo. Que les llamaran "putos terroristas de mierda" o "jodidos asesinos" o "panda de cabrones" (porque ETA es, para mí, sinónimo de algo tan asqueroso que sólo lo describe adecuadamente un taco).
2. Mi respeto y mi admiración por la eficacia en el ejercicio de pisoteo de la libertad que hace el Estado de Israel (que ya digo que no debe confundirse con ningún tipo de prejuicio contra los judíos... sería como decir que Bush es igual a Woody Allen, que Kissinger es igual a Frank Capra, que tíos como Donald Rumsfeld son iguales a los millones de estadounidenses de buena voluntad).
¡Mira qué tíos cómo mataron en el Yom Kippur o en la Guerra de los Seis Días! ¡Qué bien matan (se defienden)! ¡Qué huevos tienen invadiendo a los países de al lado que se atreven a chistarlos, o a amenazarlos! Parecen gritar a los cuatro vientos "pa' chulos, yo!" "Aquí el único abusón que hay soy yo, temblad abusones!". Y a construir un muro, pasándose por debajo del mismísimo las condenas de la ONU. ¿Que ahora destinan gente a cambiar lo que se dice en las herramientas del conocimiento supuestamente libres como Wikipedia? Pues eso es eficacia, y no lo de los alemanes. Eso es inteligencia (militar, desgraciadamente).
Yo no sé si tendrán razón los que mantienen que "aquí, o comes o te comen",... lo que sí sé es que los del Gobierno israelí han decidido que no se van a levantar de la mesa sin haberse merendado a quien haga falta. Y eso tiene su mérito, aunque sea un mérito del mal, de la guerra y la opresión. Y que no me imagino a España haciendo algo así, de reescritor de historia tipo 1984, pero no por falta de ganas, sino por... ¿no está Zapatero dirigiéndonos a todos y el PSOE gobernando en Andalucía desde hace más de veinte años?

Vale, y ahora el texto que me pasó Mario y el video:

WIKIPEDIA MUST BE BLOCKED FROM THE UNITED STATES FOR “INTELLECTUAL TERRORISM”
“WIKIPEDIA THE REAL THREAT, NOT WIKILEAKS”
Editorial Staff VETERANS TODAY
The government of Israel, part of a well organized and funded intelligence operation, has designated millions of dollars to undermine the integrity of Wikileaks and to systematically attack, through hacking, spam, server overloads and “pressure” on journalists, all internet content that isn’t biased in favor of Israel.
Evidence is now clear. Wikipedia, the vast online encyclopedia used as a reference source by amateur and professional scholars, journalists and researchers of all kinds is now proven to be subject to a massive assault by the government of Israel. Hundreds of Wikipedia editors are being recruited and trained each week, tasked by the Israeli government with instilling open “Zionist” bias in even the most innocent areas, not just news, but personal biographies and, especially history.
The greatest danger is to children, who have grown up using Wikipedia as a wonderful resource. Now our children need protection from propaganda, bias and lies from a source that has, for so many years, enriched their lives.
This systematic assault on free speech and destruction of a world wide resource of unmeasured value is, perhaps, one of the most serious acts of intellectual terrorism imaginable.
Veterans Today strongly urges all responsible web editors to enforce similar policies and warn their readers and staff. We further warn all site moderators of suspicious comments that parrot common pro-Israel talking points. We have tracked common IP addresses to dozens of non-existent readers of late. We have also noted that proxy servers, Australia, New Zealand and elsewhere, are being used to “launder” these internet terror attacks.
Veterans Today, with great sadness and reluctance, is now forced to ban all Wikipedia content from the site, under the assumption that such content is adversarial to the security of the United States and its military forces.

Propongo que pongáis algo sobre el muro que construyeron por sus cojones en Cisjordania en Wikipedia y lo miréis al cabo de una semana, a ver si sigue.

Un cuento premiado .... en 1993

Digo yo que no pasará nada por publicar aquí un cuento que me premió la Asociación de la Prensa de Málaga y Unicaja. Saqué el equivalente a 600 leuritos (entonces 100.000 pelas). El concurso se llamaba Juan José Relosillas. No sé si tengo derecho o no, y si no lo tengo, si me podrían perseguir judicialmente por ello, : )

