29 de noviembre de 2013

THE HUNGER GAMES o del pan y circo (para adolescentes)


Llevaba tiempo pensando en hacer repaso de cartelera aquí, q es forma de expresarse por referencias (preferencias), y a lo mejor de rebote hacer función social ("advertencia: este producto es perjudicial para la salud": y aquí una foto de la cara de inteligencia de Er Yónatan para dejar claro los efectos). Y sí, también para que el día en que me juzguen por pirata, descargador de torrents, pueda decirle a la Poderosa Industria "...pero es que yo no me cuelo, ya pagué la entrada!". (Y ella contestará, "quiero maaaaaás!", incluso aunque no lo merezca)

PREMISA UNO Y EL CINE EN PROVINCIAS:
Y me he dado cuenta de q uno (1), puedo sentirme afortunado porque ahora hay muchas pelis de ciencia-ficción y fantasía, con la comedia romántica mis formas de escapismo favoritas.
Bueno, tal vez en la capital haya un poquito más de variedad, salas especializadas en cine independiente en lenguas asombrosas (y resultan más alienígenas sus personajes que los alienígenas que visitan las producciones de Hollywood), y/o festivales alternativos, que abordan temáticas de gran importancia social... y ningún poder de convocatoria.
(eh!,,, como mi blooog! a ver si va a resultar que soy indie o sesudo o ... Nah!, es lo otro).

Pero yo vivo en ciudad de provincias donde tres empresas compiten, desde sus mini-multi-cines de centro comercial, ofreciendo... lo mismo.
Y ¡ay de ellos si intentaran otras cosas!, que ya bastante desnutridas de parroquianos están con sus "apuestas seguras", comida basura para el alma.
Y en parte me alegro, que aquí el público es como la ciudad, con un nivel de educación tan escaso como falto de variedad, y tiende a compartir-retransmitir sus impresiones, en voz más que alta, sobre los actores, lo que sale en la pantalla, o, ya puestos, sobre cualquier cosa (su apareamiento o sus particulares formas de interrelación social)... ¡qué grandes locutores si tuvieran buena radio! (y si tuvieran buen guión, q lo que tienen recuerda al paisaje, ruido de fondo, de una peli de Almodóvar).
Así que aunque me da miedo que lleguen a cerrar esas tres empresas-carpanta, me alegro también de su desertización, que hay menos voces que clamen en el desierto de lo que dicen los textos de Isaías, y entro en una sala y tal vez esté solo o con otra pareja más, y sin público el público da menos espectáculo y uno se puede concentrar en el otro espectáculo.

Pues, lo dicho, que repasas lo que los distribuidores han tenido a bien colocarnos ahora y un 63% de lo presentado se incluye dentro de mis géneros predilectos (¿ha colado lo del 63%? Digo yo que los porcentajes están para eso, para disfrazar a las intuiciones chorras con visos de rigor y respetabilidad).

PREMISA DOS, SON COMO CRÍOS (O DE LA SUPERABUNDANCIA DE NIÑATAS/OS):
Mi segunda conclusión (2) y todavía no he empezado a hablar de las películas, así nos va, ¡qué desastre!, es como con el sexo, desearía poder meterme ya en materia pero me traiciona la verborrea y antes muere el receptor de mis atenciones que mojar yo el churro de mis ideas en salsa ajena... La segunda (2), digo, es que la Señora Industria es mujer gorda enjoyada que se asoma al cochecito del bebé pero no para enseñarle a hablar sino para hacer sonidos de gu-gú y ta-tá, que no aportan nada al acervo cultural del infante, y el nivel es tal que ya cualquier cosa nos contenta.

