19 de noviembre de 2010

Orgasmos

Dedicado a María, autora del blog http://buenamaria.blogspot.com/:

Vamos a hacer listas, como las que hacía John Cusack en High Fidelity.

1. El orgasmo del Barrendero Solitario. De esos tengo una media de uno o dos al día. Es el equivalente mental al paso que separa haber preparado un montoncito de basurilla barriendo (pelusas, migas de pan, un clip...), de empujarlo al recogedor y dejar el suelo limpio de polvo y paja (nunca palabras más ciertas veredes). Dicho de otra forma, acumulas todo lo que ha permanecido como pátina sobre el cerebro y, en unos cuantos movimientos enérgicos, desaparece... hasta la próxima vez. Si juzgáramos por el resultado de juntarlo todo parecería el ser más sucio sobre la tierra, pero apenas en unos minutos (es rápido como la fúlgura eyaculada por la tormenta) eres alguien totalmente distinto, reluciente, escamonda'o... Y, la verdad, se respira mejor sin ácaros. Inconvenientes de este tipo: es trabajo solitario en el que no se conoce gente y en algunas culturas está (incomprensiblemente) mal visto. "Ciego, te vas a quedar ciego!"

2. El orgasmo Enterprise. En ese, afortunadamente dejado atrás en mi pasado de "oportunista sesuá", tras explorar nuevas civilizaciones e ir valientemente donde nadie más se ha atrevido, a través del comunicador suplicas "Scotty, beam me up, quickly"(traduzco: "teletranspórtame"). No hay velocidad de curvatura lo suficientemente rápida para abandonar el planeta en cuestión. (¿Quién te mandaría meterte en esa nebulosa en primer lugar?)

3. El orgasmo Pilates. Mezcla de gimnasia sueca (o con la sueca, si tienes suerte), spinning y Pilates es divertido, sudoroso, agotador y acaba en sonrisa endorfinítica. Hay clases para todos los niveles: principiante, medio y avanzado, y lo mejor de todo es que es gratis, viene bien para el tipo y luego puedes fardar de todo el deporte que practicas. Eso sí, no es más que lo que es, y cualquier comida de tarro a deshora puede borrarte esa esbelta línea que has ganado con el ejercicio y, lo que es peor, la sonrisa.

4. El orgasmo Que No Se Crea Ni Se Destruye Sólo Se Transforma u orgasmo Galán de Noche-Día-Tarde. Éste, éste es el orgasmo al que hay que aspirar, el que se recomienda a los amigos. Aparece subrepticiamente vestido con mil ropas que lo cubren como si no fuera lo que es, sino una mezcla de todo lo demás. Mientras lo desvistes aprecias cada nueva prenda aparecida, lo bien que queda, lo apropiado que resulta. Te estarías probando o admirando cada una de ellas mil años... Pasan mil años, o cinco minutos, (¡da lo mismo!!!). Y da lo mismo, porque a diferencia de los otros, cuando termina, sigue ahí, latiendo. Una energía del corazón. Otros lo llaman amor.

Según María, las mujeres se mueren de "la petite morte". Yo, que soy hombre, sólo estornudo. (¿Estaré cogiendo algo?)

3 comentarios:

  1. Todavía estoy con la sonrisa puesta.
    ¡No de haber tenido un orgasmo leyendo tu entrada, no!
    Sino del buen humor que sale por tus letras.
    El último orgasmo está muy bien, aunque a veces hay que conformarse con el del barrendero.
    Si sólo estornudas, eso es lo más parecido a un orgasmo en condiciones, ¿o no te quedas tan a gusto?
    ¡Gracias!
    ¡Que a gusto me he quedado! ;)

    ResponderEliminar
  2. Venía yo por aquí para tomarme unas cervecitas (aunque ya me vale con la hora que es, que está el chiringuito medio recogido) y me encuentro con esta lista tan jugosa. Tengo que estudiarmela con calma porque me acabo de dar cuenta de que mis orgasmos son muy simples, y eso del Enterprise y el Pilates y tal, pues oye, como que da mucho juego, jeje.

    Seguiremos atentos a su pantalla :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El orgasmo del queso,añadiria yo.Es aquel que se produce cuando sabes que algo que vas a comer o beber te va a sentar mal y que no lo debes hacer,pero que al final haces,y cuando lo haces...vaya orgasmooo

    ResponderEliminar

Bienvenida sea la libre expresión de ideas... Ahora bien, no necesariamente lo que digas será compartido por mí, ni lo daré por cierto, válido o bueno.
Sin embargo, qué gusto tener gente que acude a mi convocatoria (soy muy simple)