UN MAMUT EN PARO
(Lugar: Madrid. Tiempo: enero de 1993)
Cuando, al despertar, el paladar pareció un velcro al que se hubiera pegado la lengua, lo supe: hoy iba a ser un mal día. El sueño había cumplido ya con su función de lavadora del carácter y no quedaba nada del espíritu con que me acosté la noche anterior. Ese centrifugado fulminante que tiene lugar cuando pierdes la consciencia está muy bien para ésos que alcanzan la cama sumidos en oscuros y lóbregos pensamientos, que luego se despiertan con la mente limpia, como los chorros del oro, pero a mí, que aprovecho la oscuridad de las altas horas para disfrazar el desastroso panorama con los alegres colores de la esperanza, ¡maldita la falta que me hace! Y era tarde, lo supe enseguida, que ni siquiera oía la radio de mi abuela. Dos almas opuestas (y, sin embargo, complementarias), mi abuela y su radio. Una, mi abuela, no hace el menor ruido y a cualquiera que no tenga ojos entrenados podría pasársele por alto su existencia sobre el sillón de la salita, que tiene sangre de camaleón dice mi tía Abdulia y se confunde su chal de camuflaje con la cretona del asiento, que cualquier día se nos transmuta en sofa y nadie lo nota. Que a las visitas hay que avisarlas con tiempo -"aquí, mi abuela"-, no sea que se sienten en el sillón sin percatarse de ella y nos la chafen, o que se crean solas cuando nos vamos a buscar bebidas y se tiren un pedo,... todo puede ser. Y luego de mi abuela, no muy lejos de ella, con las mismas horas de vigilia y siesta, su radio, hija del trueno y del espanto, que no emite sonido, lo vocifera. Y total, ¿para qué?, que mi abuela, la pobre, está como una llena de graffiti. Pero ahí andan las dos, pegadas, mi abuela y su radio, rugiendo una, calladita la otra, deshilvanando su amistad por los pasillos de la casa. Pero yo tengo el sueño comatoso, digo yo que será porque en el fondo soy un bendito y tengo el profundo de los justos, y no me entero de nada. De cualquier forma, sé que si me despierto a tal hora, ahí estará mi abuela con su inseparable compañera, la radio, informando del estado del mundo a los pingüinos y a todo otro bicho viviente que no sea sordo o de los justos hasta el Polo. Si mi abuela no está junto a mi cuarto, en la cocina, es que se me ha vuelto a pasar la hora de empezar la vida nueva y tengo que hacerme a la idea de vestirme mi vida de siempre. Y juro que no me gusta esa vida que tengo, que me tropieza con los horarios de la gente civilizada: que apenas me queda tiempo para poca cosa más que ducharme antes de que para los demás sea hora de comer, y que así llega la siesta para todos y para mí empieza el día (pero a nadie se le ocurre empezar nada a las cuatro de la tarde), y que ya no puedo ir al banco (aunque realmente eso no me preocupa ahora, porque no tengo duros que sacar de él, al ser más pobre que una rata), y que todo lo que pedía ser hecho de nueve a dos no podrá efectuarse hoy, y que luego me dan las cinco y media y me tengo que ir a la academia y ya se me ha fastidiado ahí una hora y media (muy poco tiempo para acometer proyectos grandes y demasiado tiempo para no hacer nada), y luego volver y ya casi están cenando, pero yo no tengo hambre todavía, y de pronto se ha hecho de noche y se van a la cama, y se me ha quedado el día deshilachado y lleno de flecos temporales, porque en la necesaria adaptación de mi horario al de la gente normal demasiados minutos tengo que conceder a los intermedios. Pero a pesar de todo sobrevivo.

Bueno, me acabo de dar cuenta de que nadie de aquí me conoce. Y sin embargo soy más corriente de lo que parece. Pero es que, a pesar de los temores de aquel profesor del colegio que me tenía manía y de las esperanzas de aquel otro que tan cariñosamente me trataba, no he triunfado. Esa, digo yo, será la explicación de mi anonimato. Nadie se ha fijado en mí, siendo a la vez un chico tan corriente y tan poco exitoso. Bueno, sí, lo hizo una chica ayer en la calle, cuando volvía de comprar tabaco. Se cambió de acera. A lo mejor vió reflejada en mis ojos el ansia de fumar y lo confundió con ese otro ansia malsana que gotea de los caninos de los violadores. Al levantarme esta mañana, supe con la certeza de los depresivos que si por un milagro de la naturaleza había un sosia mío suelto por el mundo (como siempre deseo mi narcisismo) sería un violador, u otro miserable semejante. Con mi suerte, un día me detenían y antes de darme tiempo a llamar a mi tía Abdulia para explicarle que no podía ir a cenar (que siempre se preocupan en casa, si llego tarde), ya me habría linchado una turba de furias.

"Pues sí, otro día más en la vida de nuestro héroe", me dije, mirándome al espejo. Siempre he pensado que si la cara es el espejo del alma y el espejo refleja el espejo del alma invertido (como invertidas están el resto de las imágenes que muestra) entonces es que yo, en el fondo, estoy predestinado a triunfar. Porque la cara que me mira, rebotada desde el azogue, es la de un fracasado.