Tenemos tebeos y literatura juvenil como base de ese 58% (¿o era 71,5 periodo%?) de los filmes en cartelera, pobladas de seres crepusculares, vampiros, brujas, zombies y alienígenas (e incluso algún héroe) de autores para adolescentes.
Para ser precisos, mucho paranormal romance ("parasubnormal" romance), en packs de seis o de tres, que venden que las chicas son guerreras y que siempre hay dos tipos a mano, uno rubio y otro moreno, a cual más duro y peligroso (pero totalmente entregados ambos), para chupar sus guerreros culos:
los crepusculares de Meyer - Crepúsculo, The Host,
los cazadores de Cassandra Clark - Cazadores de Sombras-,
los universitarios de Richelle Mead que vendrán ahora - Vampire Academy-,
las brujas malas y buenas de Kami Garcia and Margaret Stohl,- Hermosas Criaturas que son más bien Semejantes Bordes-,
los Divergentes de Verónica Roth - uy, qué duda tengo entre Valor, Verdad, y otros valores épicos-monos, pero elijo Retambufen, que es dar por eso a la autoridad...-
etc...
[podéis ver http://cinemania.es/noticias-de-cine/15-novelas-para-jovenes-que-seran-sagas-de-cine]

Y entre tanta niña boba (autora, y protagonista-reflejo de su fantasía de ser guay y dura y atormentada por la duda entre dos tíos super), cuando sale una historia que casi parece decir algo, damos palmas con las orejas.
Me refiero a la trilogía de Los Juegos del Hambre, En Llamas, Sinsajo.

UN APARTE, DEDICATORIA Y EXPLICACIÓN:
La primera vez que oí hablar de Los Juegos del Hambre fue en Noruega en mi clase de de Séptimo (los de 12 años). Allí termina la Primaria en séptimo y los niños luego pasan a ungdomskole (literalmente escuela de adolescentes) hasta que llegan a videregaaende (bachillerato). Como ya comenté hasta ungdomskole los niños no tienen notas, no se les puede echar de clase, no se les puede casi ni alzar la voz... Por otro lado, los niños van de sobrados, porque son los mayores del cole, los reyes del patio... aunque sólo son niños.
Digo esto para explicar lo que ha sido tal vez mi mayor fracaso como profe y el único punto negro de mi experiencia noruega: una clase lamentable, descontrolada. Cuando le comenté a la vicerektor los problemas de comportamiento en clase me contestó taxativa: "es que ellos notan que no los quieres. Tienes que quererlos más"...
Bueno, quizá tuviera razón, porque en el fondo creo que el amor obra milagros.
¡Pero una buena colleja a tiempo también, sobre todo con los típicos niños con mega-pavo que se creen con todos los derechos y ninguna obligación ni responsabilidad!
No es que fueran malos (quitando una absoluta y total gilipollas que se llamaba Synne, futura bruja, niñata que no acabará escribiendo novelas de vampiros porque ni siquiera se molestaría en coger un lápiz... antes la veo casada con ejecutivo rico, mujer florero vacía superficial vana, mezquina vieja), pero además es que español es una asignatura maría, de relleno en Primaria...
Y yo tuve conocimiento entonces de eso que cuentan otros profes, de horror de clase (y lo deprimente es no saber si podría haber hecho otra cosa, si en definitiva la culpa no sería mía) (afortunadamente, nunca antes, después ni durante, con niños de sexto, por abajo, de bachillerato por arriba, o los de la Folke, señores de bigote).
Bien, pues en esa clase de mierda donde alguno había bueno, y listo, y majo también, había un par que eran una maravilla: dos amigas, un oasis de paz, un encanto de niñas, Hennie y Hilja (Jeni y Jilia, como Zipe y Zape).  (Después de confundirme por octava vez en una clase con Idunes, Hemundes,  Ingviles y semejantes, que no sabías qué nombre era de niña y cual de niño, me apunté cuál era cual de éstas en boli en la mano para recordarlos).
Un día en que le comentaba a Hennie lo descontento que estaba por como iba la clase, me contestó diciendo que ella y otros cuatro (los buenos) habían cogido por banda por su cuenta a la que más daba por culo de todos (la pedorra Synne) para que dejara de hacerlo (¡!), que no les dejaba estudiar ni disfrutar... pero que no les había hecho ni caso. Así de gggüenísima era esta niña.
Así que esta entrada se la dedico a ella y a su amiga, que vinieron un día a recomendarme unos libros de una tal Suzanne Collins.

