16 de febrero de 2010

Sobre creación, derechos, plagios, copias burdas, imitaciones, tv cutres y la SGAE

Como no sé si sabéis, Chuck Lorre, creador de The Big Bang Theory y Dos hombres y medio, incluye al final de cada episodio unos cuantos fotogramas con un texto... Si ves los episodios en el ordenata puedes dar a la pausa, justo después del último de los títulos de crédito, y leer lo que él llama un Vanity Card: el equivalente a entradas de un blog. De hecho, tiene un sitio donde recoge los vanity card (dí ya la dirección, pero la volveré a dejar por si alguien quiere ver http://www.chucklorre.com/index-bbt.php?p=277)
En el último capítulo de The Big Bang Theory, Chuck Lorre contaba que la tv pública de Bielorrusia ha sacado una copia de su serie, mismo argumento y, no sé hasta q´punto, mismos diálogos fusilados, interpretados eso sí por actores bielorrusos y en plan super-cutre. A esa copia la han llamado The Theorists.
Texto de la Vanity Card de Chuck Lorre:
Belarus is a small, land-locked country next door to Russia, Ukraine, Latvia, Lithuania and Poland. According to Wikipedia, one of its major exports is cattle by-products. Which begs the question, what horrible shape are the cattle in, if all they're good for is felt hats and wallpaper paste? But Belarus does have a bustling TV production industry. One of their most recent hits is a sitcom about four nerdy scientists who live next door to a beautiful blonde waitress. The characters are named Sheldon, Leo, Hovard, Raj and Natasha, and the show is entitled, The Theorists. Each episode begins with a rapid-fire montage of images which takes us from the dawn of time to the present moment. Keeping with that theme, the montage is scored with what is probably the worst piece of recorded pop music since the dawn of time. And finally, each episode appears to be a Russian translation of a Big Bang Theory episode. When we brought this to the attention of the Warner Brothers legal department, we were told that it's next to impossible to sue for copyright infringement in Belarus because the TV production company that is ripping us off is owned and operated by the government of Belarus. Having no other recourse, I'm hoping that this vanity card will be read by the fine folks making The Theorists, and, wracked with guilt, they break down and send us some felt hats. The Kyrgyzstan version of Dharma & Greg already sent me some wallpaper paste.
Un blog de fans de TBBT ha puesto imágenes y hasta un pequeño video de esa otra serie bielorrusa: http://www.thebigbangblog.com/the-theorists/comment-page-1/#comment-1985
Si no queréis visitar ese blog, podéis verlo aquí:

Y digo yo: ¿a alguien le importa lo que vean en la tv de Bielorrusia (aparte de a los bielorrusos)? ¿Y qué si copian la serie? Son cutres, sí, pero oye en el pecado llevan la penitencia: la copia es interpretada por actores bielorrusos... Es como oir un chiste de Chiquito de La Calzada contado por el tenista del cola-cao, Rafa Nadal, el q no mueve los labios (como si fuera, no se quién lo decía, hijo secreto de la Duquesa de Alba)...
Y no es como si por esa copia Chuck Lorre dejara de ganar dinero suficiente para vivir más que bien, o perdiera el reconocimiento, o la fama, o el prestigio....
Uno puede tener derecho a muchas cosas, pero a veces no merece la pena el trabajo de ejercer ese derecho, o lo que se gana es menos que lo que se pierde.
Chuck Lorre podría apuntarse a la SGAE y entonces seguro que cobraba todo lo que le era debido y un poquito más. Acaso un comando de inspectores de la SGAE, semejantes a los SEAL americanos en su audacia sin límite, se descolgaran por las paredes del edificio de la tv pública bielorrusa para conseguir el rescate de la serie. O si ese plan fallara, lo cobrarían tal vez como un porcentaje del dinero en las bolsas de pañales porque podrían argumentar que con la serie "te meas" y por ello es justo recaudar una parte del precio de los dodotis...
Hay quien dice que la SGAE debería ser perseguida por sus prácticas abusivas y sus usos mafiosos... Yo no lo creo. Creo, por el contrario, que deberíamos entregarle el gobierno del país a la SGAE, que resolvería el problema del déficit público en un santiamén: cobrándole a los guiris por cualquier cosa q tuviera que ver con España. A saber, si la incluyen en un mapamundi en una clase de secundaria en Alemania --- a cobrar!! La SGAE en todo caso no podría hacerlo peor que el PSOE...
Si no puedes con ella, únete. No nos comportemos con envidia del pene y de la cara de Ramoncín y, en vez de eso, ¡seamos Ramoncín! Todos los españoles seremos Ramoncín y cobraremos por haber nacido y haber dicho cualquier cosa en cualquier momento.
Tal vez ese tío que fue un cantante de cuarto de baño en los 70, Teddy Bautista, que aparece como presidente de esta sociedad que quiere cobrar hasta en los conciertos benéficos (!!!!) podría ser un presi del gobierno mejor que Zapatero. Talante (o talento, y en eso se parecen) ninguno. Pero, oye, que saca pasta hasta de las piedras.... Ese es el espíritu que sacará a nuestra nación de la crisis. A costa de quién, ya se verá... Algo se le ocurrirá al que el verano de 2009 reclamaba 24.000 y 30.000 euros respectivamente a los ayuntamientos de Zalamea de la Serena (Badajoz) y Fuente Obejuna o Fuenteovejuna (Córdoba) por las representaciones populares de obras clásicas del teatro español.
Teddy Bautista sí que sabe: cuando hizo de Judas en la copia de la opera rock Jesucristo Superstar no cobró las 30 monedas de plata habituales, sino esas 30 y una moneda más por cada ahorcamiento, ya sea de grado (suicidio) o por fuerza (ajusticiamiento), que desde entonces se produjera en el futuro, a modo de canon...
Por cierto, John Williams o Andrew Lloyd Webber ¿cobrarán cada vez que un niño interpreta en un colegio una canción del musical? Cobrarán si alguien tararea sus canciones por la calle? porque la SGAE quería cobrar a unos chicos de un instituto de la ESO de la Coruña por representar La Casa de Bernarda Alba....
La codicia de la SGAE, su increible desfachatez, ha alcanzado tales proporciones que está ya por encima de toda crítica, como una fuerza de la Naturaleza, primigenia y devastadora. Es tal su perversidad que alcanza paradójicamente la Grandeza, y sus participantes merecerían ser inmortalizados en figuras en el Museo de Cera (previo pago de un estipendio periódico, of course) junto a (dejaré que os imaginéis quién les podría hacer sombra o compañía)

Termino esta entrada con otra noticia, referente a la copia de series americanas geniales, copiadas o imitadas cutremente por un tv de las antiguas repúblicas soviéticas socialistas, esta vez en Georgia. Según nos lo presentan en YouTube: "Es una familia con la piel amarilla, cuatro dedos en cada mano, un padre barrigudo y una madre con vestido azul y collar de perlas. Pero no, no son los Simpson. Son los Samsonadze, una serie estrenada con polémica en la televisión de Georgia. Según su creador, Shalva Ramishvili, un homenaje a su serie estadounidense favorita. "Lo digo rotundamente, no son Los Simpson. Son Los Samsonadze. Una familia georgiana, con chistes georgianos, historias georgianas y sentido del humor georgiano".


Cuando sea mayor quiero ser como Chuck Lorre o Matt Groening. Incluso estoy dispuesto si hace falta para conseguirlo a dejarme copiar de la forma más burda y pobretona por una república ex-comunista...

Que no todos pueden tener un Rolex genuino. Reivindico, a cambio, el derecho de los pobres a llevar un Trolex auténticamente pirata y cutre, q se estropeará a los 20 minutos de haberlo usado (27 según el Trolex, q adelanta q es una barbaridad...)

1 comentario:

  1. Os informo de la existencia de una radio streaming (www.ibisi.es) con excelente música libre de derechos de autor a cuya descarga se puede acceder de manera legal y gratuita. Ni la SGAE ni nadie puede cobrar NADA, nunca, por ponerla en público. Un cordial saludo,

    http://www.ibisi.es

    ResponderEliminar

Bienvenida sea la libre expresión de ideas... Ahora bien, no necesariamente lo que digas será compartido por mí, ni lo daré por cierto, válido o bueno.
Sin embargo, qué gusto tener gente que acude a mi convocatoria (soy muy simple)