Lo advertí antes: a estas horas del día, tiendo a ser depresivo. O debería decir, realista. Abogado, treintón, en paro ya dos años, con experiencia en dos bufetes sin nombre llevados por sendos innombrables que timaban en sus tarifas hasta a sus amigos y que por supuesto explotaban a sus curritos con la excusa de proporcionar prácticas. ¡A ver quién no se sentiría un poco defraudado consigo mismo o con la vida, de estar en mi caso! Dos años en paro... Ahora, encima, tiempo de crisis, aseguraban los expertos. Más duro para conseguir un duro. Claro que cuando llevas ya un tiempo prolongado como trabajador inactivo, las crisis y las bonanzas tienen tan poco efecto en tí como el cambio de estaciones sobre el cuerpo del mamut antediluviano congelado en un glaciar perdido. Pero de todas formas.

Y, sí: soy muy, muy parecido a un mamut congelado. También percibo a mi alrededor, como él lo haría de no haber sucumbido al sueño del hielo, cambios y más cambios, hasta el punto de no reconocer mi entorno, ni comprenderlo. Mis amigos Berta y Pablo estaban hace un momento ennoviados y al segundo siguiente tenían dos hijos, y los plazos de la hipoteca sobre la casa, y el segundo coche, éste más grande que el primero. O como mi amigo Alfredo, que ayer lucía melena y hoy calva, que se han sucedido tan rápido a mis ojos la una a la otra que todavía creo que soy testigo de un corte de pelo exagerado. Alfredo se volvió minucioso con la pérdida del pelo. De contar los pelos en su larga (para mí, instantánea) agonía capilar, ha pasado a contar las pelas en el banco de negocios. Pelos y pelas, ¿lo cogieron?... Pues tan fácil como el chiste, tan sencillo como ese proceso natural que es para algunos machos de la especie la calvicie, se convirtió Alfredo en un hombre de provecho. Ahora, además de trabajo, tiene un objetivo en la vida: esperar rodeado de sus tónicos y de sus tratamientos revolucionarios la bajamar pilosa de su cráneo. ¿Pero yo, qué tengo yo? Ningún destino, ningún objetivo. Cierto que estoy preparando una oposición. Pero eso es más un reconocimiento de mi falta de objetivo, que una prueba de su existencia. Me apunté a la academia más que nada por no ensombrecer los últimos años de la abuela y darle un gusto a la tía Abdulia, que todavía guardan esperanzas de que yo llegue a algo, siguiendo la carrera civil.

Más que carrera es una maratón. Y ya saben lo que le ocurrió al corredor griego, que justo cuando llegó para dar la noticia reventó. Así me veo.

Como el mamut en su cárcel de cristal y témpano, vivo enclaustrado, sin otro contacto directo con la realidad que mi propia persona. Y en lo que se refiere a mí, sí, insisto, soy realista, que me conozco demasiado bien para ser otra cosa. Ahora, con lo demás, lo reconozco, sólo puedo decir que lo intento. ¡Pero cambian tanto las cosas!, ¡y tan rápidamente! Dejé de leer los periódicos hace tiempo, desde la última vez que trabajé, que ya se sabe que los que trabajan leen el periódico en la oficina, y hacen otras cosas que ahora me resultan excéntricas y llenas de magia, como comprar participaciones de lotería que nunca tocan o decirle a un proveedor "¡quiero este asunto resuelto ya!" (¿qué se sentirá diciendo palabras tan misteriosas y llenas de poder?). Por eso no sé si mi conocimiento del mundo es muy ajustado. Conozco algunos cambios, los observo camino de la academia en la calle. Como el otro día, que ví a un negro montado en elefante circulando por la Castellana, y como nadie se asombrara, me dije que sería un desfile solitario del rey Baltasar. Pero ayer lo volví a ver, y más negros, y más elefantes, y tres camellos, y me ha dicho mi amigo Julián que por eso les plantean problemas con la ley de extranjería, por venir con elefantes no vacunados, y también que por eso se hunden tantas pateras, que el peso de sus animales de compañía las vuelcan. Ese tipo de cosas me sorprende, pero yo ya sabía que había una ley de extranjería que no dejaba entrar a ciertos emigrantes, y que entonces había muchos que se intentaban colar cruzando el mar en patera. Pero no, de los elefantes no sabía nada...

Cuando digo que intento adaptarme a los cambios, me refiero a que intento disimular mi ignorancia en las conversaciones con mis amigos. A veces me cuesta horrores, sin embargo. Lo de la tercera guerra mundial que tuvo lugar en Oriente Medio, por ejemplo, me pilló totalmente despistado.