LOS MEDIOS Y LA VIOLENCIA: PANEM ET CIRCENSES

Panem se llama la tierra de los tiranos en Los Juegos del Hambre y su autora se lo puso precisamente en referencia a esa expresión del poeta romano Juvenal: pan y circo para las masas.
[ver http://www.buzzfeed.com/video/caitlincowie/10-surprising-facts-about-the-hunger-games]
La idea de mezclar violencia exacerbada con espectáculo televisivo no es nueva (y me acuerdo a menudo de esa descripción de una tele del tamaño de la pared, de Ray Bradbury en Farenheit 451, todo reality-show idiota, de inteligencia y sensibilidad nulas). Casi casi se podría hablar de un subgénero de la ciencia-ficción, el dedicado a decir: ¡cuidado, a los medios les pirra la sangre y el sufrimiento!... o también, ¡cuidado que la gente es morbosa y disfruta con la visión de desmembramientos y dolor!



- Rollerball,  Norman Jewison 1975 (nueva versión en 2002), Las empresas han sustituido a los Estados y financian esta especie de guerra televisada (supongo que inspirada por los violentos partidos de hockey sobre hielo) para meter en la cabeza de la gente que el individuo no es nada, que todo es equipo. James Caan, ese tío que ha hecho de duro tantas veces que a lo mejor hasta se lo cree, es el ser singular que pone en peligro ese control corporativo.

Los Héroes del Tiempo, Terry Gilliam, 1981. Una peli que se quedó corta para mi gusto (tenía unas cuantas buenas ideas, pero a ratos parecía una patochada). La escena que os incluyo es semejante a esa otra de 101 Dalmatas de Disney en la que los dos ladrones Jasper y Horace están tan concentrados viendo un concurso en la tele donde un preso participa en un concurso donde podría ser premiado con dos semanas de vacaciones, que no ven la fuga de los cachorros. En este caso, dentro del estilo de Monty Python, una pareja de ancianos no se juega la libertad, sino la vida, en otro concurso "Your Money or Your Life" (y pierden). Y viéndolo desde su salita de clase media-baja inglesa, los padres del prota, ajenos a todo, sin prestar la más mínima atención a su hijo (o entre ellos), encefalograma plano.





The Running Man, , de Paul Micheal Glaser 1987 (y aquí se da la curiosa coincidencia de que el director, Starsky, actuó como actor en El Violinista en el Tejado del director de Rollerball, Norwan Jewison,.... pregunta de trivial trivial que me viene a la cabeza). En la historia de esta Perseguido (como se llamó en España) un convicto se puede librar de la cárcel si sobrevive a un programa de televisión en el que unos asesinos intentarán matarle.

Future Sport, 1998, peli de tele protagonizada por Dean Cain (el Clark de Lois & Clark). En ésta los conflictos futuros se solucionan compitiendo en un deporte bestia pero supuestamente no letal (eso luego cambia...), mezcla de baloncesto, baseball y hockey.

Star Trek Voyager, Tsunkatse, en el 2000, un capítulo de la sexta temporada, donde Seven of Nine es raptada y obligada a participar en un combate a muerte de un deporte llamado Tsunkatse, pelea que se retransmite a todo un sector de la galaxia.
"Hmm, alien bugs or alien fisticuffs? Whew, that's a tough one!" (Neelix, justo antes de pasar de una visita a un museo de escarabajos para ver los juegos de Tsunkatse).


War World, Superman/Justice League, idea de Len Wein y Jim Starlin para los comics de Superman en 1980, que luego se recogió en esa otra serie favorita de Justice League (episodios 10 y 11, 2002). Superman es raptado y se ve forzado a combatir en ese Mundo Guerra, a muerte por supuesto, contra otros gladiadores y finalmente con el amo del mundo, Mongul (en la imagen, abajo), para el entretenimiento de millones de aliens que lo siguen con interés desde sus pantallas.




Paro aquí. Me dejo fuera las historias de Mechs donde las batallas se deciden entre tíos que comandan robots gigantescos,...

Características comunes:
- Régimen totalitario. Individuos luchadores por la libertad (que se asocia a la propia vida), frente a masa borrega de televidentes, espectadores morbosos que hacen banal la violencia, convirtiéndola en espectáculo, juego, concurso, deporte. Conflictos solucionados a lo bruto en combates amañados ("la banca siempre gana...") y donde el único límite es tener contentos al público (... pero "el cliente siempre tiene razón"). Tortura institucionalizada que se utiliza para adormilar y manipular a la masa, vía de escape.
El héroe gana (¡faltaría más!).

Y en esta línea, va la historia de Katniss Everdeen, y la verdad es que Jennifer Lawrence borda el papel y le da cierto peso a lo que no deja de ser una trilogía de novelillas para adolescentes. Paradójico, ese público del cine (me incluyo) que sienta sus culos en las butacas para ver escenas de acción violenta y sangrienta en lo que pretende ser una crítica de la gente que sienta sus culos en las butacas para ver escenas de acción violenta y sangrienta.

Ese distanciamiento entre el espectador y el acto de violencia y muerte es semejante a aquel del que hablaba la novela de Orson Scott Carr que ahora se proyecta, El Juego de Ender, en el que ALERTA SPOILER un niño comete un genocidio pensando que es sólo una simulación. Película potable, no maravillosa ni memorable. Libro (el primero de la serie) algo mejor (el mejor de la serie) sin ser el repanochen. Un aprobado para ésta

Dos historietas más: la de Cuarón, Gravity, que es un cuento bien contado, con una actriz que no quiere resignarse a hacerse vieja (al menos en esta no intenta repetir sus papeles de jovencilla maniática o extravagante con romance). Un bien para esta.
Y me he dejado la mejor para el final, una película que debería ser obligatoria, una preciosidad, casi casi de Frank Capra, con sus puntos de comedia, y amor, y el toque de ciencia-ficción... Una maravilla. Me ha encantado (aunque es más cuentecito que novelón, un 9,99 periodo de nota):
(Rachel McAdams está para comérsela... y lo curioso es que ya hizo semejante papel en aquella de La Mujer del Viajero en El Tiempo).

FIN (creí que nunca terminaría)

24 de noviembre de 2013

Encasillada

Morena Baccarin, una comosumismonombreindica muy guapa, brasileña... que siempre hace papeles de puta: cortesana de buen corazón como en Firefly, perjura guarra en The Good Wife, parricida desalmada en V, adúltera (sin conocimiento) en Homeland... y luego, como contrapartida, fundamentalista religiosa superpoderosa (y, en otro sentido de la palabra, también bastante puta: intentó matar a todo el SG1 y dominar el Universo) ¡Vaya carrera!
- ¿Y tú a qué te dedicas?
- Yo hago de puta.
- Ah,... ¿y el negocio va bien?
- No me quejo...

23 de noviembre de 2013

Parecidos razonables y de dos cosas que he visto últimamente








No pondré nombres y a ver si averiguáis quién es quién y en dónde....
Pero se parecen, no?

10 de noviembre de 2013

Marina d'Or (una cita by rafarrojas)

Mientras estaba con medio cuerpo sobre el lavabo, intentando como agonizante extraer el cuchillo que tenía clavado en el pecho, se me ocurrió:
"El baño es la Marina d'Or de lo escatológico"
(el que esté libre de bronquitis que tire la primera flema)


una cita by rafarrojas

7 de noviembre de 2013

Conflictos y bajas civiles

La civilización tiene sus logros... Por ejemplo, ahora está mal visto cargarse civiles en caso de un conflicto armado (bueno, salvo que tus intenciones sean humanitarias, por supuesto...).
Sin embargo, tan loable avance moral y estratégico no ha alcanzado a otro tipo de conflictos: los laborales (vale, tampoco a los armados en sitios como Libia, Siria o Irak, pero esos no cuentan, creo.... me han dicho... no?).