Para mi amigo Alfredo no saber lo que pasa es crimen de lesa majestad y me abroncó durante media hora por no haberme enterado. Y la verdad es que la cosa parecía importante. Claro que Alfredo me dijo que ya no lo era tanto, que las fuerzas aliadas habían conseguido frenar el avance de la nube radiactiva en Argelia y que lo único que ocurría es que el desierto del Magreb alcanzaba ahora Turquía y que ahí ya no había nada vivo, ni un mal cactus. Además el Gran Cónsul González y el Alto Consejo de Ancianos habían logrado que la ONU aceptara la neutralidad de Espania en el conflicto. Tras media hora de bronca cualquiera le decía a Alfredo que me había quedado en la parte de la historia en que González era presidente y Espania era España y que no sabía nada de un Alto Consejo de Ancianos! Intenté acordarme para otra vez, eso sí, de que ya no había democracia en Espania y quizás tampoco letra "ñ". No es que me importara demasiado. Hacía siglos que no votaba. Y luego Berta me confirmó lo de la "ñ". Me explicó que había sido un efecto de los teclados informáticos, que al fin había triunfado un intento antiguo de los fabricantes de "hardware" de no incluir esa letra del alfabeto español, y que la gente se había acostumbrado a sustituir el sonido "ñ" por "ni", y a decir "conio" y "ninio" como ya se hacía de tiempo en algunos pueblos de Andalucía. Cambios, cambios.

Aunque, en ocasiones, más que cambios se trataba de descuido por mi parte. Simplemente, que no prestaba atención y que así, claro, equivocaba las nociones. El otro día con Tere, a la que llamaré mi chica para que no crean que soy como esos otros pajilleros-pobreshombres que se masturban porque no tienen con quien, aunque sé que nunca llegaré a nada con ella, que la aprecio pero no estoy enamorado y nunca me casaré con ella, que todavía creo que casarse se reserva para la princesa azul y que aunque Tere, como actriz que es, se viste de azul y hace de princesa en esas obras que nadie conoce, no es en realidad mi tipo. Eso sí, me salva de ir a todas las reuniones sin chica. Y para justificar mis pajas, que no soy Umbral ni tengo su éxito como para poder lucir el onanismo como pose. Pero lo que decía antes de esta disgresión, que con Tere tuve ocasión el otro día de darme cuenta de una de tantas equivocaciones. Vino con uno de su compañía de teatro, un individuo de piel azul pálida, guapete él, de aire tristón, y me lo presentó como Fingarian-dûr-keriah, un elfo de Eslindor. Y fíjense que yo pensaba que los elfos eran invenciones de Tolkien o Dunsany, y ¡mira lo que son las cosas!, que sí, que existían fuera de los cuentos. Claro que para ver hay que mirar y yo camino con la vista fija en el suelo, haciendo rayuela con las baldosas en las aceras.

Y más, que por ser de agitada vida social Tere, he tenido oportunidad de ir a alguna de sus fiestas, donde todos son artistas e intelectuales, y hay gente del Conservatorio estudiando tantos instrumentos a la vez que uno puede creer que luego se pasearan por los pueblos como hombres-orquesta, y chicas que han hecho diseño y hablan de la nueva temporada para el zapato como quien comenta que es tiempo de recogida del nabo, y homosexuales, y mutantes, y en general toda clase de personas que al parecer es normal encontrar en los círculos artísticos. Y así me doy cuenta de que hay más especies inteligentes de las que tenía conocimiento. Aquel zombulko, por ejemplo, con sus tres cuernos, su pelaje pardo y aquella voz de barítono. Yo no sabía que existían los zombulkos. Pero es que salgo relativamente poco. ¿Cómo voy a salir, si no tengo dinero ni para pagarme una partida de Tetris en un bar de mala muerte? Para vivir hace falta dinero y relaciones. Ambas, cosas de las que carezco (si descontamos, eso sí, a mis amigos de la infancia, Berta y Pablo, y Alfredo, y Julián, y sus novias y sus amantes, y mis ahijados -los hijos de Berta y Pablo-, y Tere, y la tía Abdulia y la abuela y su radio; pero a todos ellos les trato entre cuatro paredes y las más de las veces hablamos de cosas que nunca cambian como los recuerdos de la niñez y el colegio, y nuestro mutuo afecto). Para tener dinero y/o relaciones, hace falta tener trabajo. Y yo no tengo trabajo, luego no tengo dinero ni posibilidades de aumentar mi circulo de amistades, ni en definitiva más vida que la del mamut congelado.

Me gustaría aprehender la realidad, "cognoscerla" que dirían los filósofos y los pedantes, pero se escapa entre mis dedos como la mano sudada del que me presentaron en la fiesta en la que me colé, que a buenas horas le habría dado yo la mano si lo hubiera sabido. Aprender a manejar la realidad requeriría ya no preparación, sino formación continua, como la que dan a los profesionales en las empresas. Pero yo no soy profesional de nada. Todos son profesionales, menos yo. Mi portero, Torcuato, sin ir más lejos, es Master en Vigilancia Especializada de Garito y Porterías Varias, como luce el certificado que hizo enmarcar a la puerta de su oficina, al final de la escalera. Como Master que es, es lógico que no me abra la puerta de la entrada cuando vengo de la compra cargado con barras de pan y filetes de lomo adobado. ¡A mí, que soy un parado que no tengo donde caerme muerto, me iba a abrir un pedazo de profesional con trabajo de por vida como es él! Yo procuro no interrumpirle cuando en su sancta santorum entretiene el rato haciendo alquimias, que además de su master en porterías es brujo por correspondencia. Me las apaño bien, que ya me he acostumbrado a abrir la puerta con las orejas, que de algo habría de servirme haber heredado las de soplillo de mi abuelo Enrique, d.e.p. Dúctiles vibrátiles son mis orejas...

Pero divago. Al mamut también se le va la cabeza de tarde en tarde en su bloque de hielo. Y es que no tengo trabajo, lo dicho. Y sin trabajo no se segrega adrenalina, y sin adrenalina se nos pasa la vida en modorra, soñando despiertos, papando moscas. La cosa parece que no tiene solución, me dije esta mañana. Fuí a la entrevista de trabajo y me recibió un hombre ceñudo, de esos tan serios que crees haber dicho una inconveniencia ya antes de abrir la boca. Era un anuncio que prometía no tratarse de ventas. A diferencia de otros a los que contesté anteriormente, en éste ni siquiera intentaba vender algo el ofertante del trabajo. Todo empezaba bien. Le hablé de mi carrera y de mi experiencia laboral. Me escuchaba con las cejas haciéndole de alas de gaviota en vuelo. Me hizo unas preguntas sobre derecho laboral, y, afortunadmaente, todavía recordaba algo de la Facultad. Luego fue como esos libros de ciencia que tienen una primera frase absolutamente comprensible "dos más dos igual cuatro", pero que inmediatamente se catapultan a la esfera de lo incomprensible "...de lo cual se deduce que el producto de la cotangente variable de pi elevado a z por la derivada múltiple de w... etc". Me preguntó si tenía idea de gestión de turebios, o de las técnicas de transmarketing condicional, o de como usar un programa dublente en el ordenador... Si no era eso lo que dijo, me sonó igualmente a chino. Ahora comprendía su ceño. Un parado haciéndole perder el tiempo, eso era yo.

Creo que le voy a decir a Tere que nos casemos. Estoy harto de esta vida apartada de la realidad. Quiero tener un niño. Acaso él sepa como salir de este cubo enorme de hielo donde vivimos los mamuts desde que el curso de los acontecimientos nos hizo apuntarnos a las listas del paro. Quizás a través de los ojos de mi futuro hijo pueda yo comprender esta realidad tan extraña...

Sentado ante mis temas en el cuarto, me despista del estudio ver volar abuelitas que se acercan a los alféizares de las ventanas para picotear migas de pan que les dejan los vecinos. Se distinguen de mi abuela en que no llevan radio.
fin de Un Mamut en Paro

10 de enero de 2011

Tortura China, una cita (larga) by rafarrojas

A las tres de la mañana comienza a gotear minutos el despertador ("toc"... "toc"... "toc"... "toc") sobre la cabeza del insomne.
Para cuando finalmente suena ("trrrrrrrrring"), allá sobre las seis, ésta estalla (y duerme el hombre, un sueño eterno)
by rafarrojas

----

Vale, sí, la cita es una chorrada, pero también es una putada para el insomne, que a veces incluso soy yo mismo.
Y ya es lunes,
y vuelta al cole,
y las noches tan largas son a la vez tan cortas...

Soy pirataaaa, y mi alma la forjé con pico y barrenaaaa....


Mis muy respetados amigos, Escarlata y Malaventura, Capitanes de los Viejos Tercios de Flandes, han tenido a bien concederme una merced: hacerme llegar una patente de corso, otorgada por el Rey Don Carlos. Y se lo agradezco de corazón, porque la vida está muy achuchá y es-triste-pedir-a-cañonazos-pero-es-más-triste-robar-al-abordaje.