Así por ejemplo, cuando desde los sindicatos de Renfe se quejan de que les van a dividir en cuatro y montan una huelga para que quede claro hasta qué punto están en desacuerdo, las víctimas de su conflicto somos nosotros, civiles pringaos, que si el tren es nuestra única opción para movernos nos vemos ahora haciendo estación, llenando horas perdidas allí para luego llenar vagones de gente cansada y con ganas de volver a casa acullá.

Vale, que en tanto Renfe sea parte del patrimonio de Estado, y siendo el Estado todos, la huelga va dirigida a los "mavaldos y peversos" capitalistas que somos todos, que no pueden pagarse la gasolina diaria de hacer 30 kms (y luego aparca, que cada acera de la ciudad es territorio y terrortorio de buitres y operarios de grúa municipal, lo que viene a ser lo mismo pero con los dientes más grandes y de acero y las barrigas más amplias para comerse nuestro dinero mejor) y deciden usar el ferrocarril.

Pero digo yo, que ¡si pudieran discriminar un poquito más! al dejar caer sus bombas estos maravillosos Camaradas del Metal y por ejemplo prohibir el uso de los trenes a quien vota esa conversión en holding de la compañía... Negarles el uso a sus enemigos, que no somos todos. Joder, en definitiva, a quien les jode, que en el amor y la guerra todo vale siempre que sea recíproco y reglado, :   )
 que dan ganas de gritar OR-GA-NI-ZA-CIÓN!!! como el del chiste que fue a participar en una orgía donde la proporción mujeres-hombres era fantástica y sin embargo descubrió que cada vez que se apagaban las luces venía alguien a darle por culo.

La huelga es de esas cosas que me hacen plantearme seriamente si seré demócrata, porque nunca me ha gustado la tiranía de la masa, y que me fuercen a hacer o a no hacer un bloque de convencidos de lo suyo (y, ya de paso, de lo mío sin mí, cual déspotas ilustrados).

Libertad, pofavó. Y relaciones de uno en uno. Que si yo fuera de Renfe iría a buscar al hijodelagran (se supone que así lo ven entre los CGT y los otros específicamente ferroviarios) que movió todo esto. Para hablar, por supuesto, o para acordarme de sus muelas varias, si hace falta, o para buscar la forma de joderle tanto como me jode él a mí (siempre dentro de lo legal y lo permitido), llegado el caso.

Porque también los responsables son individuos, como aquellos que no tienen vela en ese entierro ni sitio en el andén. Pero sólo los primeros se merecerán sufrir (o no, vaya Ud. a saber)


4 de noviembre de 2013

Halloween, el día de los disfraces. Todos Los Santos, el día de recordar a los seres queridos que ya se han muerto.

El día de Halloween había llegado y, según su plan, Z. se preparó para disfrazarse. Tenía ya preparada la peluca que cubriría por igual la parte de su cabeza que estaba rapada al cero y las mechas de colores. Con determinación y solemnidad se fue quitando los piercings de la boca, la lengua y la nariz (los otros no era necesario, porque no se verían). Se lavó la cara hasta que no quedó rastro de su habitual maquillaje rojo y negro. Era una sensación rara, como de desnudez, verse así tan pálida, tan sin color. Para aumentar aquella impresión se fue despojando de su gargantilla y de las pulseras. Su favorita, la que era de cuero negro, no imitación, con pinchos, la depositó con delicadeza sobre la mesita de noche, sintiéndose de pronto indefensa, vulnerable, como un puercoespín al que privaran de su seña de identidad. Allí van las botas con los refuerzos metálicos, allí el vaquero con los rotos, allí la camiseta con el logo de Alice in Chains, y la suelta de tirantas tan cómoda como su propia piel.
Y ahora, sobre la cama, su disfraz, de aspecto ominoso y terrible: un vestido azul liso de Zara, con falda, y unas manoletinas a juego. Y las gafas, que normalmente no las llevaba. Se viste.
Justo a tiempo!, llaman a la puerta. Abre y sonríe a su chico, que viene a recogerla para la fiesta de disfraces tan irreconocible como debe estar ella misma. El polito del lagarto es todo un detalle.
- Uf, qué miedo!
- Tú también. Tu disfraz de María (¿o es Carmen?) es terrorífico, Z.
....