La dejo aquí para que sepan todos los extranjeros de naciones enemigas como la pérfida Albión que como les pille en el optimist en aguas internacionales les sacaré a balas fundidas lo que tengo que pagar por mis hijos al mes en la supuesta educación gratuita (que es versión moderna de las cuentas que hacía aquel otro Capitán, también grande pero éste también en el nombre, Fernández de Córdoba que cuando el rey le pidió los números para ver si sisaba, contestó: "pues he gastado 100 millones en picos y palas, ahí es ná!"... Un cassshondo, el Gran Capitán... y las monjitas a las que soltamos 40 euros al mes en "lápices y bolis" porque para qué quiere la niña una pala, que yo todavía no quiero que me entierren...).

Y quiero elegir de nombre alguno que inspiré terror en los corazones y todos los nombres chulos están ya cogidos: el Cisne Negro (por Tyrone Power), el Corsario Verde (por Errol Flynn en El Halcón del Mar), el Capitán Blood (también por Errol Flynn, acaparador, el tío), Barbanegra (que no sabemos qué tinte de Schwarkopf usaba para que no le salieran canas, que las primeras siempre salen en la barba),...


Y una vez descartados por homófonos algunas como Rojas el Rojo, o Rafarrojas la Raja Roja, he decidido que me llamaré rafarrojas el Desmembrado, y que en vez de calaveras y tibias en la bandera pondré una foto mía, que uno es lo suficientemente feo para dar miedo. A saber:

[Por cierto que me pareció curiosa la recopilación que hicieron en http://listas.20minutos.es/lista/las-mejores-peliculas-de-piratas-124179/ y el reportaje sobre corsarios en http://www.phistoria.net/reportajes-de-historia/PIRATAS_61.html]

Bueno, pues eso, que tembléis ya, ganapanes, rufianes, gavilanes, que llega el Corsario Desmembrado a todo trapo ("soltad las velas que nos han subido la luz")
Y gracias de nuevo a mis amigos Capitanes, pero de Infantería.

6 de enero de 2011

De las relaciones humanas entre heteros, homos (y mutantes de la nebulosa Glaatu)

Esta entrada está dedicada a Thiago (un amigo de Teodoro), que es gay y orgulloso de serlo. Me la ha sugerido al comentar en el blog de este último una visita que hice a su blog, donde me anuncié hetero (pero no es "excusatio non petita..." jajaja, sino tal vez contestación a su afirmación personal implícita sobre su orientación sexual). Y le llamó la atención q lo hiciera, y no sé si por la repentina necesidad que experimenté de situarme (es como si hubiera dicho, para hablar del cultivo de los tomates "hola, soy lampista de profesión") o porque pensó que qué pintaba yo en un blog como el suyo (podéis visitarlo en http://elblogquethiago.blogspot.com/)

Yo soy hetero. Pero no sólo eso: encima soy un salido mental de aupa, o sea que estoy más predispuesto a la "acción basada en el sexo". A veces a bit too much, jajaja (básico y simple, un animalito).

En muchas ocasiones he pensado en cómo sería mi vida si fuera homo. Probablemente habría sido más fácil por un lado, por eso de que aunq suene a prejuicio de género creo que los homos, como hombres que son, son como yo: mucho más accesibles y sencillos a la hora de buscar y conseguir sexo (¿más promiscuos?... los heteros lo seríamos, si nos dejaran). Luego están las desventajas, por supuesto, porque aunque vuestro número parece crecer exponencialmente (en los últimos cursos en los que he participado había más de ese 10% del que he oido hablar en ocasiones), seguís siendo una minoría, y tenéis limitaciones que reconozco super injustas como no poder adoptar como pareja (la más gorda que se me ocurre). Y lo que tiene que aguantar un homo en la infancia y en la primera juventud por parte de los demás chicos me da miedo imaginarlo! No es casualidad que muchos vivan o hayan vivido en el armario. El mundo es hijoputa y el de los niños mucho más (El Señor de las Moscas).
Vale, vuelvo a este rollo no pedido, : ), pero por explicarme ante esta respetable audiencia entre la que supongo que hay más de un amigo homo. Nunca sabré lo que es ser homo, como muchos de vosotros no sabréis lo que es ser hetero. Porque no me nace, no me ponen en absoluto los tíos (una vez tuve oportunidad cuando un homo realmente guapo me ofreció un encuentro casual... y luego en otra ocasión uno realmente feo, jajaja... curioso porque no hay muchas mujeres que se hayan abalanzado sobre mí, tal vez porque yo también soy bastante feo). Dicho todo esto y por fijar posiciones (no sé de dónde viene esta compulsión mía de explicarme, como una forma de vergüenza supongo, de minoría a mi vez): no sé si alguien como, por poner un ejemplo, Teodoro es gay y realmente me la pela si lo es o no (vale, algo de curiosidad sí tengo). Lo que sí sé es que es un tío listo, con sensibilidad, cultura de sobra, buena gente... Todo lo que se le puede pedir, en definitiva a un amigo, sea hetero, homo o mutante de la nebulosa Glaatu. Que al final es lo que cuenta en estos mundos de la blogosfera, no?
Que no todo es sexo, incluso para un salido hetero (ni siquiera metrosesuá q es uno) como yo.
Bezos, que por escrito no me importa dárselos a nadie.

Y una segunda parte:
Luego están, los conocéis, los blogs de mujeres que no sólo son hetero (o sea, mi alimento natural) sino aparentemente pro-sexuales (por no llamarlas "salidas", q no suena igual en ellas). Muchas veces vagabundeo por esos blogs que como el mío en un principio avisan "contenido para adultos". Sobre todo, en noches de insomnio y calentón.
Muchas incluyen fotos de macizas y más macizas, enseñando de todo y todo bueno, desde lo erótico a lo sensual semi-porno. Modelos morenas, rubias y pelirrojas desplegadas en toda suerte de poses de sexualidad exacerbada....
Y luego, en las entradas, esas autoras de blog jadean, susurran, se humedecen, provocando una respuesta inmediata de cualquiera como yo, de jadeos, susurros y acumulaciones de sangre en partes localizadas de la anatomía.
Pero si escarbamos un poco, cuando lo hacemos, acabamos topándonos, en medio de tanta carne, está esa otra del corazoncito, estorbando en este caso como lo ha hecho siempre, jajajaja, y esa más seria y gris del cerebro, devolviéndonos al reino de la razón y la inteligencia. Y algunas, no muchas, acaban interesándonos por el coco o por la bonhomía (bonmujería?) que es supongo lo que pretenden. Porque como le ocurre a cualquier explorador loco que saltara a la mar buscando la mítica Isla de las Mujeres Cachondas, no existe tal lugar. Y conocerlas y desearlas no lleva a encuentros tórridos o a aventuras morbosas....
Y algunas nos dan incluso su punto de pena, como nos lo damos a nosotros mismos, porque el sexo es muchas veces triste cuando no hay humanidad involucrada (y desesperante cuando no se tiene, punto, jajaja). Y nada es blanco y negro, sólo en los sueños y en algunos comics de El Vibora (bueno, en realidad pensaba en El Cubri, pero hasta ahora no he recordado el nombre... que es un grupo de dibujantes). Todo está veteado de gris.
[Una amiga mía, joven punk con talento, escribió hace poco una entrada sobre el tema:
http://delirantemen-t.blogspot.com/2011/01/inside-of-my-mind.html]

4 de enero de 2011

Parecidos razonables de los actores (y lo que nos parecemos todos los espectadores)










¿Qué tienen en común Geena Davis y Gemma Arterton? Stephen Frears.
Había que aprovechar estar en Madrid para ver una película que no fuera película de centro comercial, junk food/junk movie, que no incluyera en su título adjetivos tipo "letal" ("es de acción") ni "desmadre" ("es de risa") ni un número de serie "4" ("yo las he visto todas: la que más me gustó fue la 5" "¿pero ha habido cinco? yo creía que sólo habían hecho cuatro" "sí, hombre, la tres es esa que..." "no, ésa es la dos...").
Quería no sentirme un burguesito más que entra por su propio pie en la fábrica de sueños (marca ACME, por supuesto) y se deja llevar por la cinta de producción junto con los miles y miles de pequeños hombres como él, para que los igualen a todos, les pongan los mismos remaches morales, les den forma al latón cerebral con el molde XJ42 de la máquina de hacer occidentalitos.... salen luego todos en fila india cuando abren las puertas ("salida de emergencia", dice el cartel... será porque emergen...), un poco más iguales todos, con la cabeza un poco más vacía (o no, que está más llena: de aire), en fila de a uno, diciendo "¿te ha gusta'o?" "a mí me ha gusta'o" "¿y a tí te ha gustao?" "a mí me ha gustao, ¿y a tí te ha gustao?" etc
O si queréis, deseaba eso, pero mejor hecho, que me engañaran con más arte, que me mintieran mejor, con una pretendida distinción que no es sino otra forma de igualdad:
borregos, sí!, ¡pero con permanente!
"Err mundo de los intelesstuales", de los que hablan de la última creación del cineasta turco y de la obra de la directora franco-belga, la última maravilla del surcoreano Lian-Sian-Po, Ho-chi-Min o Rollito-De-Primavera (también vale si es tailandés o taiwanés o chino de China) ....
Que al turco, la belga y el chino les hubiera gustado a lo mejor nacer yanquis, después de todo.
O no, pero que se van globalizando poco a poco, y globalizarnos, que lo sepáis, es americanizarnos, occidentalizarnos, hacernos todos hijos del Happy Meal y los Wombats, y de Mickey Mouse y Coca-Cola (se vende en varios envases distintos).... bienvenidos al Imperio (antigua República). (¿y quién es Skywalker y quién Darth Vader? ¿o es el mismo? Obama Vader)
Tras tener que pedirle al acomodador de Areasú que riña a los niños y no tan niños (entre 13 y 20 y pico años), canis, tártaros y macarras del móvil tuneado y la voz que grita y clama no sólo en el desierto sino en todas partes (porque la gente con poca educación son algo sordos y gritan siempre, aun para decir las cosas más sencillas.... yo lo hago también, con desagradable frecuencia, que seré sordo o histriónico e histérico),
tras tener que volverme en el asiento en ese mini-saloncillo con tele de Cutrinente para decirle al chaval del asiento de detrás que he venido a oir la peli y no a él (la peli se llama "Desmadre Letal 5" y me gustará más que la 3... la 4 no la he visto...), porque le oigo por encima del estruendo de las explosiones y los efectos especiales....
después de cagarme en sus muelas to'as (mentalmente, que no me veo pegándome con el Jonathan y sus amigos, que son más y me pueden)...
¡JO, QUE GUSTO DA IR AL CINE A LOS RENOIR! (antiguos Alphaville, o nuevos Golem)...
Allí te chistan porque el papel del caramelo que desenvuelves al final de la peli les impide disfrutar con los créditos en chino (o turco, o valón,...) porque no se desperdicia ni un segundo, ni una coma, ni el nombre del operador de la grúa del equipo de rodaje de Birmania.... no hay nada más agarrado que un rico, supongo, que así se hizo rico...
Y fui a ver "Tamara Drewe" con Gemma Arterton (casada este año pasado en Córdoba, por cierto) y me recordó a Geena Davis que hizo esa peli que me encantó "Accidental Hero", y Stephen Frears me recordó a Stephen Frears en que sigue hablando de lo que parece ser y no es y de las mentiras y de los engaños.... Y aunque no llega Tamara Drew a encantar como lo hacía Héroe por Accidente, la recomiendo... Una historieta agradable (y lo de historieta podéis tomarlo literalmente, porque se basa en unas tiras de The Guardian que acabaron convirtiéndose en comic book o novela gráfica como la llaman los correctos), con el encanto de la campiña inglesa, costumbrismo y un cierto punto de humor y sexo. Lo mejor: el personaje de la adolescente salidorra, aburrida y bastante cabrona. Seguro que si esa chica fuera al cine no dejaría de hacer ruido y molestar a todo el mundo.....

3 de enero de 2011

Año nuevo.... (no, que es el mismo, pero más viejo)

Después de días de ausencia (que es presencia pero lejos), empiezo el año con un deber autoimpuesto: intentar convertir la idea de la novena que hice por encargo de los Capitanes de Flandes en una poesía como la haría yo normalmente... y aunque el amor que se cuenta y más si es poesía (y de poeta de tres al cuarto) tiene un punto irremediable de artificio y de afectación, que no sea por no intentarlo
(Yoda diría sabiamente "hazlo o no lo hagas,... pero no lo intentes")
De pronto estás dentro de mí
hijo o monstruo
devorándome mientras creces
creciendo a costa de mi carne.
Insaciable.
No soy yo, lo que pugna y se debate,
lo que golpea aldabas de pesado bronce,
latidos de sangre como puñetazos al pecho.
Debo, debo dejarte salir
antes de que me rompas las entrañas,
dices, digo lleno de miedo,
eres fiera, fuego, inundación que amenaza con ahogarme
aun si te doy rienda suelta. Libre, libre
quieres ser, y no lo eres.
Tampoco yo, unido ya irremediablemente por el cordón del que te alimentas,
te sigo con la mirada,
como sombra vaciada de la surgió tu cuerpo en un grito.
Y Ella... pobre! casi me da pena cuando te abalanzas
buscando ahora su calor, el alimento,
cuando la cubres por entero con tu ansia.
Ella tiene la culpa, ella inseminó el hambre y la furia,
¿no lo sabe? Es diente de león que gesta leones,
semillas que estallan en el aire a su paso, naciendo tormentas blancas.
¿cómo puede no darse cuenta? La reclamas como tuya,
pero no es ella, tú, tampoco, como no soy yo. Eres
distinto a ambos, ajeno, con vida propia que se apropia la vida que tenemos.
Amor.
Voraz tu voz nos une en un beso y nos condena a servirte siempre.

FIN
y ahora comentad